Última hora
This content is not available in your region

El gran avance de la inmunización en Gibraltar permite atisbar el futuro de una Europa vacunada

El Peñón de Gibraltar fotografiado desde la ciudad española de La Línea el lunes 4 de enero de 2021.
El Peñón de Gibraltar fotografiado desde la ciudad española de La Línea el lunes 4 de enero de 2021.   -   Derechos de autor  Emilio Morenatti/AP
Tamaño de texto Aa Aa

El Peñón de Gibraltar, el minúsculo enclave británico situado en la costa sur de España, se vio muy afectado por la pandemia del coronavirus este invierno, pero ahora se ha convertido en uno de los lugares más abiertos de Europa.

Con una población densamente apiñada y el frecuente movimiento de personas a través de la frontera desde España, el COVID-19 infectó a 4.000 de sus 33.000 residentes, causando la muerte de 93 personas.

La población, pequeña pero concentrada, que hizo que el coronavirus fuera tan peligroso allí, también ha ayudado al despliegue de su campaña de vacunación, y el Gobierno espera haber vacunado a todos los residentes mayores de 16 años a finales de este mes.

El éxito de la campaña de vacunación se debe en gran medida a los envíos de dosis de Pfizer-BioNTech desde el Reino Unido.

Esto ha supuesto una reciente flexibilización de las restricciones, y podría ser un anticipo de lo que el Reino Unido espera ver cuando un porcentaje suficientemente alto de sus 66 millones de residentes haya sido vacunado.

"El hecho de estar fuera durante la noche parecía muy surrealista"

Los ciudadanos de Gibraltar pueden ahora disfrutar de comidas fuera -con alcohol- con más amigos. El toque de queda va desde la medianoche hasta las 5 de la mañana, pero podría levantarse por completo el 25 de marzo si las cifras se mantienen bajas.

"Reservé inmediatamente una mesa para cenar en el Piccadilly Gardens", cuenta el funcionario Jared Negron a Euronews.

"Obviamente, fui a cenar con mi burbuja social. La comida, el ambiente y el hecho de salir por la noche me parecieron muy surrealistas".

Dice que espera que el verano sea "bueno y libre de COVID" allí, con muchos turistas vacunados que impulsen la economía.

En la actualidad, los ciudadanos o residentes de Gibraltar pueden entrar, así como los que tienen que trabajar en el Peñón, pero hay estrictos controles sanitarios, especialmente para los que han estado en un país de riesgo, que deben pasar la cuarentena.

Sin embargo, todo esto podría cambiar pronto, ya que el territorio espera el regreso del turismo, una industria clave.

Con las pocas restricciones que quedan actualmente, la artista Makedonda Shutova espera que se levante otra: "El paso adicional que me gustaría dar es dejar de llevar mascarilla. Echo de menos las caras bonitas y las sonrisas de la gente. La mayoría de las mascarillas son solo de tela con algún filtro y no creo que tengan ningún efecto, sobre todo con el calor que hace".

Otro funcionario, Stuart Greene, dijo a Euronews que había salido con su familia a disfrutar de una comida, y luego había ido de compras a la ciudad.

"Aparte de llevar mascarillas al comprar en la ciudad, parecía que habíamos vuelto casi a la normalidad", dice.

AP Photo
Una mujer se sienta fuera de un bar, en Gibraltar, el jueves 4 de marzo de 2021.AP Photo

"Estar vacunado no es en absoluto una carta blanca"

Pero la lucha de Gibraltar por recuperar la normalidad no ha hecho más que empezar. Todavía se enfrenta a los numerosos retos que supone la reapertura en un mundo globalizado con un acceso desigual a las vacunas y la aparición de nuevas variantes del virus.

La ministra de Sanidad, Samantha Sacramento, ha estado trabajando en planes de contingencia, entre los que se encuentra el de completar las vacunas con un refuerzo.

"Estar vacunado no es en absoluto una carta blanca para luego comportarse sin ninguna restricción. Pero también hay que volver a ser un poco más humanos, poder respirar aire fresco", dijo la ministra en un despacho situado en el hospital local.

"Es la 'Operación Libertad', pero con precaución", añadió.

Encontrar ese equilibrio puede ser complicado para un territorio vinculado tanto a España como al Reino Unido. Como territorio británico, Gibraltar ha recibido cinco envíos de vacunas de Londres, en su mayoría la de Pfizer-BioNTech. También se ha reservado un puñado de vacunas de AstraZeneca para aquellos posiblemente vulnerables a reacciones alérgicas graves.

La ampliación de los limitados vuelos de Gibraltar con el Reino Unido, que también está desplegando las vacunas a gran velocidad, podría hacerse en teoría imponiendo pruebas y cuarentenas a la entrada. Pero la variante del virus contagioso encontrada por primera vez en Reino Unido ha sido motivo de preocupación.

En España, las restricciones han controlado una oleada de coronavirus a finales de año que puso a prueba a los hospitales públicos. Pero, al igual que gran parte de la Unión Europea, España está luchando con un lento despliegue de vacunas que espera inmunizar a 33 millones de residentes, o el 70% de su población.

La mayoría de los gibraltareños están deseando viajar. Con una superficie de sólo 6,7 kilómetros cuadrados -un territorio solo un poco más grande que El Vaticano y Mónaco, la mayor parte dominada por la imponente presencia de su famoso Peñón-, Gibraltar puede resultar a veces claustrofóbico.

"Llevo un par de meses en el Peñón sin haber pisado España. Eso es una parte importante de nuestras vidas, cruzar la frontera, visitar nuevas ciudades cada fin de semana. Eso es lo que más me apetece", dice Christian Segovia, un ingeniero de 24 años que trabaja en una empresa de transporte.

Con más de 15.000 personas totalmente vacunadas y otras 11.000 a la espera de su segunda dosis, se está llamando a personas de 20 años para que se vacunen por primera vez. Los no gibraltareños que vienen a trabajar en la sanidad o en otros empleos de primera línea ya están vacunados, y las autoridades intentan ahora inocular a todos los trabajadores transfronterizos restantes.

Vanesa Olivero se desplaza todos los días, cruzando a pie la pista de aterrizaje del aeropuerto que separa Gibraltar de La Línea de la Concepción, en España. Unos 15.000 trabajadores hacían el mismo viaje antes de la pandemia, pero el número es menor ahora porque el turismo sigue cerrado.

Esta mujer de 40 años, que vende tabaco y licores en una de las muchas tiendas libres de impuestos de Gibraltar, dice que no puede esperar a vacunarse porque enfrentarse a los clientes la pone en peligro. Sufre de asma, tiene dos hijas y familiares mayores a los que cuidar.

"Sólo dime dónde y cuándo y presentaré mis dos brazos", bromea Olivero. "Quiero que todo esto termine, volver a la normalidad, poder dar un abrazo, dar un beso, ir a tomar unas copas con los amigos".

Fútbol con aficionados: primera prueba para la reanudación de los eventos masivos

Gibraltar ha emitido tarjetas de vacunación a las personas que se vacunan por segunda vez. También está desarrollando una aplicación que almacena los datos de las vacunas y los resultados de las pruebas y que las autoridades quieren vincular con otras plataformas en otros lugares para reactivar los viajes internacionales. Los críticos, sin embargo, dicen que estos pasaportes discriminan a quienes no pueden acceder a las vacunas, especialmente en los países más pobres.

Gino Jiménez, presidente de la Asociación de Hostelería de Gibraltar, alberga algunas dudas, pero da la bienvenida a la aplicación si eso ayuda a recuperar a los turistas extranjeros. Su restaurante, un popular lugar de encuentro local para desayunar y almorzar, está siguiendo las directrices sanitarias para hacer retroceder a los que "todavía están tanteando el terreno para ver si es seguro salir".

"Somos una comunidad muy unida y muy sociable. Y no hay nada como sentarse alrededor de la mesa a tomar un café y hablar", dice Jiménez, que está presionando al Gobierno para que vacune rápidamente a los casi 2.000 empleados de restaurantes y pubs, la mayoría de ellos españoles.

Los camareros llevan dos mascarillas, las mesas se reservan para un máximo de seis personas y no hay venta de alcohol por la tarde.

Tras la reapertura de los colegios, el retraso del toque de queda nocturno de las 22:00 a las 24:00 horas y el levantamiento de la obligatoriedad del uso de mascarillas en las zonas de baja densidad y no comerciales, el próximo gran acontecimiento que espera el Peñón es el partido de fútbol de Gibraltar contra Holanda el 30 de marzo. El partido de clasificación para el Mundial será una prueba para la reanudación de los eventos masivos, permitiendo un 50% de capacidad en los estadios y exigiendo a los aficionados que demuestren su inmunidad.

Mientras esperan, los gibraltareños disfrutan de su nueva normalidad. En la Contraguardia de Chatham, un bastión defensivo del siglo XVIII convertido ahora en una franja de pubs y restaurantes, una docena de compañeros del equipo de hockey Collegians Gibraltar celebran entre pintas su primer entrenamiento desde noviembre.

"Esto es lo que es la normalidad... poder tomar una cerveza con los tuyos", dijo Adrián Hernández, de 51 años. "¡Dios, me he perdido esto!".