Última hora

Última hora

Dinamarca introduce un curso obligatorio a los matrimonios que quieran divorciarse

Dinamarca introduce un curso obligatorio a los matrimonios que quieran divorciarse
Tamaño de texto Aa Aa

Presume de ser uno de los países más felices del mundo, con tasas muy por encima de sus vecinos europeos en temas como la igualdad de género o el pago de las pensiones. Pero, como dijo Marcelo (que no Hamlet) en la famosa obra de Shakespeare, "algo huele a podrido en Dinamarca". Y es que el país nórdico ostenta también el dudoso privilegio de tener la mayor tasa de divorcios de Europa occidental. El dato de 2017 habla por sí solo: casi la mitad de los matrimonios del país habían acabado en divorcio, según los datos de Statistics Denmark.

Por supuesto, la falta de amor era la razón fundamental. Pero también ayudaba como no hace en otros países la casi total falta de burocracia. En Dinamarca uno podía completar los famosos 'papeles de divorcio' en cuestión de pocos días, vía online y sin excesivas complicaciones.

Hasta ahora. Tras haberlo anunciado en 2018, el Gobierno danés ha puesto en funcionamiento las nuevas reglas del proceso, que exigen entre otras cosas asistir a un curso de 'reflexión', disponible en una App. En otras palabras, las parejas deberán pensarse lo que hacen antes de romper de manera definitiva.

Dinamarca es uno de los países europeos con más divorcios, junto a Lituania y Letonia, aunque también tienen muchos matrimonios.

Una decisión que afecta a terceros

Según reveló a euronews el profesor Gert Martin Hald, de la Universidad de Copenhague, "el curso, de tres meses de duración, da consejos sobre la comunicación con la pareja y sobre cómo ayudar a sus hijos. En Dinamarca algunos divorcios son a veces prematuros", recuerda el profesor. "Ahora tendrán que tener un período de reflexión de tres meses".

Según Martin Hald, el objetivo de esta curiosa aplicación no es otro que "contrarrestar los conocidos efectos adversos de un divorcio, pero no necesariamente para desalentar el divorcio, sino para poner a la gente en una mejor posición para lidiar con él". El profesor recuerda también que el curso "puede durar una hora o quince, dependiendo de la cantidad de ayuda que la gente sienta que necesita".

El curso se concentra concretamente en las áreas más difíciles del proceso de divorcio, como por ejemplo, recuerda Martin Hald, la comunicación con la expareja o la comprensión de las reacciones de los niños.

El nuevo curso, diseñado solo para parejas con hijos, pretende ayudar a ambas partes a reflexionar sobre cómo sería sus vidas por separado. La decisión final podrá ser o no la misma, pero al menos, piensa el Gobierno danés, se tomará más en frío. Más 'a la danesa'.