Última hora
This content is not available in your region

¿El COVID-19 llegó a Europa en octubre por los atletas de los Juegos Militares de Wuhan?

¿El COVID-19 llegó a Europa en octubre por los atletas de los Juegos Militares de Wuhan?
Derechos de autor  GERBEN VAN ES/Mediacentrum DefensieMCD@mindef.nl
Tamaño de texto Aa Aa

Varios deportistas españoles que participaron entre el 18 y el 27 de octubre en los Juegos Mundiales Militares de la ciudad china de Wuhan enfermaron con síntomas similares a la COVID-19 durante o después de ese evento deportivo, han explicado a Efe varias fuentes castrenses.

Al menos dos uniformados padecieron síntomas de gripe compatibles con el nuevo coronavirus durante su estancia en Wuhan y al menos otros dos mostraron dolencias nada más llegar a su destino en España, según el relato de fuentes directas e indirectas que han hablado bajo la condición de respetar su anonimato.

Dos deportistas cayeron enfermos durante su estancia en China tras "una semana y pico en el país", relata un testigo de los hechos, que explica que las molestias persistieron "durante tres o cuatro días". El primero sufrió "problemas de garganta, como una gripe" y después su compañero de habitación estaba "malo, sudado, muy griposo (...) de moco y de pecho".

Ambos casos fueron tratados con amoxicilina, indica la misma fuente, mientras que otros deportistas apuntan a Efe que en sus disciplinas no hubo nadie con síntomas durante su estancia en Wuhan o al llegar a España y el Ministerio de Defensa afirma que no ha tenido conocimiento de ningún caso sospechoso.

A ninguno de los atletas consultados se les pasó por la cabeza a finales de octubre que aquello pudiera ser otra cosa que una gripe, ya que China sólo advirtió a la Organización Mundial de la Salud del descubrimiento de un nuevo tipo de coronavirus el 31 de diciembre, es decir, 65 días después de que se clausuraran los juegos.

La comitiva española destacada en los VII Juegos Mundiales Militares de Wuhan, en la que participaron cerca de 10.000 deportistas de más de un centenar de países, estaba formada por unas 170 personas entre atletas y técnicos.

Un pico en casos de gripe y una neumonía

Regresaron a España en los días posteriores a la clausura del evento el 27 de octubre, tanto en vuelos comerciales Wuhan-Pekín-Madrid como Wuhan-París-Madrid, y a ninguno de los cuatro casos citados ni a sus compañeros más cercanos se les hicieron pruebas posteriormente.

"Se lo tomaron como una infección de garganta o gripe y aquí, como ya estaban curados, nada de nada", indica un atleta sobre los dos que enfermaron en China, y apunta que a finales de 2019 uno de ellos sufrió una neumonía.

"Estuvo muy malo", relata. Además de los dos militares que enfermaron en la ciudad china, al menos otros dos de la Academia Básica del Aire de León presentaron síntomas compatibles con la COVID-19 al llegar a España, en noviembre, relata a Efe un compañero suyo y confirma otra fuente militar conocedora de estos casos.

En esa academia de León, a la que pertenecen más de 600 personas, hubo en enero un pico de casos de gripe que hizo que decenas de militares acudieran al médico. También se registró allí un caso de neumonía de un enfermo que ya había pasado la gripe, explica un militar.

Otro militar destinado en Andalucía que estuvo en Wuhan y no tuvo síntomas allí indica que en diciembre sufrió "una gripe muy fuerte" que le generó problemas respiratorios durante dos meses y de la que no se recuperó del todo hasta finales de abril.

Cuando se dio a conocer el virus con epicentro en Wuhan, explica este deportista a Efe, se consultó a su equipo si habían tenido alguna dolencia compatible y él dio cuenta de esa enfermedad.

Esta semana, después de que salieran a la luz síntomas en militares franceses que estuvieron en los juegos, jefes de equipos españoles participantes en Wuhan se han dirigido a sus deportistas para consultarles si mostraron indicios de haber sufrido la COVID-19.

Según fuentes del Ministerio de Defensa consultadas por Efe, este departamento no ha tenido conocimiento de que ninguno de los participantes en los juegos tuviera síntomas del nuevo coronavirus, por lo que se descartó la aplicación de cualquier tipo de verificación médica extraordinaria y los militares no han sido, por tanto, testados.

Esta es la misma respuesta que dio este lunes el Ministerio a la Unión de Militares de Tropa (UMT), una asociación que preguntó a Defensa el 26 de enero si se había aplicado algún protocolo a los atletas que estuvieron en el epicentro de la pandemia.

La mayor parte de la comitiva española que viajó a los Juegos Mundiales Militares se alojó en la villa para atletas de las afueras de Wuhan, un complejo de bloques de entre 10 y 20 alturas con apartamentos para los deportistas y zonas comunes como gimnasios y áreas de recreo con máquinas de videojuegos, un lago y un metro inaugurado para la ocasión.

"Era como un hotel. Había cocina pero no muebles de cocina y se comía en la cantina (...). Allí comía todo el mundo, había cinco menús diferentes, occidentales, musulmanes...", recuerda uno de los atletas sin rastro de síntomas.

Dentro de la villa, la delegación española no estaba alojada junto a la de Francia. "Allí franceses no había", agrega un atleta de la delegación española, que explica que por las tardes solía ir a visitar la ciudad con algunos compañeros y que tuvieron contacto con guías locales.

Sospechas de contagios también en Francia e Italia

Atletas francesas que participaron en los Juegos Mundiales Militares el pasado mes de octubre también sospechan haberse contagiado entonces con el nuevo virus.

Los atletas de pentatlón moderno, Elodie Clouvel, medalla de plata olímpica en Río de Janeiro, y Valentin Belaud, cinco veces campeón del mundo, han asegurado a varios medios franceses haber tenido graves problemas respiratorios en las semanas siguientes a su estancia en Wuhan.

Además Clouve dice que consultaron con un médico militar que les confirmó que muchas personas de la delegación francesa habían estado enfermas.

"Estábamos en Wuhan y luego todos nos enfermamos. Valentín perdió tres días de entrenamiento. Fue muy raro, yo también tenía cosas que no tenía antes. No nos preocupamos más porque no se hablaba de ello todavía", dijo Clovel al canal de televisión francés TélevisionLoire7.

El esgrimista Matteo Tagliariol que formó parte de la delegación de Italia en Wuhan también ha declarado haber tenido fiebre después de los Juegos, aunque luego se arrepintió de la expectación causada por sus palabras en los medios italianos.

"Me preguntaron si me enfermé después de la Copa Mundial de Wuhan en octubre. Una forma de gripe aguda de la que me recuperé sin necesidad de medicamentos en particular, pero fue una evolución normal, solo más largo de lo normal″, aclaró después con un vídeo en su cuenta Instagram.

"Esta forma de gripe afectó a mis pulmones, soy asmático y podría deberse a eso, pero también podría ser el coronavirus, pero nunca me han hecho pruebas y no tengo las habilidades científicas para afirmarlo".

Teoría de la conspiración: 'fueron los militares estadounidenses'

Una de las teorías conspiratorias sobre el origen de la pandemia lanzada por un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, el pasado 12 de marzo, defendía que el coronavirus llegó a Wuhan de manos del Ejército de Estados Unidos, que participó en los Juegos Mundiales Militares.

"¿Cuándo comenzó el paciente cero en Estados Unidos? ¿Cuántas personas están infectadas? ¿Cuáles son los nombres de los hospitales? Puede que sea el ejército de Estados Unidos el que trajo la epidemia a Wuhan", escribió en Twitter. "¡Sed transparente! ¡Hagan públicos sus datos! ¡Estados Unidos nos debe una explicación!"

El primer caso confirmado de coronavirus en España fue un paciente de Valencia que falleció el 13 de febrero al que se hizo una autopsia "a posteriori" que dio positivo al virus.

Este martes, y después de que en Francia se haya detectado un positivo en un pescadero de París ingresado el 27 de diciembre, la OMS invitó a los países que tengan muestras de neumonías a finales de 2019 que investiguen si pudieron ser en realidad pacientes de COVID-19 que pasaron inadvertidos.