Última hora
This content is not available in your region

Francia se prepara para unas Navidades atípicas entre optimismo y prudencia

Access to the comments Comentarios
Por euronews
euronews_icons_loading
Francia se prepara para unas Navidades atípicas entre optimismo y prudencia
Derechos de autor  Francois Mori/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Se sabe que va a ser Navidad cuando los abetos empiezan a ser desenterrados. Dentro de pocos días estarán al calor de un hogar en Francia como en otros lugares del mundo.

Pero ahora mismo, los trabajadores de esta empresa de horticultura están cortándolos, empaquetándolos y metiéndolos en camiones bajo la atenta mirada de René Jonquille que dirige las operaciones.

René ha sido autorizado a vender sus árboles, normalmente corta alrededor de unos 12.000 ejemplares, pero este año las demandas han bajado drásticamente.

Muestra cierto optimismo pero a la vez está inquieto ante la incertidumbre creada por las restricciones impuestas por la pandemia.

"Se van a comprar abetos de Navidad, el único problema es que no sabemos donde la gente va a poder comprar estos árboles. No sabemos si van a poder desplazarse a nuestros puntos de venta, si van a comprarlos en las tiendas de jardinería, en los centros comerciales. No sabemos."

El año pasado, se vendieron cerca de 7 millones de árboles de Navidad en Francia, lo que supone unos 190 millones de euros.Y a pesar de la pandemia, los franceses no parecen querer cambiar sus costumbres.

Asi lo confirma esta ciuidadana de Lyon.

"Como siempre voy a pasar la Navidad en familia; pero sólo con los hijos y los nietos."

Y si el abeto marca las fiestas, el tronco de Navidad las endulza. Valentin Bonnin está preparando esta especialidad festiva de forma artesanal, en la capital francesa de la gastronomía, Lyon; en unas de sus pastelerías más emblemáticas, Bernachon.

En este establecimiento, la Navidad representa el 40% de las ventas y este año es crucial porque hasta ahora se vendió menos y esperan poder recuperar esas pérdidas como explica Valentin Bonnin.

"Nosotros hemos decidido hacer más o menos la misma cantidad que el año pasado. Pienso que la gente va a celebrar la Navidad como siempre y el tronco está anclado en la tradición. Pienso que es imprescindible.

Las tradiciones navideñas cobran otro valor con la pandemia, como resalta esta cliente.

"Pienso que es muy importante para el ánimo de los franceses"

Una pareja afirma que la Navidad sin la familia, no es Navidad; que hay que tener cuidado y que las mascarillas no impiden la proximidad.

Piensan que la gente tiene que ser responsable, pero a la vez se quejan de que las autoridades tratan a los ciudadanos como a niños.

A un mes de las Navidades, la gente ya está pensando en estas fiestas, porque es una bocanada de aire fresco para los franceses después de varias semanas de confinamiento. Pero el president francés, Emmanuel Macron, ha pedido a sus conciudadanos que sean responsables porque la magia de la Navidad no hará desaparecer la COVID-19, ni las dificultades del mes de enero.