Última hora
This content is not available in your region

Los trabajadores griegos protestan contra la austeridad que se avecina

euronews_icons_loading
El exministro de Economía Gianis Varoufakis conversa con Euronews durante la manifestación del 1 de mayo
El exministro de Economía Gianis Varoufakis conversa con Euronews durante la manifestación del 1 de mayo   -   Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

A dos metros de distancia, coronavirus obliga, miles de personas se han manifestado en Atenas en el día del Trabajador. Una celebración eclipsada doblemente por esta pandemia que azota el mundo en oleadas que primero destruyen vidas y luego empleos... Pero no es la única amenaza que se percibe en la emblemática plaza Syntagma:

"Honramos las luchas de la clase obrera y seguiremos haciéndolo porque el virus más mortal es el virus de la explotación y la opresión, y el tratamiento más eficaz es la lucha por nuestros derechos", explicaba a Euronews Cristina Skaloubaka, manifestante de ideología comunista.

"Sabemos que en un futuro próximo cientos de miles de nuestros colegas estarán desempleados y pueden estar viviendo por debajo del umbral de la pobreza", añadía otra manifestante llamada Sofia Theodoropoulou.

Entre la multitud, pero como todos, guardando las distancias, se encontraba el controvertido exministro de Economía, Gianis Varoufakis, famoso por sus feroces críticas a las políticas de austeridad.

"Ayer, en el Parlamento griego, el primer ministro confirmó con su silencio que tenemos por delante una gigantesca ola de austeridad: recortes en las pensiones, en los salarios. Hoy, 1 de mayo, es el día apropiado para manifestarnos ante la nueva fase del socialismo para los muy pocos y la cruel austeridad para los muchos", afirmaba Varoufakis.

El Gobierno griego había hecho varios llamamientos para que se retrasasen las manifestaciones una semana, cuando ya se habrán levantado algunas de las medidas del confinamiento nacional. Sin embargo, trabajadores y sindicatos están ansiosos por el futuro y la crisis que se avecina. La anterior, cuyas heridas aún no se han cerrado, costó diez años de sufrimientos y austeridad.