Última hora
This content is not available in your region

Las heridas del atentado del Bataclán siguen vivas cinco años después para los supervivientes

Ceremonias de conmemoración del quinto aniversario de los ataques frente al Bataclán
Ceremonias de conmemoración del quinto aniversario de los ataques frente al Bataclán   -   Derechos de autor  Christophe Archambault/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El quinto aniversario de los atentados de París llega empañado por la situación de confinamiento de Francia y las restricciones que conlleva la pandemia de COVID-19. Los supervivientes del peor ataque terrorista en Francia esperaban una conmemoración más importante. Las heridas siguen bien presentes cinco años después.

Christophe Naudin, la frustración por unas celebraciones limitadas por la COVID-19

No es el quinto aniversario de los ataques del 13 de noviembre en París que el superviviente Christophe Naudin había imaginado, y le preocupa que eso pueda hacerlo aún más difícil.

Naudin estuvo en el concierto de Eagles of Death Metal en el Bataclan esa noche y se escondió en un pequeño almacén durante horas.

Su amigo íntimo fue uno de los 130 asesinados por terroristas en la sala de música y otros lugares de la capital francesa aquel fatídico 13/11/2015.

Cinco años después, dice que se siente bien pero no tan bien como esperaba, especialmente con los límites a los eventos de conmemoración debido a la pandemia de COVID-19.

"No podremos reunirnos [para marcar] este momento simbólico. Como mínimo, es frustrante y me preocupa un poco que en la mañana del 14 de noviembre y al día siguiente no me sienta muy bien", dijo Naudin a Euronews.

"Además de eso, se suma al reciente asesinato de Samuel Paty que fue muy impactante. Así que realmente había imaginado un quinto aniversario diferente", dijo Naudin.

Gregory Reibenberg: el quinto aniversario es sólo una fecha

Para otros supervivientes, aunque la pandemia hace que la situación sea difícil, la conmemoración sigue siendo sólo una fecha.

Grégory Reibenberg, el dueño del restaurante La Belle Equipe, uno de los lugares atacados, perdió a su esposa y a varios amigos cercanos esa noche.

Reibenberg dice que no le afecta demasiado la fecha específica y desde los ataques, ha renovado todo su restaurante.

"Es un lugar para vivir", dijo Reibenberg a Euronews, explicando que ahora la crisis de COVID-19 ha puesto las cosas más difíciles, especialmente después de las protestas y huelgas de los chalecos amarillos en París.

"Soy optimista y mantengo el ánimo. Pero no siempre es fácil", añadió sobre la situación actual.

Michel Euler/AP Photo
La gente pasa por el renovado café "La Belle Equipe" en París, el lunes 21 de marzo de 2016.Michel Euler/AP Photo

Seguir adelante, siempre

De hecho, el quinto aniversario de los atentados del 13 de noviembre se produce también en un momento de creciente tensión en Francia tras una serie de recientes atentados terroristas.

Para Naudin, que es profesor de historia y geografía, la reciente decapitación de Samuel Paty después de que impartiera una clase sobre la libertad de expresión es un recordatorio especialmente apremiante de la amenaza del terrorismo.

Naudin dice que era "consciente" de una "amenaza latente" para los profesores "que enseñan sobre el laicismo, la República y la igualdad", pero dijo que el asesinato de Paty "lo hacía un poco más concreto".

Naudin escribió recientemente un libro sobre su experiencia en el Bataclan llamado Journal d'un rescapé du Bataclan (Diario de un superviviente del Bataclan), el cual, según él, le permitió soltar su ira y poner en perspectiva lo que estaba sintiendo.

"Es como dar un paso atrás cada vez [que hay un ataque]", dijo Naudin, añadiendo que se debe en parte a la forma en que se identifica con las víctimas. Todavía piensa en el Bataclan todos los días, y en su amigo íntimo que fue asesinado allí.

Tras los recientes ataques, incluyendo un apuñalamiento en el exterior de la antigua sede de París de Charlie Hebdo y un ataque en la Basílica de Niza, el gobierno francés dijo que reforzaría la seguridad en ciertos sitios religiosos y en las escuelas.

Reibenberg dice que fuera de su restaurante, no ha habido ninguna seguridad adicional y que no cree que ayude a tener miedo. Nunca se ha sentido inseguro en su propio restaurante, dice. También escribió un libro sobre sus experiencias, Une belle équipe, llamándolo un "reflejo".

Naudin añade que muchos supervivientes siguen adelante: "Seguimos adelante. No nos curamos del todo, pero aprendemos a vivir con ello, que es lo que estoy haciendo", dijo Naudin.

Catherine Bertrand, dibujar para volver a existir

Crónicas de una superviviente. Es el título del libro que permitió a Catherine Bertrand a recuperar la apariencia de vida normal. Esta vida, se puso patas arriba en la noche del 13 de noviembre de 2015 en la salal Bataclan de París. Catherine estaba asistiendo al concierto cuando un comando irrumpió en la sala matando a 90 personas. Escapó, pero no ilesa. Cinco años después, sigue sufriendo de estrés postraumático. Su historieta gráfica se publicó dos años después de los atentados de París.

"Tuve que encontrar una manera de expresarme para decir: esto es lo que está pasando en mi cabeza. Tratando de hacer visible lo invisible. Y para eso dibujaba, empecé a dibujar pequeñas escenas que vivía en la vida cotidiana, ya fuera con mis colegas en la calle, en el metro, anotaba todo, dibujaba todo, escribía todo. »

También confía sus ansiedades, su fobia al transporte público, a las multitudes, a los ruidos repentinos...

Entrevista original con Catherine Bertrand, en francés

"Desorden de estrés postraumático, es un enorme grupo de síntomas. Especialmente los ruidos. Hay ruidos, portazos, cualquier cosa repentina, cosas que se caen, cristales que se rompen... Niños gritando en la calle, porque se divierten, porque son felices, bueno nosotros, bueno yo de todos modos, cuando oí los patios de la escuela en el recreo, niños gritando, tuve la impresión de que los estaban matando."

Francia conmemora hoy el quinto aniversario de los atentados de París en medio de las restricciones por la pandemia de coronavirus. Murieron 130 personas en una serie de ataques coordinados en lugares de ocio y vida nocturna, además de 7 terroristas.

Meses antes se había producido el ataque contra la redacción de Charlie Hebdo.