This content is not available in your region

COVID-19 | Ahora que tenemos una vacuna ¿Cómo hacer para distribuirla entre la gente?

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey
Trabajadores muestran el proceso de la cadena de frío para el manejo de medicamentos y vacunas en el Centro Farmacéutico Swissport en Machelen, Bélgica, 25/11/2020
Trabajadores muestran el proceso de la cadena de frío para el manejo de medicamentos y vacunas en el Centro Farmacéutico Swissport en Machelen, Bélgica, 25/11/2020   -   Derechos de autor  Virginia Mayo/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

Se espera que los primeros europeos puedan obtener una vacuna COVID-19 ya a finales de año -la semana que viene en el caso de los británicos- después de que varias empresas farmacéuticas anunciaran ensayos clínicos concluyentes y el Reino Unido haya aprobado la vacuna de Pfizer/ BioNTech.

Así pues, parece que se ha encontrado una vacuna en un tiempo récord y ahora la atención se centra en el reto de distribuirla a la población mundial de 7.500 millones de personas.

Hablamos con dos expertos para saber cuáles son los principales obstáculos que deberán superar las autoridades sanitarias para que la vacuna sea distribuida en todos los rincones del mundo.

Capacidad de fabricación

Las tres vacunas candidatas requieren dos inyecciones, aunque curiosamente la Universidad de AstraZeneca/Oxford ha demostrado ser más efectiva cuando la primera inyección es de media dosis.

AstraZeneca ha anunciado planes para producir 3.000 millones de dosis durante el próximo año mientras que BioNTech/Pfizer planea fabricar 1.300 millones.

Estos objetivos "parecen ser factibles", dijo el Dr. Zoltan Kis, del departamento de ingeniería química del Imperial College de Londres. "Sin embargo, la demanda global al asumir 2 dosis por persona está lejos de ser satisfecha a finales de 2021."

Prashant Yadav, profesor de estrategia en la escuela de negocios INSEAD, dijo a Euronews que "podría tomar hasta dos años y medio fabricar las más de 10.000 millones de dosis necesarias para la cobertura mundial".

Temperatura de almacenamiento

"Las vacunas rutinarias se almacenan y distribuyen entre 2-8°C. Existe una infraestructura suficiente para el almacenamiento en frío y la distribución a ese rango de temperatura en los países de altos ingresos, y gracias a los esfuerzos de GAVI (la Alianza para la Vacunación), la Fundación Gates y el UNICEF, se ha creado también en África, el sur de Asia y otras regiones menos desarrolladas del mundo la capacidad suficiente para almacenar y distribuir vacunas entre 2-8°C", dijo Yadav.

El problema es que de las tres candidatas a vacuna hasta el momento, sólo una cae en ese rango de temperatura: la de AstraZeneca.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna tienen requerimientos de enfriamiento de -70°C y -20°C respectivamente.

"Las vacunas de Pfizer-BioNTech requieren una [infraestructura] de cadena ultracongelada que ni siquiera existe en la UE y en EE.UU., con la excepción de algunos centros médicos académicos y algunos centros de distribución especializados", añadió.

Pfizer ha desarrollado una caja de congelación especial que puede mantener la vacuna segura para su manipulación durante un máximo de 10 días, pero aún así, su distribución a "países de ingresos bajos y medios o zonas rurales de otros países es difícil debido a la falta de temperaturas de congelación adecuadas", dijo el Dr. Kis.

En cuanto a la vacuna Moderna, según Yadav, aunque "puede resistir entre 2 y 8°C durante unas pocas semanas", la capacidad de fabricación "no es tan grande".

"Por lo tanto, sus suministros no estarían disponibles fuera de los EE.UU., Canadá y la UE", añadió.

En general, el Dr. Kis, concluyó, "se considera que Europa y América del Norte tienen la mayor capacidad de distribución y almacenamiento de vacunas a bajas temperaturas, como -70°C, en relación con su población".

"Por otra parte, se considera que el África subsahariana está en la peor posición en lo que respecta a la distribución de vacunas a bajas y ultrabajas temperaturas", mientras que "los demás continentes se encuentran en algún punto intermedio", añadió.

Urbano frente a rural

Debido a las necesidades de enfriamiento que también afectarán al transporte, el acceso a la vacuna en las zonas rurales y remotas será más difícil que en las grandes ciudades.

Además, el embalaje de la vacuna de Pfizer está en contenedores de 1.000 dosis, según Yadav.

"Algunas clínicas rurales no tienen la capacidad de absorber tantas dosis en un corto intervalo de tiempo de 2 a 3 días. En las zonas rurales falta personal que pueda actuar como administrador de la vacuna.

"La administración de la vacuna también requiere EPP [equipo de protección personal] para el personal que administrará la vacuna y la cadena de suministro para entregar el EPP en zonas rurales es un desafío", también señaló.

Campañas de inmunización "muy difíciles"

"La administración de vacunas a los pacientes es otro proceso altamente complejo", dijo el Dr. Kis.

Esto se debe al tiempo necesario para inmunizar a las personas - incluyendo un período de recuperación de 10-15 minutos después de que la vacuna es administrada - y para registrar cada procedimiento correctamente.

El requisito de distanciamiento social y el "número limitado de médicos/vacunadores disponibles per cápita" -que es aún menor en los países de ingresos bajos y medios- agravan el problema.

"Además, la administración de la vacuna requiere un mayor grado de participación humana, por lo que en esta etapa pueden surgir problemas/cuestiones adicionales, especialmente si se tiene en cuenta que es necesario administrar dos dosis de vacunas por persona, por lo general con un intervalo de 3 a 4 semanas", añadió.