Última hora
This content is not available in your region

¿Qué es el programa COVAX? ¿Está consiguiendo llevar vacunas contra la COVID a los países pobres?

Un trabajador sanitario prepara una dosis de Pfizer/ BioNTech - Archivo
Un trabajador sanitario prepara una dosis de Pfizer/ BioNTech - Archivo   -   Derechos de autor  Ted S. Warren/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

O nos vacunamos todos, o nos hundimos todos.

Es una dura advertencia sobre el futuro de la pandemia: sin el acceso global a las vacunas que salvan vidas, la COVID-19 nunca desaparecerá.

El virus ha viajado a todos los continentes y ha infectado a más de 100 millones de personas en todo el mundo en poco más de un año desde que se declaró por primera vez la emergencia sanitaria mundial.

Activistas humanitarios y expertos están dando la voz de alarma por las grandes diferencias en la distribución de vacunas entre los países más ricos y los más pobres del mundo.

Han criticado a los países ricos por acaparar la mayor parte de dosis de vacunas contra la COVID-19 mientras los países pobres se quedan sin vacunas, en una tendencia que ha continuado meses después de que las inyecciones estuvieran disponibles.

"Muy rápidamente, las diferencias entre países van a ser muy importantes y nuestra principal preocupación es que [los países ricos] van a empezar a vacunar a los grupos de menor riesgo con bastante rapidez a partir de mayo, mientras que en el otro lado del mundo, todavía no somos capaces de vacunar completamente a los trabajadores sanitarios", dice Alain Alsalhani, farmacéutico de vacunas de la Campaña de Acceso de Médicos Sin Fronteras (MSF).

Un estudio encargado por la Cámara de Comercio Internacional estimó que la economía mundial perdería 9,2 billones de dólares (7,6 billones de euros) si los gobiernos no consiguen que los países en desarrollo tengan acceso a las vacunas COVID-19.

Ya hemos comprobado que el virus no tiene fronteras, así que dejar países sin vacunas no parece una opción.

Los países de bajos ingresos dependen, por tanto, del esfuerzo mundial para asegurar las vacunas: el programa COVAX (formalmente conocido como el Mecanismo de Acceso Global a las Vacunas COVID-19), que está dirigido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante las Epidemias (CEPI) y Gavi, la Alianza para las Vacunas.

¿Pero es suficiente? Echamos un vistazo a la situación de las vacunas para los países en desarrollo.

¿Qué es COVAX?

La idea original de COVAX era coordinar las compras a nivel mundial para garantizar que los países más pobres no quedaran fuera de la carrera de las vacunas, un poco como lo está haciendo la Unión Europea.

El objetivo era evitar lo que está ocurriendo actualmente, en resumidas cuentas. En la práctica, según los expertos, ahora funciona más como un proyecto de ayuda humanitaria a los países pobres.

La iniciativa para acelerar el acceso a las vacunas COVID-19 se creó a finales de abril de 2020 y ahora planea distribuir más de 330 millones de dosis de vacunas a 145 países en una ronda inicial de distribución para junio de 2021.

Cubrirá una media del 3,3% de la población total de esos países, que van desde los ricos, como Canadá y Nueva Zelanda, que pagan las vacunas, hasta países como Siria y Yemen, que las reciben a través de donaciones internacionales.

"Tardó bastante en establecerse y, como tardó tanto, los países [ricos] no se sintieron seguros de comprar sus vacunas a COVAX y empezaron a negociar sus propios acuerdos bilaterales para asegurarse de que sus poblaciones tuvieran acceso a la vacuna", dice Antoine de Bengy Puyvallée, politólogo de la Universidad de Oslo.

"Por supuesto, eso jugó en contra de COVAX, porque competían por las mismas dosis".

Ahora, la iniciativa lleva meses de retraso con respecto a las naciones ricas, que compraron casi todas las primeras dosis. La OMS dijo a principios de este mes que el 90% de las vacunas contra la COVID-19 se habían administrado en los países más ricos.

En junio, muchos de esos países habrán vacunado a un porcentaje mucho mayor de su población que los países de menores ingresos.

El primer contrato de COVAX en agosto fue para que el Instituto de Suero de la India (SII) fabricara las vacunas candidatas de AstraZeneca y Novavax. Pfizer y BioNTech, que tenían su vacuna aprobada por los reguladores de antemano, sólo llegaron a un acuerdo a finales de enero con COVAX para proporcionar 40 millones de dosis, alrededor del 3% de lo que la empresa pretende producir en 2021.

Según algunos expertos no es inusual que los países pobres sean los últimos en la lista cuando salen nuevos medicamentos al mercado. Afirman que a menudo hay retrasos en la llegada de los medicamentos a los países de bajos ingresos.

Pero "es una situación muy singular que en realidad sólo los países que pudieron pagar son los que tienen las vacunas", dijo Alsalhani de MSF. "En circunstancias normales, el mercado de vacunas no funciona así".

¿Por qué algunos países ricos reciben vacunas a través de COVAX?

El programa consta de dos partes: una para 98 países que pagan sus propias vacunas y otra llamada COVAX AMC para 92 países de ingresos bajos y medios que van desde Nigeria, India y Ucrania hasta Siria, Afganistán y Yemen.

El objetivo es vacunar a "al menos el 20% de la población" de estos países de bajos ingresos para finales de 2021, con el fin de lograr "un impacto muy significativo para detener la propagación de la pandemia", dijo un portavoz de Gavi a Euronews.

Canadá es actualmente el único país del G7 que recibirá vacunas a través de COVAX y fue objeto de críticas en su país al preguntarse si estaba tomando vacunas de los países pobres.

"Nuestra máxima prioridad es garantizar que los canadienses tengan acceso a las vacunas", dijo la ministra de Desarrollo Internacional del país, Karina Gould, a la CBC, señalando que Canadá es el segundo mayor contribuyente a COVAX AMC.

"Nuestra posición siempre ha sido que sabemos que tenemos que conseguir vacunas para los canadienses, pero también tenemos que conseguirlas para el mundo".

Aunque al pagar por las vacunas a través de COVAX los países ayudan al programa a conseguir acuerdos de fabricación con las empresas farmacéuticas, los críticos dicen que los países que ya tienen acuerdos bilaterales deberían esperar.

"El problema es que algunos de los países de renta alta tienen acuerdos bilaterales y ya han empezado a recibir dosis", dijo Alsalhani.

De Bengy Puyvallée dijo que cree que el deseo de ayudar a otros países, por un lado, y de vacunar a sus propias poblaciones, por otro, crea "un dilema para los Gobiernos".

Así, llegar a acuerdos bilaterales al tiempo que se apoya a COVAX es una "política ambigua", que "ha socavado en cierto modo el enfoque global al mismo tiempo", añadió.

La UE ha llegado a acuerdos para vacunar a toda su población dos veces, pero también ha aportado unos 850 millones de euros para apoyar a COVAX. También han recaudado dinero para ayudar a países europeos no pertenecientes a la UE a acceder a las vacunas.

Serbia comenzó a vacunar a su población desde el principio, confiando principalmente en la vacuna china.

Muchos países de los Balcanes confían en COVAX para sus primeras dosis, incluida Bosnia y Herzegovina, que ya ha empezado a recibir refrigeradores de UNICEF para almacenar la vacuna de Pfizer/BioNTech que adquirieron a través de la iniciativa.

Vacunar a mucha gente en unos pocos países, dejando el virus sin control en grandes partes del mundo, hará que surjan más variantes
Jeremy Farrar
Director de Wellcome

La desigualdad de las vacunas podría causar más problemas en el futuro

Muchos expertos y activistas humanitarios están presionando para que las vacunas se distribuyan de forma más equitativa, advirtiendo que si los países en desarrollo no tienen acceso a las vacunas, esto podría causar grandes problemas en el futuro.

"Vacunar a mucha gente en unos pocos países, dejando el virus sin control en grandes partes del mundo, hará que surjan más variantes", dijo el doctor Jeremy Farrar, director de la organización benéfica Wellcome, en un comunicado.

"Cuantas más variantes surjan, mayor será el riesgo de que el virus evolucione hasta un punto en el que nuestras vacunas, tratamientos y pruebas dejen de ser eficaces".

El director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, también advirtió que el mundo estaba "al borde de un fracaso moral catastrófico", al constatar que los países ricos lanzaban la vacunación meses antes que los países en desarrollo.

"No es justo que los adultos más jóvenes y sanos de los países ricos sean vacunados antes que los trabajadores sanitarios y las personas mayores de los países más pobres", añadió.

Muchas organizaciones humanitarias abogan por poner en marcha un esfuerzo más justo, instando al Reino Unido y a la UE a donar dosis antes de vacunar a los adultos más jóvenes.

Brandon Locke, director de política y defensa de la campaña ONE, dijo que en lugar de vacunar al 70% de la población antes del verano, como pretende hacer la UE, los países deberían "reevaluar" y "compartir algunas de estas dosis con los países de menores ingresos, no después de vacunar a toda nuestra población, sino ahora que estamos vacunando a nuestros propios trabajadores sanitarios".

"Eso es lo que realmente va a ayudar a detener y frenar el virus", dijo Locke.

Aumentar la producción y la fabricación

Pero también se trata de aumentar la producción de estos preciados medicamentos.

Una de las formas en que muchos países esperan hacerlo es presionando a las empresas farmacéuticas para que sean más transparentes y compartan información con el resto del mundo.

Sudáfrica e India han pedido a la Organización Mundial del Comercio que suspenda las leyes de propiedad intelectual para aumentar los conocimientos y algunos dicen que es necesario un mayor esfuerzo para que el sector privado, que recibió grandes cantidades de dinero público, forme a otros en el uso de su tecnología.

"Está claro que el enfoque habitual que estamos adoptando en cuestiones realmente delicadas como la propiedad intelectual, los derechos de competencia y la forma de trabajar con las empresas farmacéuticas, no está funcionando", dijo Locke.

"Tenemos que buscar una solución a largo plazo para este problema... no hay ninguna razón legal, ética o racional para no hacerlo".