Última hora
This content is not available in your region

Europa pisa el acelerador de las vacunaciones

euronews_icons_loading
Europa pisa el acelerador de las vacunaciones
Derechos de autor  Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Largas colas a las puertas del emblemático Estadio de Francia, al noreste de París, en su primer día como centro de vacunación... Tiene capacidad para vacunar a unas diez mil personas por semana y es uno de los doscientos megacentros que ha abierto el Gobierno francés para acelerar la campaña de vacunaciones contra la COVID-19, que ha puesto los hospitales al límite de su capacidad.

"Estuve esperando hora. Llegué puntual a mi cita, diez minutos antes, y tuve que esperar una hora. Es demasiado para los que nos hacemos mayores", se quejaba un jubilado.

"A menudo, nos piden la vacuna de Pfizer", explica un joven encargado de concertar las citas, "Y nos estamos quedando sin Pfizer, pero hay gente que tiene cierta reticencia a la vacuna de Moderna".

España también está acelerando su campaña de vacunación de cara al verano. Su objetivo es que 33 millones de españoles hayan sido inmunizados a finales de agosto".

"Aun debemos protegernos y esto es lo que me gustaría trasladar al conjunto de compatriotas: no podemos bajar la guardia, no lo podemos hacer aún, no podemos relajarnos todavía, por tanto pido un esfuerzo más", afirmaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Alemania tampoco quiere quedarse atrás. Durante la Semana Santa, ofreció vacunarse con AstraZeneca a los mayores de sesenta años sin necesidad de recibir la convocatoria de las autoridades . Desde el martes, unos 35.000 médicos de cabecera pueden inocular vacunas a sus pacientes, aunque la mayoría lo harán a partir del próximo lunes.

"La incorporación de las consultas médicas es el elemento más importante de todo este puzle. Si lo hubiéramos hecho desde el principio, habríamos llegado más lejos", sentencia Oliver Funken, médico de cabecera.

Mientras tanto, Hungría, que hace unas semanas era uno de los países más castigados por la pandemia, ha comenzado este miércoles a levantar algunas de las restricciones tras vacunar a una cuarta parte de sus más de diez 10 millones de habitantes. A diferencia de otros países de la UE, también está utilizando vacunas de Rusia y China.