Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El CSI vaticano busca a Orlandi

El CSI vaticano busca a Orlandi
Derechos de autor
Vatican Media/­Handout via REUTERS
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El Vaticano comenzó este sábado los análisis de los miles de huesos que se encontraron en los dos osarios abiertos para buscar restos de Emanuela Orlandi, la joven de 15 años hija de un funcionario vaticano y cuya desaparición es uno de los grandes misterios de Italia.

El pasado sábado con la presencia de familiares de Orlandi se abrieron los dos osarios encontrados bajo el cementerio alemán dentro de los muros de la Ciudad del Vaticano y en los que se descubrieron miles de huesos, que estrán siendo examinados.

La desaparición de Orlandi siempre ha estado rodeada de misterio y teorías, desde la implicación de hombres de la curia vaticana, a la Banda de la Magliana (la mafia de Roma) o incluso a la relación con el atentado contra el papa Juan Pablo II por el turco Ali Agca.

Pietro Orlandi, hermano de la joven, explicó que de los 24 sacos de restos óseos el sábado se analizaron el contenido de seis de ellos.

La oficina de prensa del Vaticano informó a los periodistas que el perito Giovanni Arcudi, asistido por su personal, en presencia del experto de confianza designado por la Familia Orlandi, inició el análisis morfológico de los hallazgos encontrados en los osarios.

"El análisis se llevará a cabo de acuerdo con protocolos reconocidos internacionalmente, en particular identificando los elementos, en la estructura ósea, útiles para diagnosticar la datación de los hallazgos", explica el comunicado.

El perito de la familia Orlandi, Giorgio Portera, explicó que con los exámenes de los huesos se podrá determinar si son de una persona muerta hace varias decenas de años o de cientos.

Desde hace 36 años la familia Orlandi busca respuestas, sobre todo en el Vaticano, que hasta ahora había rechazado abrir cualquier tipo de investigación, sobre qué le ocurrió a Emanuela cuando el 22 de junio de 1983 desapareció sin dejar rastro tras salir de su clase de flauta en la escuela de música de San Apolinar, en Roma.