Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Finlandia, la víctima de la guerra del alcohol entre Letonia y Estonia

 Una tienda de alcohol en Ainazi, Letonia, el 4 de julio de 2019 - REUTERS/Ints Kalnins
Una tienda de alcohol en Ainazi, Letonia, el 4 de julio de 2019 - REUTERS/Ints Kalnins
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Entre Estonia y su vecina Letonia, los dos países que más gastan en bebida en Europa, se está librando una guerra de impuestos para apoderarse del comercio transfronterizo de alcohol.

El 1 de julio, Estonia introdujo una reducción del 25% de los impuestos sobre la cerveza, la sidra y las bebidas alcoholicas con el fin de disuadir a los estonios de ir a Letonia para abastecerse (los precios son más bajos allí).

La decisión del parlamento de Tallin, que pone en riesgo el próspero comercio fronterizo, Letonia respondió la semana siguiente, reduciendo también los impuestos de las bebidas alcoholicas en un 15%, si bien de forma temporal.

La última ficha de este dominó comercial es Finlandia: la reducción de los precios en Estonia podría aumentar los problemas de consumo de alcohol entre los finlandeses, que tradicionalmente compran en el país vecino.

¿Cuánto cuesta comprar alcohol en Estonia y Letonia?

Según cálculos del Instituto de Investigación Económica de Estonia, en 2018 el salario medio de un estonio era suficiente para comprar 365 litros de cerveza o 56 litros de bebidas alcohólicas. Por la misma cantidad, un letón podría comprar 770 litros de cerveza u 89 litros de bebidas alcohólicas.

En febrero del año pasado, una botella de vodka Absolut de medio litro (40%) costaba 10,99 euros en Estonia y 7,99 euros en Letonia.

Volumen de negocios del comercio transfronterizo

Reuters estima que el comercio transfronterizo supone 45 millones de euros para Letonia, donde han surgido grandes tiendas especializadas en la venta de alcohol a lo largo de la frontera. La reducción de los impuestos podría provocar un agujero en las arcas del Estado de 70 millones de euros. Sin embargo, sigue siendo una pérdida menor que si no hubieran respondido a la iniciativa estonia de bajar los impuestos, pues hubiera supuesto perder 92 millones de euros para el estado de Letonia.

Así pues, los precios del alcohol en Letonia seguirán siendo inferiores a los de Estonia, al menos hasta marzo de 2020.

El problema del alcohol en Estonia mejora

El consumo de alcohol en los tres Estados bálticos -Estonia, Letonia y Lituania- es tradicionalmente alto y superior a la media de la UE. La reducción de los impuestos sobre el alcohol es una medida bastante sorprendente en estas circunstancias y va en contra de la tendencia de otros países de la UE.

La Organización Mundial de la Salud recomienda el aumento de los impuestos como una de las medidas para combatir el abuso del alcohol y los problemas de salud que conlleva. Para una acción más eficaz, esto suele combinarse con medidas restrictivas sobre las campañas publicitarias y un monopolio estatal estricto (véase el caso de Finlandia y Suecia). En 2018, Lituania -el país que más bebe del mundo- introdujo una política muy restrictiva sobre el alcohol, prohibiendo todas las formas de publicidad a partir de 2018 y aumentando los impuestos y la edad legal para beber.

Estonia también se ha distinguido en los últimos años por sus esfuerzos en la lucha contra el problema del alcoholismo, y el año pasado fue elogiada internacionalmente por la Unión Europea y la OMS. Hace diez años tenía uno de los niveles más altos de consumo de alcohol del mundo, debido principalmente a la disponibilidad de materias primas baratas. Una política de aumento progresivo de los impuestos especiales desde 2005, combinada con otras medidas sociales y la reducción de la publicidad sobre el alcohol, han reducido en un tercio el consumo per cápita de alcohol (desde 2008) y las muertes por enfermedades relacionadas con el alcohol han llegado a un -40%. Los factores clave, según la OMS, fueron el compromiso personal del Ministro de Sanidad, la prioridad otorgada a la cuestión durante los seis meses de presidencia del Consejo de la UE (2017), los medios de comunicación y las campañas de bienestar social llevadas a cabo por el ejecutivo.

El punto de inflexión: la "drástica" duplicación de los impuestos especiales en 2017.

El aumento progresivo de los precios del alcohol (los ingresos en millones de euros de las arcas estonias pasaron de 124 millones de euros en 2005 a 232 millones de euros en 2018) ha tenido como efecto secundario el aumento del comercio transfronterizo con Letonia.

En 2017, el Primer Ministro Jüri Ratas (aún en funciones) promovió un fuerte aumento de los impuestos especiales sobre el alcohol en dos etapas. El resultado: un 87% más de impuestos sobre las botellas de bebidas alcoholicas de un año para otro.

Sin embargo, los ingresos de las arcas del Estado fueron inferiores a los previstos (-55 millones de euros) debido también al aumento de los viajes para abastecerse de alcohol en Letonia. El volumen de negocio del comercio legal de alcohol en Estonia ha disminuido en un 33%: de 2017 a 2018, el porcentaje de estonios que dijeron haber comprado alcohol en Letonia -donde también van a comprar otros bienes, como materiales de construcción- ha aumentado paralelamente del 21% (2017) al 25% (2018).

Mientras tanto, en el debate público, ha surgido la idea de cambiar el rumbo y reducir los impuestos para recuperar el dinero gastado en los supermercados de la frontera letona. Dos de los tres principales partidos, incluido el conservador EKRE, incluyeron el tema como uno de sus caballos de batalla en la campaña electoral del pasado mes de marzo.

Un tercio del alcohol en Estonia procede del extranjero: no sólo de Letonia, sino también de Polonia.

Según Beekmann, director ejecutivo de la ONG Nordic Alcohol and Drug Policy Network, la casi duplicación de los impuestos entre 2017 y 2018 fue "demasiado drástica y repentina".

"Por supuesto, hay que aumentar los impuestos sobre el alcohol, pero cuando se hace demasiado rápido puede ser un bumerán. Estonia necesita ahora encontrar un nivel óptimo de imposición, aunque ya no es posible volver a los niveles anteriores a 2017. La situación es complicada, no veo una solución sencilla", explica Beekmann.

Cuando Finlandia también bajó los impuestos (y no fue muy bien).

En 2004, Finlandia, que contaba desde 1969 con una de las leyes de consumo de alcohol más estrictas, también tomó la iniciativa de frenar el comercio transfronterizo mediante la reducción de los impuestos sobre el alcohol en un tercio.

No fue un año trivial: Estonia se adhirió a la Unión Europea en 2004, y en enero de ese año se suprimieron los aranceles a la importación de bebidas alcohólicas para todos los viajeros procedentes de los países de la UE. Una gran parte de la población finlandesa vive en el sur del país, a menos de dos horas en coche de Estonia. A partir del 1 de mayo, los finlandeses comenzaron a poder transportar cantidades prácticamente ilimitadas de alcohol para su propio consumo, mientras que antes del límite exento de impuestos era de sólo un litro de bebidas alcohólicas o dos litros de vino por persona.

Los resultados de los recortes de impuestos fueron dramáticos en Finlandia: ese año, el consumo de alcohol aumentó en un 10% y entre 2004 y 2006 las muertes por enfermedad hepática aumentaron en un 46% en comparación con el periodo 2001-2003. El grupo de edad más afectado fue el de las personas mayores.

La contraofensiva letona es sólo temporal: en 2020 el Plan Estratégico Nacional contra el alcohol

El Primer Ministro letón, Krisjanis Karins, declaró que Estonia habría violado un acuerdo anterior, en el sentido de que no debían introducirse cambios en los impuestos especiales sin consulta bilateral. Esto fue negado por el Ministro del Interior estonio, Mart Helme.

La contraofensiva de Letonia en materia de impuestos especiales sorprende al Gobierno de Tallin.

Sin embargo, los recortes fiscales son una medida temporal para amortiguar los efectos presupuestarios negativos de la decisión estonia: se espera una revisión a la baja de las políticas fiscales sobre el alcohol en marzo de 2020 en el marco del plan estratégico nacional 2020-2022, que es algo similar al plan estratégico lituano: prohibición total de la publicidad, restricciones a los descuentos en los supermercados y a las ventas en las estaciones de servicio, mejora del acceso al tratamiento de los alcohólicos y sensibilización de la opinión pública.

La solución se puede encontrar allí donde surgió el problema: en Bruselas.

La Unión Europea siempre ha tenido como objetivo eliminar las barreras al comercio: el hecho de que "haya obligado a los Estados miembros a suprimir las cuotas de importación de alcohol y tabaco para los viajeros es un claro ejemplo de conflicto de intereses en lo que respecta a la salud pública", escriben las investigadoras Pia Mäkelä y Esa Österberg. "En Finlandia, la abolición de las cuotas de importación ha tenido graves consecuencias para la salud pública.

Según Lauri Beekmann la clave para resolver el problema reside en las instituciones europeas. "Los límites de la cantidad de alcohol que se puede llevar de un estado a otro son ridículamente altos en este momento", dice a Euronews. "No se puede esperar que sean iguales para estados como Letonia, Estonia y Finlandia, donde los niveles de ingresos son muy diferentes entre sí. Las directrices deberían revisarse para que cada país pueda introducir sus propios límites. En lugar de guerras comerciales, deberíamos tener una mayor capacidad de comprensión y una mayor integración a escala europea.

Actualmente, cada uno de nosotros puede llevar de un país de la UE a otro 10 litros de bebidas alcohólicas, 90 litros de vino y 110 litros de cerveza. Los límites que los Estados miembros pueden imponer no deben ser inferiores a estas cifras.

Tanto en Estonia como en Letonia, los ministerios discuten entre sí

Euronews se puso en contacto tanto con el Ministerio de Sanidad letón, como con el Ministerio de Política Social estonio. Ambos están muy en desacuerdo con las decisiones de sus respectivos Ministros de Finanzas. En Estonia, el jefe del Departamento de Política Social, Tanel Kiik, subraya que "el objetivo de reducir los impuestos especiales sobre el alcohol es invertir la tendencia del comercio transfronterizo, pero la salud y la calidad de vida del pueblo estonio son más importantes", explica.

Un portavoz del Ministro de Finanzas estonio responde culpando a la directiva de la UE de 2008, que regula las cantidades de alcohol que pueden transportarse a través de las fronteras. "No da a los Estados miembros ninguna discreción ni flexibilidad" y "permite a cualquier persona transportar todo este alcohol a través de las fronteras tantas veces al día, a la semana o al mes, tantas veces como desee". Desde Tallin esperan que el proyecto de reforma presentado a la Comisión de la UE en 2017 sea "analizado" para que la legislación existente pueda ser "actualizada".

También al otro lado de la frontera, Lituania, el Ministerio de Salud critica la decisión de reducir los impuestos especiales.

"Queremos llamar la atención sobre el hecho de que la reducción del impuesto sobre las bebidas alcohólicas no ha sido aprobada en ningún documento de planificación política. La reducción del impuesto especial hace que el alcohol sea más accesible a la población: no ha recibido apoyo, de hecho, el Ministerio de Sanidad de la República de Letonia se ha opuesto firmemente a ello. Creemos que esta decisión se tomó rápidamente y sin tener en cuenta todas las consecuencias negativas a largo plazo", han declarado fuentes del ministerio lituano.

Una cooperación más estrecha entre los Estados bálticos sobre esta cuestión podría debatirse el próximo otoño, durante la Asamblea Báltica de Ministerios y Parlamentos nacionales.