Última hora
This content is not available in your region

Bélgica endurece las medidas de distanciamiento social ante el alza en los contagios

euronews_icons_loading
Bélgica endurece las medidas de distanciamiento social ante el alza en los contagios
Derechos de autor  AP/Dirk Waem
Tamaño de texto Aa Aa

Bélgica endurece sus medidas para frenar la expansión del coronavirus. A partir de este miércoles, los círculos sociales se reducen y las compras deberán hacerse individualmente, (una persona por hogar, a excepción de menores y personas con necesidades especiales que podrán ir acompañadas). Los horarios de comercios y restauración, siguen intactos.

"Hasta ahora el círculo social de cada persona se limitaba a 15 personas por semana. A partir de este miércoles, bajará a 5, que serán siempre los mismos, durante 4 semanas y será válido para cada hogar", declaraba en rueda de prensa la Primera Ministra de Bélgica, Sophie Wilmes. No obstante, también ha aclarado que es posible visitar a otras personas, siempre y cuando se mantenga la distancia de seguridad y se haga uso de la mascarilla sanitaria.

El uso de ésta también se hace obligatorio en más lugares y circunstancias y los eventos públicos pasan a tener un aforo de 100 personas en recintos cerrados y 200 al aire libre. Tras reducir las tasas de contagios en Bélgica a la mitad a mediados de junio, las cifras han vuelto a aumentar constantemente hasta superar los 500 nuevos casos el domingo pasado, por ejemplo. Aunque el número de muertes por el virus es todavía bajo, se ha advertido de que si las tasas de infección no bajan, se podría imponer otro confinamiento. Bélgica también obliga a rellenar un documento identificativo a aquellos que vuelvan del extranjero.

"Sepan que todas estas medidas se imponen para evitar volver a confinar a todo el mundo, por lo que hay que respetarlas en toda situación, y eso significa que en el extranjero, aunque las reglas sean diferentes, lo ideal es mantener la misma dinámica. Cuando limitamos los contactos, limitamos el riesgo".

Las autoridades admiten "preocupación" por la tendencia al alza y siguen estudiado reconfinar zonas concretas como la ciudad de Amberes, donde se concentran casi la mitad de los contagiados en los últimos días.

Se sigue recomendando fuertemente el teletrabajo y ante todo no bajar la guardia ante una pandemia que no ha desaparecido.

En este gráfico puede consultar las calles y espacios públicos de Bruselas donde el uso de mascarilla pasa a ser obligatorio.