Última hora
This content is not available in your region

La familia del colombiano Javier Ordóñez pide justicia en su funeral

euronews_icons_loading
Funeral de Javier Ordóñez en Bogotá
Funeral de Javier Ordóñez en Bogotá   -   Derechos de autor  JUAN BARRETO/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Familiares y amigos de Javier Ordóñez han pedido justicia, y que los policías implicados en su muerte respondan ante la Ley, durante el funeral privado que ha tenido lugar en Bogotá.

La muerte de este hombre, a manos de la Policía, desató en Colombia violentas protestas contra la brutalidad policial. Sus allegados piden paz, pero también justicia. Quieren que caiga sobre los agentes implicados todo el peso de la ley.

"Él era lo más hermoso de este mundo. Él amaba a todo el mundo, a todo el mundo quería. Yo pido la paz y pido que esto sirva para modificar algunas leyes que están mal hechas, que modifiquemos algo, que nos quede una enseñanza de lo que pasó", dice la tía de Javier Ordóñez.

Camisetas blancas con la foto de Ordóñez y la palabra 'JUSTICIA'

El fallecido era padre de dos niños, comerciante y estudiante de derecho. Parte de los presentes llevaban camisetas blancas con el rostro de Ordóñez y la palabra 'justicia'.

"Es evidente que estamos en un país en donde la policía tortura, masacra y esto es lo que nos tiene ofendidos", afirma Raúl Osvaldo Daza, amigo de Ordóñez.

"Ya no más", la súplica que incendió las calles de Colombia

Según ha declarado Wílder Salazar, el testigo que grabó con su teléfono el vídeo durísimo de dos minutos en el que se muestra la detención, Ordóñez suplicó "ya no más, ya no más", mientras dos policía descargaban en repetidas ocasiones sus pistolas eléctricas táser sobre él.

Salazar asegura que la tortura continuó en el puesto policial. Murió de madrugada, camino de una clínica.

El ministro de Defensa reconoce la responsabilidad de los policías

Este caso sacó a la calle a muchos colombianos para gritar su ira contra la violencia policial, en unas protestas que se saldaron con 13 muertos y cientos de heridos, un desastre del que también se responsabiliza a las fuerzas del orden.

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, reconoció el martes ante el Congreso que la muerte de Ordóñez fue responsabilidad de los policías. En total, siete agentes están siendo investigados.