Última hora
This content is not available in your region

¿El sexismo debería castigarse como un crimen de odio?

Access to the comments Comentarios
Por Veronica Sarno
¿El sexismo debería castigarse como un crimen de odio?
Derechos de autor  AP Photo/Esteban Felix
Tamaño de texto Aa Aa

"En septiembre de 2015, volvía a casa después de una noche de fiesta. Estaba hablando por teléfono con mi novio, así que no me di cuenta de que alguien me estaba siguiendo. Primero sentí un golpe en el trasero. Cuando me giré, un tipo trató de tirar de mi blusa y luego me agarró las muñecas, intentando inmovilizarme.

Octubre de 2015. Durante la hora punta, en un autobús increíblemente lleno, un hombre se inclinaba sobre mí y me dio un codazo en el pecho. Cuando se acercó, me di cuenta de que se estaba masturbando contra mi cuerpo.

Diciembre de 2015. En el metro, un hombre se sentó delante de mí y empezó a preguntarme cosas personales que no quería responder. Me molestó su tono, sonaba asqueroso desde el principio. Cuando pensé que se rendiría, sacó su teléfono y escuché el sonido indistinto de dos clics de cámara tomándome fotos.

Estaba asustada, pero nunca me hicieron daño, así que nunca pensé en denunciar estos episodios a la policía".

Beatrice era una estudiante de 20 años cuando le ocurrieron todos estos episodios. Pero una encuesta a gran escala realizada en 2014 por Hollaback! y la Universidad de Cornell señaló que, de media, más del 81,5% de las mujeres europeas han sido acosadas sexualmente antes de los 17 años.

Ahora algunos países están comenzando a abordar este problema, extendiendo la protección de los crímenes de odio a las mujeres.

Una cuestión de derecho penal

Un crimen de odio es un delito motivado por prejuicios. Se produce cuando una persona ataca a otra por su pertenencia a un determinado grupo social o raza. Los incidentes pueden incluir agresión física, intimidación, acoso, abuso verbal o insultos.

En 2014, el Centro de Mujeres de Nottingham comenzó una campaña para convertir la misoginia, o el odio a las mujeres, en un crimen de odio. Dos años más tarde, la policía de Nottinghamshire fue la primera fuerza en el Reino Unido en registrar el acoso callejero y sexual como misoginia.

El pasado mes de septiembre, la Comisión Jurídica, órgano asesor independiente de Inglaterra y Gales, anunció que apoyará la iniciativa de convertir la misoginia en un delito de odio a nivel nacional. Aunque la mayor parte de las pruebas proceden de mujeres, la Comisión evaluará si "sexo o género" como característica protegida debe incluir a mujeres y hombres o sólo a mujeres.

El Parlamento italiano debatirá un proyecto de ley similar en octubre. Pero gran parte del debate político se ha centrado en la protección extendida a la orientación sexual y la identidad de género, ya que Italia es uno de los pocos países europeos que carece de legislación sobre la homofobia y la transfobia.

La nueva ley castigaría la propaganda de ideas que inciten al odio y los actos de provocación, pero una enmienda añadida recientemente reafirma el principio de la libertad de opinión y de expresión.

"En teoría, es una iniciativa digna, ya que tiene por objeto proteger a las personas frágiles. Pero me temo que su aplicación no será fácil, en términos de discernimiento de lo que constituye la libertad de expresión y lo que es delito", dice Simona Catania, una abogada penalista que ofrece asesoramiento a mujeres maltratadas.

El nuevo proyecto de ley introduciría sentencias más altas siempre que se perpetraran otros delitos debido al género, la orientación sexual o la identidad de género de la víctima.

"Esto podría funcionar como un elemento disuasorio", dice sin duda Catania. "Lo que es positivo, sin embargo, es la extensión de la asistencia jurídica gratuita a estas víctimas", añade. "A menudo no presentan cargos porque no pueden pagar el costo de un proceso".

"La indiferencia de la gente"

En dos de las ocasiones mencionadas anteriormente, Beatrice estaba en un espacio público. Pero cuando pidió ayuda, se quedó sola.

"En el metro, un grupo de chicos se rieron de mí. En el autobús, desesperada y llorosa, recuerdo que la gente me miraba directamente, con los desorbitados, estudiantes y adultos, y no decían nada. Esta es la imagen que se me quedó grabada en la mente, la indiferencia de la gente".

"Mucha gente no es consciente de que este tipo de acoso ocurre, y cuando ven a una mujer pidiendo ayuda o defendiéndose, no saben cómo reaccionar", confirma Roberta Masella, fundadora de NextStopMi, una asociación nacida en 2019 para prevenir la violencia pública de género y promover un entorno seguro y libre de acoso en el transporte público.

Después de tratar de asociarse con el Municipio de Milán sin éxito, llegaron a los consejos locales y planearon eventos de sensibilización en las escuelas, antes de que la pandemia del coronavirus paralizara todo.

Continúan su actividad en las redes sociales, utilizando imágenes e ironía para exorcizar el miedo al acosador. "Queremos cambiar la percepción de los hombres y las mujeres sobre el tema. Si cada vez que nos acosan seguimos minimizando, la cadena no se romperá", argumenta Masella.

Piensa que la nueva ley italiana no está lo suficientemente publicitada y es escéptica sobre sus efectos.

"Todo depende de cómo se implemente. Si un perpetrador no es castigado, es probable que continúe con su comportamiento. Y todavía hay una tendencia a minimizar y culpar a aquellas que se atreven a hablar de comportamientos discriminatorios", concluye.

Beatrice está de acuerdo en que incluso las mujeres no suelen hablar del acoso. "Cuando comparto mis experiencias, otras mujeres hablan de sus historias y me agradecen que las haga sentir menos solas", mientras que los hombres no suelen ser conscientes de que estos episodios ocurren con tanta frecuencia o tienden a reducirlos.

"Pero te golpea: te preguntas cómo vestirte mejor cuando sales, tratando de evitar cualquier tipo de acoso. Y entonces ocurre de todas formas".

El enfoque europeo

El 27 de marzo de 2019, el Consejo de Europa aprobó una recomendación sobre la prevención y la lucha contra el sexismo en todos los ámbitos de la esfera pública y privada.

Los Estados miembros también acordaron una definición de sexismo, como "cualquier expresión (acto, palabra, imagen, gesto) basada en la idea de que algunas personas, la mayoría de las veces mujeres, son inferiores debido a su sexo".

En respuesta a un llamado del Comité de Ministros, el Lobby Europeo de Mujeres está implementando una campaña de concientización llamada 'Sexismo: Véalo. Nómbrelo. ¡Basta!' en nueve Estados miembros, entre ellos, Portugal, España, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Hungría, Irlanda, Países Bajos y Rumanía.

"Por primera vez, existe una definición de sexismo que abre la puerta a la intervención pública en este asunto", dice Ana Sofia Fernandes, Vicepresidenta del Lobby Europeo de Mujeres. Su campaña está dirigida a la sociedad en general ya que "el sexismo cotidiano está muy relacionado con la continua violencia contra las mujeres y las niñas", ya sea física o verbal.

De hecho, la recomendación también anima a los Estados miembros a aprobar una legislación que condene el sexismo y criminalice los discursos de odio sexistas. Además exige que los países vigilen la aplicación de las políticas antisexistas a nivel nacional e informen periódicamente al Consejo de Europa.

"Necesitamos que las mujeres, y también los hombres, entiendan que el sexismo no es aceptable, en ningún espacio", dice Fernandes. "Queremos que los hombres y los niños entiendan que las normas culturales y los estereotipos de género también son negativos para ellos, y queremos que sean nuestros aliados. Así que estoy realmente a favor de hacer visible esta recomendación".