Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Cientos de miles de mejillones para limpiar el Báltico

Cientos de miles de mejillones para limpiar el Báltico
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El Mar Báltico, una cuenca inmensa en el norte de Europa. Bello desde fuera, es uno de los mares más contaminados del mundo. Su principal problema son los residuos procedentes de la agricultura, que provocan un exceso de nitrógeno y fósforo en sus aguas. Esta sobrecarga de nutrientes causa, a largo plazo, una anomalía en el oxígeno. Un fenómeno conocido como eutrofización.

El proyecto Blue Baltic Growth

Tim es pescador. Dirige una granja de mejillones en Kiel, al norte de Alemania, con un objetivo concreto: combatir la contaminación del Mar Báltico de una forma ecológica: Los mejillones filtran el agua y ayudan a reducir el exceso de nutrientes.

Estas granjas forman parte de Blue Baltic Growth, un proyecto experimental europeo en el que participan seis granjas de mejillones como las de Tim. Están dispuestas estratégicamente en distintos puntos de la cuenca marina.

"Estas seis granjas están en contacto", explica Tim Sraufenberger. "Aquí tenemos condiciones distintas que las de Suecia. Por lo que lo que me funciona a mí no funciona en Suecia y viceversa. Pero podemos hablar entre nosotros y compartir ideas".

4,6 millones de euros para descontaminar el Báltico

Un proyecto en el que participan seis países, con un presupuesto total de 4,6 millones de euros, en los que están incluidos 3,6 millones procedentes de fondos de ayuda regional de la Política de Cohesión de la Unión Europea. Es coordinado desde la región sueca de Ostergötlan.

Cuenta con 18 socios de seis países del sector privado, público y del ámbito de la investigaci´´on, incluidos representantes de autoridades nacionales y regionales, institutos de investigación y empresas privadas.

Si este mar está más contaminado que otros se debe, en parte, a que sus aguas constituyen una especie de embudo, sin más salida al exterior que un estrecho pasaje que lo conecta con el Atlántico Norte.

"Una gota de agua tarda cuarenta años en pasar al Atlántico"

"Piense que una gota de agua aquí en el Mar Báltico en nuestra región de Kiel, permanecerá aquí una media de cuarenta años antes de que se intercambie con agua del Atlántico Norte", comenta Peter Krost, Director ejecutivo de Coastal Research and Management. "Y sucederá exactamente lo mismo con cualquier nutriente que ponga. Permanece aquí durante mucho mucho tiempo".

La calidad y transparencia del agua es medida dos veces al año. Los mejillones se alimentan de algas microscópicas, llenas de nutrientes, y filtran el agua. Los resultados son concluyentes.

"Hay, no sé, cientos de miles de mejillones filtrando unos cinco litros de agua por hora", prosige Krost. "Es una gigantesca masa de agua que está siendo filtrada y pequeñas partículas como el fitoplancton son sacadas del agua, lo que produce una mayor transparencia".

En un mar tan poblado, la concienciación social sobre la necesidad de mejorar la calidad del agua con granjas de mejillones es clave. Un papel desempeñado, entre otros actores, por la ONG de Nardine.

"La cría de mejillones puede ser una oportunidad adicional para mejorar las zonas costeras y la calidad del agua", asegura Nardine Stybel, directora de The Coastal Union Germany. "No es la única forma. Debemos pensar en otras soluciones para las zonas afectadas. Es decir, reducir la llegada de nutrientes reduciendo primero su introducción en técnicas y métodos agrícolas".