EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Brunéi empieza a aplicar la sharía

Brunéi empieza a aplicar la sharía
Derechos de autor 
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

A pesar de la ola de protestas y críticas en todo el mundo el sultanato de Brunéi ha adoptado este miércoles la reforma de su código penal y la aplicación de la ley islámica en su forma más estricta.

PUBLICIDAD

A pesar de la ola de protestas y críticas en todo el mundo el sultanato de Brunéi ha adoptado este miércoles la reforma de su código penal.

A partir de ahora, las penas estarán basadas en la ley islámica o sharía, y la homosexualidad estará penada con la ejecución por lapidación al igual que el adulterio. En caso de robo se cortará una mano o un pie y se aplicará la pena capital por blasfemia o por difamar el nombre del profeta Mahoma.

Brunéi, un pequeño Estado de menos de medio millón de habitantes, se convierte así en la primera nación del Sudeste asiático en aplicar la ley islámica en su forma más estricta, como ya lo hace Arabia Saudí.

Una exigencia del sultán Hassanal Bolkiah, quien dirige el país con mano de hierro desde 1967. Según los observadores internacionales, es una forma de reforzar su imagen a los ojos de los conservadores en un momento en el que la economía del país, basada en el gas y en el petróleo, muestra signos de debilitamiento.

Una de las reacciones más sonadas ha sido la del actor y director George Clooney quien ha pedido el boicot contra los hoteles de lujo del sultán, entre ellos los que posee en Los Ángeles, París o Roma.

Una medida que han secundado otros famosos, políticos y colectivos en favor de los derechos humanos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El príncipe de Brunéi celebra diez días de fiesta por su boda

Brunéi se defiende ante la condena internacional a su nuevo código penal

Miles de litros de alcohol tirados al agua en Afganistán