Última hora
This content is not available in your region

Peluquerías, bares o gimnasios británicos apuran sus últimas horas antes del confinamiento

euronews_icons_loading
Peluquerías, bares o gimnasios británicos apuran sus últimas horas antes del confinamiento
Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Último día en varias semanas en Reino Unido para poder cortarse el pelo. Así lo marca el nuevo confinamiento que entra en vigor este jueves y que entre otras muchas restricciones obliga al cierre de las peluquerías del país.

Hasta el próximo dos de diciembre tanto estos establecimientos como los gimnasios, los pubs o las tiendas de productos no esenciales deberán echar el cierre.

"Hemos ampliado nuestro horario de ocho de la mañana a ocho de la tarde", nos cuenta Richard Ward, dueño de la peluquería londinense Hair and Metro Spa. "El personal está trabajando a destajo, y hemos cancelado tanto los días libres como los festivos. Hemos recibido 1400 peticiones de reserva desde el sabado".

El Gobierno británico se ha visto obligado a este nuevo confinamiento nacional tras unas cifras que hablaban de más de un millón de contagiados desde el inicio de la pandemia y una curva que comienza a amenazar de nuevo con el colapso sanitario. En esta ocasión, los clientes ya saben lo que realmente significa confinarse, así que han tomado medidas.

"No quería tener que esperar tres meses como me sucedió la otra vez, fue una pesadilla, estoy contenta de haberlo solucionado antes de confirmarme", dice Chloe, clienta de la peluquería de Richar Ward. Para Corrine, otra clienta, "aquello fue muy duro. Así que reservé el lunes temprano para asegurarme de que podían atenderme hoy, ya que vivo en las afueras de Londres. He venido en coche desde fuera de Londres para hacerme un peinado antes de que cierren".

Con todo, el dueño de esta peluquería asegura haber sufrido grandes perdidas económicas con la actual situación y el inminente nuevo confinamiento con el que Reino Unido, a lo igual que otros países, espera afrontar las fiestas navideñas habiendo superado la segunda ola de coronavirus. Un objetivo tan complicado como necesario