Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

La peste porcina de Europa del Este amenaza todo el Continente

La peste porcina de Europa del Este amenaza todo el Continente
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Bulgaria ha sacrificado más de 120.000 cerdos, a pesar de la oposición de algunos granjeros, en un intento de limitar el número de casos de peste porcina.

Una cepa africana del virus se está extendiendo actualmente por las granjas de Europa del Este.

En Rumania se notificaron 300 nuevos focos en julio. Los expertos en sanidad animal están preocupados por el riesgo que supone este nuevo brote para la industria porcina del continente.

Tanto Rumanía como Bulgaria han tomado medidas para evitar una mayor propagación del virus. Cientos de miles de cerdos han sido sacrificados.

Pero algunos agricultores del sur de Bulgaria se mostraron reacios a seguir su ejemplo. Muchos no querían matar a sus animales no infectados.

Ambos países se encuentran entre los más pobres de la Unión Europea. Las autoridades se enfrentan al importante reto de conseguir que los agricultores adopten medidas preventivas.

En las últimas dos semanas se han matado casi 130.000 cerdos en seis granjas de cría en el país del Mar Negro. Las autoridades han detectado hasta ahora 30 incidentes de la enfermedad incurable.

El primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, dijo que el gobierno compensará a los propietarios que voluntariamente sacrifiquen sus cerdos domésticos, mientras el país lucha por erradicar un brote de la altamente contagiosa peste porcina africana.

Disputa entre vecinos

En el último giro dramático de la situación, Borisov ha dicho que la culpa del brote en Bulgaria es de "los turistas rumanos" que llevan el virus al país y ayudan a diseminarlo. "Hay 57.000 coches que cruzan desde Rumanía cada día hacia Bulgaria. Estoy seguro de que los turistas rumanos trajeron la enfermedad. Comen a un lado del camino y tiran los restos de comida que ayudan a propagar la enfermedad porcina. Están caminando, comiendo y tirando los restos por todas partes. No hay nada que podamos hacer" dijo Borisov ante una audiencia de granjeros.

En declaraciones a euronews la oficina de Borisov insiste en que Bulgaria está haciendo todo lo que está en su mano para frenar la propagación de la enfermedad.

Por su parte el Ministerio de Asuntos Exteriores rumanos ha expresado su decepción por las declaraciones del jefe del Gobierno búlgaro.

Un virus di´fícil de controlar, transimitido por animales salvajes

El año pasado el virus se propagó por toda Asia y en los últimos cinco años se han observado varios casos en Europa.

Contrariamente a las declaraciones de Borisov, el consenso científico es que el virus es transportado por los jabalíes, que pueden mezclarse con los cerdos domésticos con el potencial de contaminar la industria porcina nacional. Aunque la peste porcina es mortal para los cerdos, no existe ninguna amenaza para la salud humana.

Estos brotes de peste porcina podrían ser un peligro para la industria porcina europea. Especialmente para Alemania, por proximidad geográfica y porque es el mayor productor de cerdo, seguido por España.

Sin embargo, España continúa aumentando su producción, contrariamente a Alemania. Bulgaria también es uno de los países en los que más aumenta la producción, a pesar de su poca importancia relativa.

Grecia ya ha prohibido las importaciones de carne de cerdo de Bulgaria y ha intensificado los controles en la frontera.

Los productores de carne de cerdo rumanos acusan a las autoridades de no aplicar plenamente las medidas preventivas, calificando el problema de "enfermedad política".

La Comisión Europea ha adoptado una decisión en la que señala a Bulgaria, Polonia y Lituania como nuevas zonas de alto riesgo. Desde que se detectó esta cepa africana del virus hace 12 años, se ha instalado en Lituania, Letonia, Estonia, Polonia, República Checa, Hungría, Rumania, Hungría y Bélgica.

En la República Checa se declaró erradicado a principios de año, informa Diario Veterinario.

Hasta ahora, no se ha visto ningún caso en granjas de Europa occidental. Los casos belgas se han dado en jabalíes.