Última hora
This content is not available in your region

Energía geotérmica: la UE busca hacerla más segura, eficiente y responsable con el medioambiente

euronews_icons_loading
Energía geotérmica: la UE busca hacerla más segura, eficiente y responsable con el medioambiente
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Europa cuenta con unas 130 plantas de energía geotérmica, un aumento de un 5% con respecto al año pasado. El número de plantas operativas podría doblarse en los próximos 5 a 6 años.

La pregunta que se hacen los expertos es cómo garantizar una mayor eficiencia, seguridad y responsabilidad medioambiental en todas las plantas. En busca de respuestas, científicos europeos han desarrollado nuevas tecnologías que ya están listas para ser aplicadas en Islandia.

La central geotérmica de Nesjavellir es la segunda más grande de Islandia. Produce unos 120 megavatios de potencia eléctrica. Se desarrollan operaciones de perforación frecuentemente para localizar nuevas fuentes de calor subterráneas.

Las temperaturas pueden alcanzar 460 grados y la presión es extremadamente alta. Es un entorno duro y agresivo para el material de perforación.

"El problema general en el sector de la geotermia es que estamos trabajando con fuentes de mucho calor. Para garantizar el mantenimiento de los pozos, hay que enfriarlos. Y en ese proceso las tuberías de revestimiento pueden acabar destruidas o deformadas, porque tienden a expandirse", asegura Vilhjálmur Gudmundsson, director de marketing de Iceland Drilling.

Nuevas tecnologías para minimizar riesgos

Completamente automatizada, la planta está ensayando una nueva tecnología diseñada para minimizar riesgos, reducir costes de mantenimiento e incrementar la eficiencia de las operaciones.

La tecnología fue desarrollada por científicos de un proyecto europeo coordinado desde este instituto en Reijkiavik. Su objetivo fue rediseñar acoplamientos flexibles para permitir la expansión térmica de los tubos perforadores y evitar así su colapso.

Euronews
Laboratorio del proyecto europeo en ReijkiavikEuronews

"Normalmente, los diferentes segmentos de las tuberías se acoplan unos a otros con enganches fijos. Nuestros acoplamientos flexibles permiten que las tuberías se expandan en su interior. De esa forma eliminamos presión. Y cuando los pozos son enfriados, los segmentos se destensan", cuenta a Euronews Ingólfur Örn Þorbjörnsson, manager de innovación en Iceland Geosurvey.

Materiales y aleaciones fueron ensayados y validados para establecer que puedan garantizar la resistencia necesaria en el diseño de los tubos.

"Para una planta geotérmica normal, el coste de las perforaciones representa el 30 o 35 por ciento de la inversión total. La industria de la geotermia solo recurre a tecnología conocida, probada y fiable. No resulta fácil convencerles para que prueben tecnología nueva”, señala Árni Ragnarsson, responsable del proyecto Geowell.

Los investigadores dicen que las innovaciones que están en curso podrían resultar prometedoras para actores emergentes en el sector geotérmico en Europa continental. Donde, al contrario que en Islandia, las fuentes de calor se encuentran a enormes profundidades.

Euronews
FuturisEuronews

"Hay fuentes de alta temperatura en Europa, en Italia, por ejemplo. También en Grecia, en Turquía, en las Azores en Portugal. En estos sitios los pozos son más profundos, se necesitan segmentos de tuberías más largos. Y eso significa que puede haber más problemas. Nuestros acoplamientos flexibles en Islandia sólo necesitan descender a unos dos kilómetros. En Europa, necesitas descender a 5 o 6 kilómetros", añade el manager de innovación.

Los operadores de perforación dicen que estas tecnologías podrían mejorar su competitividad en el sector.

"Se ahorra dinero durante las operaciones de perforación. Así que los costes operativos se reducen. Y la vida útil de los pozos será más larga. Son las principales ventajas", afirma Vilhjálmur Gudmundsson, director de marketing de Iceland Drilling.

Costes de mantenimiento reducidos podrían traducirse en facturas energéticas más baratas para los consumidores, concluyen los científicos.