Última hora
This content is not available in your region

Hosteleros italianos se rebelan contra las restricciones y abren sus restaurantes para cenar

euronews_icons_loading
Hosteleros italianos se rebelan contra las restricciones y abren sus restaurantes para cenar
Derechos de autor  AP Photo/Antonio Calanni
Tamaño de texto Aa Aa

En Italia, un grupo de propietarios de restaurantes, frustrados ante las restricciones por la pandemia, las desafiaron este viernes y mantuvieron sus locales abiertos para cenar. Las medidas impuestas por el Gobierno antes de Navidad obligan a cerrarlos a las seis de la tarde y solo ofrecer comida para llevar. Y a partir de este sábado este servicio también quedará prohibido hasta mediados de febrero.

"Las restricciones nos están destrozando"

"Las restricciones que están imponiendo con la llamada emergencia están destrozándonos a todos tanto psicológica como económicamente", decía un cliente del restaurante romano Loste Ria, con mucho público la noche de autos.

Ayudas insuficientes para llenar la nevera

El dueño del negocio se lamenta de que las ayudas oficiales son insuficientes.

"Tengo tres hijos y una esposa, se queja Armando Minotti. "Estoy separado y durante tres semanas no he podido pagar la asignación a mi mujer para llenar la nevera y que mis hijos puedan comer. Hasta aquí hemos llegado".

Desde la otra punta de la capital italiana, el dueño de la pizzería Fuoco & Farina reivindicaba este acto de desobediencia civil ante una normativa que considera injusta.

"Seamos claros, no es que si yo abro hasta las diez de la noche como todos los demás cualquiera que venga aquí se contagia y cualquiera que vaya en autobús o a un centro comercial o a una tienda no se contagia, dice Max Vietri. "Si cierran todos los negocios, como hicimos en marzo, está bien. Pero no puedes hacerme cerrar a mí y dejar los demás negocios abiertos".

Más de 80.000 muertos por COVID

Desesperación plasmada en una campaña en las redes sociales bajo el hashtag #IoApro, yo abro.

Frente a ellos, las autoridades insisten en que hacerlo agravará la pandemia.

A pesar de las duras restricciones, más de ochentamil personas han fallecido ya en Italia por COVID.