Última hora
This content is not available in your region

Extienden la declaración de zona de desastre en Australia

euronews_icons_loading
Extienden la declaración de zona de desastre en Australia
Derechos de autor  .
Tamaño de texto Aa Aa

Los incendios dejan pocas alternativas a los australianos. O luchan contra las llamas o deben abandonar sus casas como consecuencia de un aumento de las temperaturas y los vientos. En el estado de Victoria se ha ampliado la declaración del estado de desastre. Las condiciones de riesgo aumentan como consecuencia de la expansión de las llamas en zonas con mucha vegetación.

Con al menos 23 focos activos este viernes, se prevé que el viernes sea un día de máxima amenaza debido al calor y el viento.

El primer ministro de Victoria Daniel Andrews ha querido enviar un mensaje contundente: "si pueden huir, huyan" y precisó que la ampliación del estado de desastre va a "salvar vidas".

La declaración del "estado de desastre", que es la primera vez que se activa en el estado de Victoria, da poderes especiales a las autoridades para movilizar recursos y ordenar evacuaciones forzadas de los habitantes amenazados.

"Hemos pronosticado condiciones de peligro extremo. Es probable que se produzca una actividad de incendios muy significativa a raíz de un día caluroso hoy y mañana y el cambio de temperaturas no se producirá en el este del estado hasta la tarde de mañana y en la parte norte del estado, hasta la tarde del sábado", informa Daniel Andrews, premier de Victoria. Además las temperaturas más frías también reforzarán el viento, según las previsiones meteorológicas.

Leer | Las trágicas cifras e imágenes de los incendios forestales en Australia

La tragedia hasta ahora se ha cobrado 26 vidas y ha destruido 2.000 casas, además de poner en riesgo a una parte importante de la población, abrumada por la tragedia. Stephanie Bailey es fisioterapeuta y agricultora y ha conseguido escapar a las llamas: "Fue, en resumen, abrumadoramente aterrador. He pasado por cosas muy peligrosas trabajando en otros países, la seguridad se ha ido, nos han traicionado. Estas plantaciones de pino son ahora nuestros enemigos, son demonios esperando para atraparnos."

El Gobierno de Nueva Gales del Sur ha anunciado una inversión de 620 millones de euros para hacer frente a las consecuencias del desastre.

El Papa Francisco ha expresado su solidaridad con los australianos, que sufren lo que muchos consideran un efecto claro del calentamiento global.

Leer | Las redes critican el sacrificio a tiros de 10.000 camellos en Australia por la sequía