Última hora
This content is not available in your region

Los aciertos y pasos en falso de la UE en la gestión de la pandemia del coronavirus

Los aciertos y pasos en falso de la UE en la gestión de la pandemia del coronavirus
Derechos de autor  AP Photo/Olivier Matthys
Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea ha sido objeto de críticas por su lenta respuesta al brote de coronavirus.

Los primeros pasos en falso del bloque prepararon el escenario para fuertes críticas en un momento en el que la gente espera que los gobiernos los protejan de un enemigo invisible.

En la cumbre de la UE celebrada el pasado jueves por vídeo, los líderes no lograron acordar nuevas medidas económicas para los Estados miembros durante la rápida evolución de la pandemia, un resultado que pone de relieve las divisiones existentes entre los Estados miembros en materia de política económica.

"Básicamente el resultado de la cumbre no es algo particularmente sorprendente, pero aún así es obviamente un resultado que va a arrojar una sombra sobre una respuesta de la UE que antes era bastante eficiente", dijo Agata Gostyńska-Jakubowska del Centro para la Reforma Europea.

Los estados miembros no se pusieron de acuerdo en la puesta en común de la deuda mutua a través de los llamados "coronabonos", algo que había sido solicitado por varios estados miembros pero al que se oponían aquellos que a menudo se consideraban más moderados como Alemania y Holanda.

"Tenemos que trabajar en un instrumento de deuda común emitido por una institución europea para recaudar fondos en el mercado", escribieron nueve estados miembros, entre ellos los más afectados, Italia y España, en una carta al presidente del Consejo Europeo Charles Michel antes de la cumbre por videoconferencia.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, fijó un plazo de dos semanas para un acuerdo más concreto, exigiendo que la UE "aprenda las lecciones del pasado y no vuelva a fallar a los ciudadanos" después de que los países estuvieran en desacuerdo sobre los bonos de recuperación.

"El futuro del proyecto europeo está en juego, elegimos entre una UE coordinada y unida o el individualismo", dijo Sánchez.

Un bloqueo temprano en la respuesta de la UE

No es el único paso en falso que se ha dado en la respuesta de la UE a la crisis sanitaria que se ha cobrado la vida de miles de personas en Europa.

La presidenta de la Comisión Ursula von der Leyen reprochó a los estados miembros el jueves pasado sus enfoques proteccionistas ante la crisis.

"Cuando Europa realmente necesitaba estar ahí para los demás, demasiados inicialmente se cuidaron a sí mismos", dijo Ursula von der Leyen durante una sesión plenaria extraordinaria del Parlamento Europeo. "Cuando Europa realmente necesitaba un espíritu de 'todos para uno', demasiados inicialmente dieron una respuesta 'sólo para mí'".

Probablemente se refería a las prohibiciones de exportar equipos de protección personal como mascarillas cuando Italia pidió ayuda a los estados miembros.

El embajador de Italia ante la UE, Maurizio Massari, escribió en el portal Politico el 10 de marzo que las acciones de otros estados miembros no mostraban la "solidaridad europea", ya que pedía una respuesta conjunta a la pandemia.

"Esta falta de solidaridad inicial con Italia ya ha causado un daño bastante grande a la reputación", dijo Gostyńska-Jakubowska. "Los italianos promedio probablemente recordarán más favorablemente el hecho de que los chinos les están enviando ahora equipamiento y se lo reprocharán a los estados miembros por darles la espalda".

De hecho, no fue hasta el 15 de marzo que el comisionado europeo de Mercado Interior Thierry Breton tuiteó que las prohibiciones de enviar equipamiento se levantaron después de "intensas discusiones" con Alemania y Francia. La Comisión ha dicho desde entonces que los dos miembros de la UE han enviado más mascarillas y equipos a Italia ahora que China.

La pandemia también ha revelado que hay poca coordinación entre los sistemas de salud del bloque.

"Nos mostró lo descentralizados que están los miembros de la Unión Europea en este ámbito político", dijo Cecilie Felicia Stokholm Banke, investigadora principal del Instituto Danés de Estudios Internacionales.

No existe un sistema común en toda la Unión Europea para las pruebas, la cuarentena o los confinamientos. Alemania fue uno de los primeros países en cerrar sus fronteras internas actuando independientemente de otros estados.

Comparar la información sobre salud a través del bloque es difícil, según los expertos, debido a las diferencias en los métodos de realizar las pruebas y en la forma en que se recopilan los datos.

Acción europea para combatir la crisis del coronavirus

Pero a pesar de esos primeros pasos en falso, se han hecho grandes esfuerzos para abordar la crisis a nivel europeo.

Un éxito en particular, según algunos, fue la creación de una reserva europea de equipo médico, a través del mecanismo de protección civil a la que Italia ha pedido ayuda desde el principio. La UE también está destinando 140 millones de euros a proyectos de investigación para apoyar el tratamiento, las pruebas y la búsqueda de una vacuna para el COVID-19.

Este mes, la Comisión prohibió las exportaciones de equipos médicos de protección fuera de la UE sin autorización expresa y cerró las fronteras exteriores del bloque.

Pero principalmente, ha tomado ciertas medidas para utilizar su papel económico para ayudar a los estados miembros durante la crisis, incluyendo la flexibilización de las normas existentes sobre las finanzas estatales. Esto incluyó la emisión de una cláusula que levanta la regla de que los gobiernos deben mantener sus déficits presupuestarios por debajo del 3% del PIB.

El Banco Central Europeo finalmente se puso en acción creando un plan de emergencia para la pandemia de 750.000 millones de euros para comprar la deuda del gobierno y estimular la economía.

Pero los expertos dicen que la UE debe ser aún más decidida si quiere preservar su reputación y su posición entre los estados miembros.

"Este podría ser un momento decisivo para la zona euro", dijo Gostyńska-Jakubowska.

¿Una oportunidad para los nacionalistas?

Las diversas medidas para ayudar al sistema no han detenido las críticas al bloque, en particular de algunos que acogen con satisfacción las políticas aparentemente nacionalistas de los países establecidas para proteger a los ciudadanos.

El profesor visitante de Carnegie Europe Marc Pierini escribió en un comentario sobre la gestión de la crisis por parte de la UE que el momento en que se produjo la pandemia elevó los "riesgos políticos", ya que llega después de "una década marcada por la aparición de partidos populistas y nacionalistas cuyos líderes expresan una abierta hostilidad a la integración europea".

La líder de la extrema derecha francesa Marine Le Pen declaró a la UE como la "primera muerte" de la pandemia, hablando de la "incapacidad" del bloque para actuar en una entrevista con Russia Today (RT).

De hecho, muchos políticos de extrema derecha han aprovechado esta oportunidad para denunciar la respuesta de la UE a la crisis, hablando del cierre de las fronteras internas como un rechazo al mensaje que predica el bloque.

Los expertos coinciden en que esto es una prueba para el bloque y sus valores, pero muchos dicen que también es una oportunidad clave.

"En el mejor de los casos, los líderes políticos no sólo manejan bien la crisis, sino que utilizan el impulso para dar los tan necesarios pasos de profundización", escribieron Daniela Schwarzer y Shahin Valée del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores en un informe de política publicado a principios de este mes.

"Yo no sería tan pesimista en realidad, aunque creo que es pronto para decir si la Eurozona saldrá fortalecida de esta crisis en particular", dijo Banke.

"Creo que veremos a la Unión Europea realmente ser capaz de hacer frente a esta situación", añadió.