Última hora
This content is not available in your region

La unidad sanitaria contra la COVID19 en Lyon que localiza a los contactos de cada positivo

euronews_icons_loading
La unidad sanitaria contra la COVID19 en Lyon que localiza a los contactos de cada positivo
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Este es uno de los 200 asesores que podría tener al teléfono en Francia si contrae el coronavirus. Estamos en el corazón de una de las unidades de COVID-19 del seguro médico público, una rama especial del sistema de seguridad social francés.

Su misión es contactar a las personas que tienen el coronavirus y a todos aquellos con los que han estado en contacto durante las 48 horas anteriores a la aparición de los síntomas.

"Definiremos con ellos si han estado en contacto con una persona infectada, si respetaron el distanciamiento social cuando estuvieron en contacto con el paciente 0. Si hay un riesgo, los consideraremos como casos de contacto, les diremos que se hagan la prueba lo más rápido posible y los invitaremos a aislarse", explica el asesor de COVID-19 CPAM du Rhône Lionel Trarieux.

Este sistema se puso en marcha para prevenir nuevos brotes cuando las autoridades empezaron a aliviar las restricciones de confinamiento.

En 15 días, se han hecho 1.000 llamadas con un promedio de 3 "casos de contacto" por cada caso positivo de COVID-19. Una larga investigación para estos profesionales que están acostumbrados a manejar datos sensibles.

Johanne André, gerente de la plataforma, asegura que tienen "asesores de seguros de salud, y orientación médica de doctores y enfermeras, lo cual es muy importante para responder cualquier pregunta que los pacientes puedan tener".

Entre la salud y la privacidad

Una de estas preguntas podría ser sobre la confidencialidad. Según el Seguro de Salud, los datos transmitidos sólo son accesibles para estas unidades especiales, médicos y farmacias. Los datos serán destruidos después de tres meses. El objetivo es claro: evitar una segunda oleada.

"Ya no estamos confinados, ahora el objetivo es detectar rápidamente a las personas que tienen riesgo de estar contaminadas y aislarlas, por lo que aislamos a todas las personas que tienen síntomas o que han estado en contacto con personas que dieron positivo, y tratamos de hacerlo lo más rápido posible", dice Guillaume Prato, subdirector del CPAM Rhône.

El médico de cabecera está en la raíz de estas investigaciones. Alerta a la unidad especial cuando un paciente presenta síntomas.

A medida que crece la preocupación por la privacidad de las aplicaciones de rastreo, los pacientes se aseguran de que sus datos se manejen con cuidado.

"Su vínculo y confianza con los médicos de cabecera ha existido durante mucho tiempo, los estudios lo han demostrado. Y creo que en situaciones de crisis eso es aún más cierto", opina el màedico Michel Till.

Pero la crisis también podría haber aumentado la preocupación por la privacidad. Al igual que muchos otros países europeos, Francia ha desarrollado una aplicación. Sus usuarios, quienes se hayan visto afectados por la COVID-19 pueden alertar a las personas con las que han estado en contacto. El Parlamento francés dio su aprobación el miércoles. Pero esta aplicación tiene un límite: su uso es voluntario, lo que pone en duda su eficacia a largo plazo.