Última hora
This content is not available in your region

El proyecto internacional de fusión de hidrógeno Iter inicia su fase de ensamblaje en Francia

euronews_icons_loading
El proyecto Iter ubicado en Cadarache (Francia) inicia su fase de ensamblaje
El proyecto Iter ubicado en Cadarache (Francia) inicia su fase de ensamblaje   -   Derechos de autor  Clement Mahoudeau/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La humanidad sueña desde hace décadas con una fuente de energía limpia, casi sin residuos. El proyecto internacional Iter, que nace con la promesa de convertir la fusión nuclear en la energía del futuro, ha iniciado su fase de ensamblaje.

Una máquina gigantesca para generar una energía casi inagotable, mediante la fusión de hidrógeno.

Situado en Cadarache, al sur de Francia, el Reactor Termonuclear Experimental Internacional (Iter), es un proyecto desarrollado con la colaboración de 35 países.

Toda la Unión Europea (UE), que financia el 45% del programa, además del Reino Unido, Suiza, Rusia, China, India, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.

"Al principio todos pensamos que los obstáculos serán más fuertes que la voluntad de hacer, de avanzar. Iter responde a este espíritu de descubrimiento, de ambición", afirma el presidente francés, Emmanuel Macron.

Desde su concepción, el proyecto ha recibido críticas de los grupos ecologistas por su elevado coste que alcanza los 20.000 millones de euros.

Sus promotores defienden su viabilidad.

"En nuestra instalación, el combustible no es radioactivo, los residuos no son radioactivos aunque como se trata de un proceso nuclear, la máquina se vuelve radioactiva durante el proceso, pero que se puede realizar porque se trata de radioactividad muy baja, baja o media", explica el físico, Akko Maas.

Si el experimento funciona, en el futuro se podrán diseñar plantas de fusión de hidrógeno con un coste similar al de las centrales nucleares actuales.

"Las energías renovables tienen un límite, por un lado son intermitentes, y por otro, efectivamente, el carácter difuso de la recogida de esa energía, sea cuales sean, los avances que veremos a nivel del almacenamiento, del ahorro de la energía con una población que pronto será de 10.000 millones de habitantes, nosotros tenemos necesidad de un complemento adaptado", destaca el director general de Iter, Bernard Bigot.

Guillaume Petit, euronews:

Producir una fuente de energía abundante y sin emisiones contaminantes. Un proyecto que es como un sueño pero que ha sufrido retrasos. Aunque para muchos gobiernos es una prioridad reducir su dependencia de las energías fósiles, tendremos que esperar al menos veinte años para que la instalación suministre energía a numerosos hogares.