Última hora
This content is not available in your region

Aumenta el riesgo de que el vertido de Siberia llegue al Mar de Kara

euronews_icons_loading
Aumenta el riesgo de que el vertido de Siberia llegue al Mar de Kara
Derechos de autor  AP/European Space Agency
Tamaño de texto Aa Aa

Unas veinte mil toneladas de combustible diesel fueron derramadas de la instalación de almacenamiento de la central térmica de Norlsrik el 29 de mayo.

Las barreras de contención no han evitado que haya rastros de combustible en las orillas del Ambárnaya, lo que podría afectar al Mar de Kara, en el Ocáno Glacial Artico.

Efectos no evaluados de la contaminación del vertido de Norilsk, a casi tres mil kilómetros al noreste de Moscú.

Vassily Ryabinin, inspector del Servico Federal de Supervisón de los Recursos Naturales de Rusia explica que_"Más allá de las barreras de contención ubicadas en el río Ambárnaya en el lago Piásino vemos que en la orilla, de arriba a abajo, había una capa de diesel de diez centímetros"._

Para el responsable del Fondo Mundial para la Naturaleza en Rusia, todo el sistema fluvial siberiano lleva décadas golpeado por una contaminación constante incluidos los metales pesados. Toda la fauna piscícola está completamente afectada en lo que fue un medio en el que se encontraban incluso esturiones, salmónidos como el taimen y otras especies de peces.

Aleksey Kniznikov, al frente de programa de industrias del Foro Mundial para la Naturaleza recuerda que_"Ya antes de este derrame no se recomendaba comer pescado que viniera de este lago. Ahora, por supuesto, debemos olvidarlo. Además, probablemente, después de realizar un informe hidroquímico, se tomará la decisión de prohibir el uso de agua río abajo a los pueblos indígenas que tradicionalmente dependen de la naturaleza. Por supuesto, para ellos, el río es la base de la vida"._

El lunes, los trabajadores del servicio de emergencia habían recogido más de mil metros cúbicos de agua contaminada.

La central y las fábricas de Norilsk Nickel, han convertido la zona en lo que los ambientalistas rusos define como "uno de los lugares más contaminados de la Tierra".