Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Nuevo informe de expertos de la ONU: la agonía silenciosa de los Océanos y las zonas heladas

Archivo: científicos en el maltrecho glaciar Schaufelferner, Austria, en octubre de 2018
Archivo: científicos en el maltrecho glaciar Schaufelferner, Austria, en octubre de 2018 -
Derechos de autor
REUTERS/Lisi Niesner
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El informe especial del grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático (IPCC, enmarcado por la Organización Meteorológica Mundial de la ONU) arroja un panorama desolador sobre el estado de los Océanos y la criosfera, las zonas heladas del Planeta. Y un futuro aún peor. Aunque también apunta las posibles soluciones.

Por primera vez los expertos hacen una referencia explícita al papel de la educación y la "alfabetización climática" y revisa a la alza las previsiones de subida de nivel del mar.

Puedes seguir la rueda de prensa de presentación del informe en el reproductor en este enlace (en inglés).

La fauna y la flora marina, las plantas y animales de las zonas heladas no pueden gritar, como hizo el lunes Greta Thunberg ante las Naciones Unidas. No publican en las redes sociales para quejarse cuando hay una nueva ola de calor. Y por lo tanto las sufren. Y con más crudeza.

El informe, que como el del estado de la tierra fue encargado por los líderes políticos para tener más datos sobre la evolución del cambio climático, trabaja principalmente sobre dos posibles escenarios: en el mejor de los casos, si la clase política y el mundo empresarial actúan de forma contundente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en 2050 el aumento de temperaturas respecto a la era preindustrial se quedará entre 1,5º C y 2º C. Podrían llegar a 2,4º C en el año 2100.

En el peor de los casos, en 2050 se alcanzaría un aumento de hasta 2,4º C y entre 3,2º C y 5,4ºC para el año 2100, con consecuencias cataclísmicas para el hielo marino, los casquetes polares, el nivel del mar y su equilibrio biológico... Y para todo el Planeta.

Un sistema climático interconectado

El informe muestra con pelos y señales que el sistema climático consiste en un complejo equilibrio de fuerzas entre la atmósfera, la radiación solar, los océanos y las zonas heladas y que todo el sistema sin excepción se está viendo afectado por el calentamiento global de 1º C que hemos alcanzado en la actualidad.

También señala la dependencia de los océanos y las zonas heladas para la vida terrestre, y en especial la humana, aunque a veces nos parezcan zonas "lejanas" y separadas de nuestra vida diaria.

"El mar abierto, el Ártico, la Antártida y las altas montañas pueden parecer lejanas para mucha gente", dice Hoesung Lee, Presidente del IPCC. "Pero dependemos de ellos y estamos influenciados por ellos directa e indirectamente de muchas maneras: para el tiempo y el clima, para los alimentos y el agua, para la energía y el comercio, transporte, ocio y turismo, para la salud y el bienestar, para la cultura y la identidad."

Las reacciones en cadena que crea esta interdependencia todavía no están claras al 100% para la ciencia.

Y sobre todo, el texto urge a actuar con la máxima rapidez para evitar que el sistema entre en un punto de no retorno.

NOAA/ Reuters
El huracán Humberto al oeste de las Bermudas el 17 de septiembreNOAA/ Reuters

Los océanos se ahogan

Los científicos estiman que los océanos han absorbido el 90% del exceso de calor del sistema climático global. El calentamiento oceánico se ha duplicado desde 1993, resultando en olas de calor marinas cada vez más intensas y frecuentes, como en la superficie.

Estiman también que los oceános han absorbido en torno al 25% del CO2 emitido por la humanidad, resultando en una creciente acidificación y cambios bioquímicos, que están provocando un descenso del oxígeno. En otras palabras: los océanos se están ahogando.

Se ha detectado también una creciente estratificación de la densidad: lo que significa que las capas de agua a diferentes temperaturas y con diferentes grados de salinidad y nutrientes comunican menos entre sí. La "ventilación" oceánica está estropeada. El aporte de agua dulce del derretimiento del hielo también influye y está cambiando el equilibrio de las corrientes marinas y atmosféricas, aunque todavía no se conocen con exactitud las consecuencias.

El nivel del mar aumenta por el aporte del hielo derretido pero también porque los océanos se expanden al absorber mas calor. Esto está provocando un aumento de las precipitaciones en todo el mundo, ciclones tropicales más intensos y olas más grandes.

Todo ello está provocando cambios drásticos en la fauna y la flora marina, empezando por la base: el zoo y fitoplancton. La fauna habituada a aguas cálidas está ocupando cada vez más territorios. La fauna de aguas más frías busca sobrevivir cada vez más cerca de los polos.La supervivencia de los corales está en peligro en cualquiera de los escenarios previstos.

El texto apunta también a los impactos en las poblaciones dependientes de los océanos, y en especial los pueblos indígenas que ya están sufriendo las consecuencias.

Las zonas heladas se asan de calor

La pérdida de masa de hielo de la Antártida se ha triplicado entre 2007 y 2016 respecto al periodo 1997 - 2006. En el caso del casquete de hielo de Groenlandia la disminución se ha multiplicado por dos. Se derriten también los glaciares del planeta.

La alta montaña y la tundra también están sufriendo un deshielo del que no se conocen muchas de las posibles consecuencias. Las más inmediatas son el aumento de las inundaciones, las avalanchas de nieve y de tierra y barro, en el medio de la alta montaña y una invasión de nueva flora y fauna en la tundra por el deshielo del permafrost.

El equilibrio de fauna y flora de todo el planeta se está viendo afectado por estos cambios.

En el peor de los escenarios, las zonas con glaciares pequeños, como Europa Central, el Cáucaso y Escandinavia podrían perder el 80% de la masa de hielo en 2100. En cualquier caso muchos glaciares de estas regiones desaparecerán antes de que termine el siglo, apunta el informe.

Leer | 2019, otro verano desastroso para el Ártico, la trinchera del cambio climático

Un futuro poco prometedor

El informe presenta también proyecciones de las consecuencias de los dos escenarios. En cualquiera de los casos apunta a un aumento del nivel del mar "durante siglos", y acelerado de aquí a 2100. El nivel del mar podría subir entre 30 y 60 cm. en 2100, frente a los 15 cm. que subió el siglo pasado.

Se prevé que continúe derritiéndose la criosfera. Lo que cambia es con qué intensidad. Los científicos creen que si se aplican políticas drásticas de reducción de emisiones, los efectos comenzarán a mitigarse a partir de 2050. Si no se consigue, se multiplicarán.

Esto va en la línea del objetivo de la neutralidad de carbono para 2050 que promueve el secretario general de Naciones Unidas Antonio Guterres y que a sumado nuevos adeptos durante la cumbre para la Acción Climática del pasado lunes.

Las soluciones: acción, coordinación y educación

El informe termina con un capítulo dedicado a las posibles soluciones. "Esta evaluación de los océanos y la criosfera revela los beneficios de una mitigación ambiciosa y una adaptación eficaz para el desarrollo sostenible y, a la inversa, la escalada de los costes y los riesgos si se retrasan las medidas" termina diciendo.

La ciencia advierte que pase lo que pase el futuro estará marcado por los actuales cambios que ya se han producido, pero si se actúa rápido, se pueden mitigar los problemas.

"Si reducimos drásticamente las emisiones, las consecuencias para las personas y sus medios de subsistencia seguirán siendo un desafío, pero potencialmente más manejables para los más vulnerables", dijo Lee. "Aumentamos nuestra capacidad de resistencia y más beneficios para un desarrollo sostenible".

Por su parte Debra Roberts, copresidenta de uno de los grupos de trabajo advierte que mantener el calentamiento global por debajo de 2º C requerirá "transiciones sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, incluyendo la energía, la tierra y los ecosistemas, las aeras urbanas, la infraestructura, así como de la industria. Las políticas climáticas y de emisiones ambiciosas necesarias para aplicar el Acuerdo de París también protegerán el océano y la criosfera, y en última instancia, toda la vida en la Tierra", dijo Debra Roberts.

Principales propuestas de los científicos para frenar una catástrofe mayor

  • La primera propuesta, claro está, es la reducción de la contaminación y de otros elementos de presión sobre el medio ambiente. La protección, restauración, las medidas preventivas, el uso de energías y recursos renovables...

  • También destacan el valor de las zonas naturales protegidas para la recuperación de la biodiversidad

  • Otra propuesta son las iniciativas para restaurar la fauna y la flora y la gestión del ecosistema. Los expertos citan una vez más, como en el informe sobre la Tierra, el recurso a la sabiduría ancestral de los pueblos indígenas y locales.

  • La restauración de la vegetación costera podría mitigar las amenazas de la subida del nivel del mar además de absorber CO2. También se promueve el uso del océano como fuente de energía.

  • Insiste en que la resistencia del planeta al desafío climático sólo se conseguirá con reducciones de emisiones urgentes y ambiciosas combinadas con acciones de adaptación cada vez más ambiciosas.
  • Los expertos destacan la importancia de la cooperación y la coordinación entre autoridades, pidiéndoles que piensen en el largo plazo cuando tomen decisiones inmediatas.
  • También promueven la educación como arma, la "alfabetización climática" recurriendo a la sabiduría local, indígena y científica.
  • Otra clave según los expertos del IPCC es involucrar a las comunidades locales e indígenas en la elaboración de estrategias de adaptación.
  • La mejora de las previsiones meteorológicas, climáticas y de la observación científica también será clave para ayudar en la toma de decisiones.

Otro informe colosal

Más de 100 autores de 36 países evaluaron la literatura científica más reciente relacionada con el océano y la criosfera para el informe, en el que se hace referencia a unas 7.000 publicaciones científicas.

El Informe Especial del grupo de expertos (IPCC) es una aportación científica para los líderes mundiales de los 195 países miembros del grupo de cara a las negociaciones sobre medio ambiente, como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la Conferencia COP25 de Chile en diciembre.

Los últimos informes del panel se han centrado sobre el impacto del uso de la tierra en el cambio climático y sobre los posibles efectos de un aumento de la temperatura global de 2º C.