Última hora
This content is not available in your region

Los disturbios deslucen la jornada de movilización en Colombia

euronews_icons_loading
Un policía junto a tres manifestantes durante los disturbios en Bogotá, Colombia
Un policía junto a tres manifestantes durante los disturbios en Bogotá, Colombia   -   Derechos de autor  Fernando Vergara/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Debía ser una jornada de movilización pacífica en Colombia, pero al final acabó marcada de nuevo por disturbios en pleno centro de Bogotá.

Algunos manifestantes trataron de evitar los enfrentamientos, interponiéndose entre los policías y encapuchados que les lanzaban piedras. Sin embargo, la tensión cada vez fue a más y la noche cayó sobre la capital en medio de destrozos de grupos violentos y disparos de gases lacrimógenos de las fuerzas del orden.

Dos semanas después de las violentas protestas contra la violencia policial

La agitación social vuelve a ser intensa en el país. Hace dos semanas, 13 personas murieron en las protestas contra la violencia policial desatadas por la muerte de Javier Ordóñez, un hombre que falleció tras ser sometido brutalmente por dos agentes.

Este lunes, los disturbios empañaron una movilización que quería ser pacífica y que, de hecho, sacó a la calle a miles de personas en las principales ciudades contra las políticas del Gobierno de Iván Duque y contra la violencia que afecta al país, incluida la violencia policial.

"Ante la impunidad del atropello de la Policía, de las instituciones, ante la gente muriendo de hambre y el desempleo, se hizo casi inevitable salir a protestar porque esta es la única forma en la que nos escuchan", afirma un manifestante.

"Estamos en un momento de cero tolerancia. Los abusos y la violencia que hemos tenido que aguantar por años son inconmensurables", dice otro.

"No es nada nuevo -opina otro hombre-. _Es más de lo mismo, solo que en el Gobierno del presidente Iván Duque se han incrementado". _

El objetivo de los organizadores era retomar las multitudinarias protestas de noviembre del año pasado, pero en esta ocasión la participación no ha sido tan importante.