Última hora
This content is not available in your region

No, los datos de satélite no demuestran que los crematorios de Wuhan funcionan a pleno rendimiento

Pronóstico de niveles de dióxido de azufre en Wuhan y Chongqing
Pronóstico de niveles de dióxido de azufre en Wuhan y Chongqing   -  
Derechos de autor
Windy.com - Cereceda, Rafael
Tamaño de texto Aa Aa

En medio de la creciente tensión por el avance del COVID-19 o coronavirus, y de la mucha confusión de noticias, rumores y filtraciones, algunos tabloides británicos publicaron este lunes una inquietante noticia.

Aunque utilizaban el condicional, sugerían que las "imágenes por satélite" de la aplicación Windy.com, podrían mostrar altos niveles de dióxido de azufre (SO2) en Wuhan y Chongqing, ambas en cuarentena por el brote de coronavirus.

The Sun, destacaba "Quemando las pruebas" en su sensacionalista titular. Daily Mirror lo ponía con interrogantes. Pero ambos sugerían que estos altos niveles de SO2 podían provenir de una actividad desmesurada de los crematorios de ambas ciudades.

El rumor se ha vuelto viral hasta el punto de que la oficina china para la calidad del aire y el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente han emitido un comunicado asegurando que después de una "cuidadosa confirmación" los datos de Windy.com son una "seria distorsión". Según sus datos, el domingo se registró una concentración de entre 4 y 8 μg/m3 y no de 1.300 μg/m3 como mostraba la aplicación.

¿Cómo se originó el rumor?

El tuitero Intelwave, con algo más de 16.000 seguidores publicó un hilo de Twitter en el que mostraba la impresionante imagen.

Un nivel de 1.300 microgramos por metro cúbico de SO2 es efectivamente brutalmente nocivo para la salud. La OMS consiera peligrosa una exposición a niveles de más de 20 µg/m3 durante 24 horas y de 500 µg/m3 durante 10 minutos.

El tuitero dejaba a la voluntad del lector la intepretación: una planta eléctrica, quema de basuras o carcasas de animales y "la tercera y más mórbida, que se están quemando cadáveres a las afueras de la ciudad, que las cifras de víctimas sean mucho mayores que las que comunica el Partido Comunista Chino y que las cosas están realmente, realmente mal" dijo en su cuenta.

Intelwave nos ha confirmado que él mismo vio los rumores en Internet y decidió hacer su propia "investigación". Sin embargo su método se revela engañoso.

En los últimos días, algunos medios han reportado que los crematorios de Wuhan funcionan las 24 horas y los siete días del año, basándose en una entrevista a un empleado de uno de ellos que habría obtenido The Epoch Times, un medio conservador y anticomunista de la comunidad china en EEUU.

Otros expertos fuera de China también ponen en duda la veracidad de las cifras oficiales de víctimas.

¿Qué hay de cierto en todo ello?

Estos días los modelos muestran en efecto niveles relativamente altos de SO2 en las dos ciudades.

A partir de ahí, poco o nada permite establecer una relación con la supuesta actividad desenfrenada de los crematorios.

El dióxido de azufre lo emiten naturalmente los volcanes. Según la OMS la principal fuente humana de emisiones de SO2 es la "combustión de fósiles que contienen azufre usados para la calefacción doméstica, la generación de electricidad y los vehículos a motor." También la quema de residuos y la descomposición de materia orgánica.

Los modelos no son "medidas por satélite"

Windy.com no ofrece "imágenes por satélite" del dióxido de azufre, sino previsiones basadas en el modelo GEOS-5 de la NASA, que según la propia agencia estadounidense, a menudo da resultados bastante más altos que las observaciones.

Los modelos no se actualizan para tener en cuenta episodios como el coronavirus.

Se basan en "inventarios de emisiones", esto es, una probabilidad de emisiones basada en las fuentes de emisiones conocidas.

Toman en cuenta las fuentes habituales de emisiones, fábricas, plantas eléctricas y calefacción y las cruzan con variables meteorológicas. Es decir, la NASA habría tenido que actualizar "manualmente" el parámetro de la quema de cuerpos humanos en crematorios. Algo poco probable.

Este tipo de previsiones utiliza datos obtenidos por satélite, pero en general los satélites no son capaces de detectar fuentes de dióxido de azufre como fábricas o crematorios... Sí detectan con precisión fenómenos más intensos como las erupciones volcánicas.

Wuhan siempre tiene niveles monstruosos de SO2 usando el modelo de la NASA

La aplicación earth.nullschool utiliza el mismo modelo de la NASA. Pero sin embargo tiene además un archivo. Al azar, hemos ido al día 14 de febrero de 2019 -mucho antes de que el mundo conociera la existencia de un nuevo tipo de cornoavirus y hemos obtenido valores aún más impresionantes, de 1.583 µg/m3.

Los valores cambian según donde situemos el cursor.

earth.nullschool.net
Captura de pantalla muestra niveles de SO2 de 1.583 microgramos por metro cúbico el 14/02/2019earth.nullschool.net

Lo mismo ocurre con Chongqing, donde al azar, llegamos a obtener niveles de más de 1.000 μg/m3.

Esto sólo quiere decir que las "previsiones" de estas plataformas son un indicador interesante, y a buen seguro Chongqing y Wuhan sufren de una mala calidad del aire, pero son datos a tomar con perspectiva, no una prueba científica.

De hecho, tras la publicación de este artículo varios internautas nos han enviado datos de satélite que muestran que Wuhan y Chongqing tienen un problema de emisiones de dióxido de azufre desde hace mucho tiempo.

Un profesor de química italiano ha hecho un cálculo aproximado para la página open.online, y estima que para obtener esos niveles de SO2 Wuhan tendrían que quemarse unos 30 millones de cadáveres. Algo, como mínimo, improbable.

Fábricas y condiciones atmosféricas

Expertos consultados por euronews consideran que los niveles observados no son especialmente alarmantes en el país con mayor contaminación del mundo.

Comentan que las altas concentraciones en un lugar determinado pueden estar relacionadas con las condiciones atmosféricas. En efecto, el pasado fin de semana en Wuhan hacía frío, unos 4-5 grados, y poco viento, lo que puede aumentar las concentraciones.

Al este de Wuhan, donde se mostraba la gran nube de SO2 hay una gran planta eléctrica de carbón que está identitificada en el catálogo de fuentes de emisiones de dióxido de azufre de la NASA, como nos indicaba la investigadora Iolanda Ialongo.

Anu-Maija Sundström, experta en calidad del aire del Insituto Meteorológico finlandés apuntaba a que en un vistazo rápido, ni los índices de calidad el aire ni el modelo SILAM mostraban nada excepcional en los niveles de SO2 de Wuhan.

En resumen, esto es solo un ejemplo más de la dificultad de separar los rumores y las informaciones falsas en un tema tan sensible como el coronavirus. Muchos aprovechan la tradicional opacidad de las autoridades chinas para multiplicar los disparates.

La propia Organización Mundial de la Salud o las principales redes sociales y plataformas de Internet han creado páginas especiales para intentar frenar los falsos rumores sobre el COVID-19.

El Insituto Tecnológico de Masachusets MIT lo califica como "la primera verdadera infodemia de redes sociales".

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.