Última hora
This content is not available in your region

Preocupación en Bruselas por la reapertura de una zona militar en la isla de Chipre

euronews_icons_loading
Preocupación en Bruselas por la reapertura de una zona militar en la isla de Chipre
Derechos de autor  YVES HERMAN/AP PHOTO
Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea está preocupada por el nuevo foco de tensión que se ha abierto entre Turquía y Chipre.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha participado en un acto en el que se anunciaba la reapertura de una zona de la costa de Chipre conocida como Varosha. Se trata de una zona militar que permanecía cerrada desde 1974, cuando Turquía ocupó el norte de la isla.

El Alto Representante de la UE, Josep Borrell, ha señalado que supone “una violación seria de los acuerdos de la ONU” y ha añadido que “dificulta aún más el proceso para resolver la crisis en el Mediterráneo oriental”.

Según Peter Stano, portavoz de la Comisión Europea, la pelota está en la tejado de Turquía. ”Si no vemos ningún esfuerzo sincero por entablar un diálogo constructivo y si continúan con sus provocaciones unilaterales, estamos preparados para discutir otras opciones, incluidas las opciones restrictivas. No nos conformaremos con la agenda positiva que la Unión Europea puso sobre la mesa para tratar con Turquía", ha explicado Euronews.

Los líderes europeos se han dado de margen hasta diciembre para que baje la tensión en el Mediterráneo oriental.

Pero algunos creen que Ankara quiere interferir en las elecciones locales que se abren este domingo y boicotear los esfuerzos para reunificar la isla.

"Esto en sí mismo, no es aceptable”, afirma Niyazi Kizilyurek, eurodiputado turcochipriota. “Y tampoco que Turquía interfiera en la campaña electoral de los turcochipriotas. Es una violación inaceptable de la resolución de la ONU sobre Varosha. Su objetivo político es apoyar a un líder que no quiere un acuerdo federal. Con esto, Turquía nos da una pista sobre sus intenciones de cara al inicio de las conversaciones".

La ONU está auspiciando una nueva ronda de negociaciones en Chipre. El último intento, fallido, por resolver el conflicto se remonta a 2017.