Última hora
This content is not available in your region

Un médico francés tiene pruebas de que el coronavirus lleva en Europa al menos desde diciembre

Esperando para comprar mascarillas de algodón en Francia este domingo
Esperando para comprar mascarillas de algodón en Francia este domingo   -   Derechos de autor  Francois Mori/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El coronavirus estaba en Europa a finales de diciembre, camuflado en la epidemia de gripe estacional.

Lo acaba de anunciar un equipo médico francés, después de hacer un análisis retrospectivo a un paciente internado en cuidados intensivos en París el 27 con un cuadro de neumonía.

Hasta ahora, el primer caso confirmado oficialmente de COVID-19 en Francia se registró el 24 de enero: un francés de origen chino y de dos turistas chinos que habían pasado por la ciudad de Wuhan. En este caso el paciente no tenía ningún lazo con la ciudad china en el origen de la pandemia.

Yves Cohen, jefe de cuidados intensivos de los hospitales Avicenne de Bobigny y Jean Verdier de Bondy, ha dicho a varios medios de comunicación locales que el caso se ha descubierto en el marco de un estudio en el que se han vuelto a analizar pruebas PCR de 24 pacientes que presentaban síntomas compatibles con el COVID-19 entre el medio centenar de ingresados entre diciembre y enero por neumonía.

En un principio todos se achacaron a la epidemia de gripe, que este año fue especialmente virulenta en Francia.

Uno de los pacientes, ingresado el 27 de diciembre en el hospital Jean Verdier ha dado positivo por COVID-19. Sorprendidos, los médicos realizaron el test dos veces más para estar seguros de que no había un problema, con el mismo resultado.

Intervención del dr. Cohen en la cadena BFM

Ningún viaje, y mucho menos a China

Además, el paciente, de unos 50 años, no había hecho ningún viaje que pudiera explicar el contagio. El doctor Cohen cree que el origen del contagio está en su compañera sentimental, porque los dos hijos sí enfermaron, pero ella no, lo que podría confirmar su condición de contagiada asintomática, un tipo de pacientes que han sido clave en el vertiginoso contagio mundial del nuevo coronavirus.

La mujer trabaja en un supermercado con numerosa clientela de origen chino y al lado de un puesto de sushi regentado por personas de origen chino. Son algunas de las pistas que barajan los médicos.

Por otra parte, el infecciólogo del hospital Avicenne de Bobigny considera que, con el ritmo de viajes de la globalización, no es sorprendente que el virus se encontrase en París a finales de diciembre teniendo en cuenta que el primer caso de COVID-19 en China fue confirmado el 8 de diciembre en Wuhan, en declaraciones recogidas por Le Parisien.

Las conclusiones de los médicos se publicarán en una revista científica la semana que viene. La Agencia Regional de Salud de la región Ile de France va a analizar estas hipótesis, que parecen confirmar que el coronavirus estaba en Francia antes de lo que se pensaba.

El doctor Cohen explica que ahora correspondería a otras instancias de más envergadura profundizar en esta investigación.

Preguntados por este descubrimiento, desde la Organización Mundial de la Salud decían que el dato es interesante pero no sorprendente.

"Los hallazgos, en Francia o en cualquier escenario similar, ayudan a comprender mejor la potencial circulación del virus COVID-19. No es sorprendente, dado que los primeros casos de COVID-19 tuvieron síntomas ya a principios de diciembre. Así que es posible que algunas de estas personas infectadas viajaran desde Wuhan a otros países en ese momento. También es posible que se encuentren más casos tempranos a medida que los países vuelven a analizar muestras de pacientes que estuvieron enfermos en diciembre o enero de una neumonía no especificada o por otras razones" comentó Christian Lindmeier, portavoz de la organización.

Quizás no es sorprendente para los expertos pero los datos que teníamos hasta ahora eran otros.

Recientemente la Universidad Carlos III en España publicó un estudio basado en el análisis genético que situaba los primeros casos en España en febrero. En Italia el primer caso confirmado se remonta a finales de febrero. Este nuevo hallazgo francés arroja dudas sobre la verdadera fecha de entrada del virus en Europa.

Euronews ha contactado al Ministerio de Sanidad español, al hospital Clínico de Barcelona y al instituto de Salud Carlos III para pedirles su punto de vista sobre este descubrimiento.

En Estados Unidos también están descubriendo que el virus circulaba antes de lo que se pensó, y también fue enmascarado por la gripe.