Última hora
This content is not available in your region

Australia lucha sin descanso contra cientos de incendios en el sur del país

euronews_icons_loading
Australia lucha sin descanso contra cientos de incendios en el sur del país
Derechos de autor  ALASTAIR PRIOR
Tamaño de texto Aa Aa

Es una de las peores crisis medioambientales del país en décadas. Los incendios no dan tregua alguna en Nueva Gales del Sur y en Victoria, al sureste de Australia, donde solo este martes han muerto dos personas. Otras cinco permanecen desaparecidas en estos dos estados.

La peor parte se la está llevando el municipio de East Gippsland, en Victoria. En el pequeño pueblo de Mallacoota, convertido en un escenario infernal, cerca de 4000 residentes tuvieron que abandonar sus casas y refugiarse en la playa, huyendo del fuego. Se estima que en los últimos días se han originado en todo el estado de Victoria 260 nuevos fuegos, alentados por la olar de calor y los fuertes vientos.

"Los incendios de Gippsland, a lo largo de la noche y todo el día de ayer, crearon su propio clima", explicaba el jefe del Gobierno de Victoria, Daniel Andrews. "Así de feroz fue la actividad de esos incendios. Las pérdidas son muy cuantiosas en propiedades, ganado, vallas y cobertizos. No podremos dar datos concretos en un tiempo".

Un total de 10 personas han muerto desde el pasado mes de septiembre a nivel nacional a causa de los fuegos. Los dos últimos en Cobargo, Nueva Gales del Sur, donde el fin de semana moría también un bombero voluntario después de que una violenta ráfaga de viento hiciera volcar su camión. Se teme que la cifra de fallecidos vaya a más en los próximos días.

Los alrededores de Melbourne son también escenario de incendios, y las autoridades centran sus esfuerzos en salvar a sus ciudadanos a base de evacuaciones masivas, conscientes de que muchas propiedades no tienen salvación posible.

Según los meteorólogos buena parte de lo que está ocurriendo en el sureste de Australia es debido al llamado Dipolo del océano Índico, un fenómeno climático que eleva sensiblemente los termómetros de este país, con temperaturas la semana pasada de hasta 42 grados en algunos puntos. Y la sequía continúa. No se esperan lluvias continuadas hasta finales de marzo.