Última hora
This content is not available in your region

[Antes/ después] La limpieza del vertido de gasoil en Siberia vista desde el espacio

Imagen del vertido el 1 de junio y el 13. Las aguas del río aparecen más limpias. Sigue habiendo rastros alrededor
Imagen del vertido el 1 de junio y el 13. Las aguas del río aparecen más limpias. Sigue habiendo rastros alrededor   -   Derechos de autor  European Union, Copernicus Sentinel-2 imagery.
Tamaño de texto Aa Aa

Las imágenes por satélite muestran un cierto avance de las tareas de limpieza del catastrófico vertido de combustible del pasado día 29 de mayo en Norilsk, en el Ártico ruso. Annamaría Luongo, del equipo de redes sociales del directorio general para la Industria de la Defensa y el Espacio de la UE, ha obtenido imágenes que muestran su evolución.

El día 21 de mayo la zona aparecía limpia, con algunas zonas todavía congeladas.

European Union, Copernicus Sentinel-2 imagery.
La zona del vertido el 21 de mayo, antes del desastre.European Union, Copernicus Sentinel-2 imagery.

Días después del vertido la mancha de carburante era perfectamente visible en el río y en algunos riachuelos adyacentes.

European Union, Copernicus Sentinel-2 imagery.
El 1 de junio la mancha de carburante era perfectamente visible en el ríoEuropean Union, Copernicus Sentinel-2 imagery.
European Union, Copernicus Sentinel-2 imagery.
El ocho de junio el carburante se había extendido transportado por el río.European Union, Copernicus Sentinel-2 imagery.

En las imágenes obtenidas este sábado por el satélite Sentinel 2 se observa que el río Ambarnya está algo más limpio. Los puntos blancos son depósitos instalados para recoger el gasoil.

European Union, Copernicus Sentinel-2 imagery.
En esta imagen del día 13 de junio se observa que ha disminuido notablemente la cantidad de carburante tanto en el río como en las zonas adyacentes.European Union, Copernicus Sentinel-2 imagery.

A pesar de los esfuerzos de limpieza las autoridades rusas, muy críticas con los gobernantes locales por su falta de reactividad y con los responsables de la planta, reconocen que llevará años recuperar la zona.

Según el director general de Transneft Siberia, Victor Bronnikov, entrevistado por la AFP, ya se han visto los primeros efectos en el ecosistema de esta región poco poblada.

"Nuestros trabajadores han visto patos muertos. Yo mismo vi una rata almizclera muerta", dijo, señalando que cualquier animal que entrara en contacto con el combustible estaba "definitivamente condenado a muerte".

Sin embargo, aseguró que no hay "muertes masivas de animales".

Se derramaron 6.000 toneladas de diésel sobre tierra firme y otras 15.000 toneladas fueron a dar a los ríos.

Antes y después. El vertido de Norilsk el 1 de junio y el 13 de junio

  • Mueve la barra central para ver la diferencia entre las dos fechas

Tres dirigentes de la central térmica han sido detenidos y se les podría acusar de negligencia. El combustible escapó al resultar dañados los soportes de uno de los tanques, posiblemente por el rápido deshielo del permafrost. Las deficiencias se señalaron en 2018 pero se siguió utilizando el tanque, construido en 1985. Los directivos se enfrentan a penas de hasta cinco años de cárcel.

La empresa Norilsk Nickel ha calificado de "desproporcionada" la detención preventiva porque "los gestores de las centrales eléctricas cooperan con los organismos encargados de hacer cumplir la ley y serían mucho más útiles en el lugar del accidente", dijo Nikolai Ustkin, el vicepresidente de Norilsk Nickel. Niegan haber tardado en informar a las autoridades y también rechazan que el vertido haya escapado al lago Pyasino.

Siberia sufre una ola de calor sin precedentes esta primavera, con temperaturas que han alcanzado los 25º C (mientras que la media para esta época del año es de 0º C). La temporada de incendios, que el año pasado resultó devastadora, ya ha comenzado en la región.

Greenpeace asegura que es imposible recoger todo el combustible con medios mecánicos. Además advierte que podría terminar en el mar de Kara, en el Ártico, tras haber alcanzado el lago Pyasino.

Por el momento se sigue bombeando la mayor cantidad de combustible posible y se almacena en depósitos sobre el terreno. Además, según ha declarado a AFP el director general de Transneft Siberia, una de las empresas encargadas de la limpieza, se dispersarán productos para intentar absorber el diésel aunque los expertos reconocen que la operación llevará "años".

Se trata de una zona de humedales muy complicada de acceso en primavera y en verano por el deshielo. El resto del año suele estar congelada aunque el calor de esta primavera ha acelerado el derretimiento.

Norilsk Nickel ha reconocido que hasta ahora no vigilaba el estado del permafrost y ha anunciado que hará una auditoría de sus instalaciones en la región.

El derretimiento del suelo helado bajo los efectos del calentamiento global es un gran desafío para Rusia porque debilita todas las ciudades e infraestructuras, especialmente las de minería, gas y petróleo, construidas sobre el permafrost durante décadas.