Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Luces y sombras en las previsiones de crecimiento de la Unión Europea

Luces y sombras en las previsiones de crecimiento de la Unión Europea
Derechos de autor
Diritti d'autore: REUTERS/Francois Lenoir
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Las tensiones comerciales mundiales y las incertidumbres políticas lastran la previsión de crecimiento en la eurozona que Bruselas ha revisado a la baja para 2020.

De momento para este año, la situación no parece que vaya a cambiar. En consecuencia, los responsables comunitarios creen que el crecimiento alcanzará el 1,4% en el conjunto de los Veintiocho, dos décimas superior al de la eurozona. Para el año que viene se mantiene una expansión del 1,6% de la economía del conjunto de la Unión Europea (UE) mientras que se rebaja una décima hasta el 1,4% el crecimiento en la eurozona.

La debilidad de la industria es un factor clave.

"Este ritmo de crecimiento más moderado debería, en nuestra opinión, persistir durante la segunda mitad del año. ¿Por qué? Porque este ciclo de descenso de la producción industrial mundial todavía no ha tocado fondo, y además porque las perspectivas del comercio mundial se ven, como todo el mundo sabe, ensombrecidas por el aumento del proteccionismo y las tensiones entre Estados Unidos y China", ha dicho el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

Comunicado | Previsiones económicas del verano de 2019

Si nos referimos a las previsones para el cierre de este año contrasta el comportamiento robusto de los países de la Europa Central y del Este con la ralentización que presentan Alemania o Italia, país este último que va a crecer una décima. Bien al contrario que España, cuyos indicadores siguen merojando para elevar dos décimas su previsión de crecimiento hasta el 2,3%.

"Estoy satisfecho de que seamos capaces, también, de reducir significativamente el déficit en toda Europa y especialmente en la eurozona. Y por otra parte, no tener que sancionar a ningún país y lograr acuerdos a través del diálogo", ha añadido Moscovici.

Más allá de la situación mundial, dos factores ensombrecen el futuro de la economía europea. La mayor preocupación es la eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea, un Brexit sin acuerdo sería un auténtico cataclismo a uno y a otro lado del Canal de la Mancha. Todo sin olvidar, a nivel interno, que la inflación sigue lejos del objetivo del 2% perseguido por el Banco Central Europeo (BCE).