Última hora
This content is not available in your region

Los expertos cuestionan las tasas de mortalidad por COVID-19 de los distintos países

euronews_icons_loading
Los expertos cuestionan las tasas de mortalidad por COVID-19 de los distintos países
Derechos de autor  Vincent Thian/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Los expertos empiezan a cuestionar las tasas de fallecimientos y alertan de que no se están contabilizando de forma correcta todas las muertes por coronavirus.

Las cifras entre países varían de manera significativa y no permiten dibujar un panorama claro.

Italia sigue encabezando la tasa de mortalidad por coronavirus con más de un 11%. Le sigue de manera vertiginosa España que ya supera el 8%. Estos dos países son los únicos que por el momento han superado la cifra de fallecimientos en China. El tercer país con más fallecidos es el Reino Unido.

"Creo que en el Reino Unido estamos definiendo la mortalidad del coronavirus como cualquiera que haya muerto mientras estaba infectado con el virus. Mientras que en Alemania, sólo están categorizando muertes por coronavirus como resultado directo de personas que han muerto por el virus", asegura Michael Tildesley, profesor de control de enfermedades infecciosas Universidad de Warwick.

"Estas diferencias en la forma de contabilizar podrían ser la razón por la que estamos viendo tasas de mortalidad ligeramente diferentes".

El misterio de Alemania: ¿una cuestión de sistema de contabilización?

Alemania con tan solo un 0.72% cuenta con la tasa de mortalidad más baja, lo que ha levantado polémica. El Instituto Robert Koch, encargado de registrar los datos explicaba que todas las muertes relacionadas con la enfermedad se registran en los datos de notificación. Si hay sospechas, el instituto añade que pueden ser examinadas después", pero no está claro si todos los casos sospechosos son sometidos a una autopsia.

Hace dos semanas, cuando Europa se convertía en el epicentro mundial de la pandemia alemana, el doctor Lothar H. Wieler, presidente del Instituto Robert Koch de Berlín explicaba así su baja letalidad en Alemania: "Desde el principio, hemos pedido sistemáticamente a nuestros médicos que hagan pruebas a la gente".

Añadió que el sistema alemán puede proporcionar "pruebas de alta calidad para que podamos investigar fácilmente los inicios de la epidemia".

Sin embargo, el testimonio de varios miembros del personal sanitario alemán a Euronews ponían en duda esta tesis del control exhaustivo de los casos sospechosos. Una matrona de un hospital de la zona de Fráncfort dijo a Euronews que tenía colegas que habían regresado recientemente de esquiar en Austria y se les dijo que debían acudir a trabajar, "siempre y cuando no muestren ningún síntoma" de coronavirus, a pesar del hecho de que el marido de una doctora había dado positivo al test.

Italia incluye en el registro de víctimas de coronavirus a todos los pacientes que han dado positivo y que han fallecido, independientemente de los demás aspectos de su historial clínico. El país sigue los criterios del Instituto Superior de Salud, que realiza estudios para determinar si estas personas padecían otras enfermedades.

Un factor que influye en la tasa de mortalidad puede ser la edad de su población: Italia tiene la población más envejecida de Europa, ya que alrededor del 23% de los residentes superan los 65 años.

En España, según las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas, tampoco se contabilizan las personas que mueren en residencias. El último informe del Instituto de Salud Carlos III señala que el exceso de muertes respecto a la serie histórica entre el 21 y el 25 de marzo fue de casi un 17%. Pero todavía no hay cifras por causa de muerte.

La polémica en Francia se centra en las muertes fuera de los hospitales. Las residencias de ancianos de las regiones más afectadas por el coronavirus dicen que en las cifras oficiales faltan muchos casos y aseguran que la mortalidad es mucho más alta.