Última hora
This content is not available in your region

Irán guarda silencio sobre las causas del nuevo incidente en la instalación nuclear de Natanz

euronews_icons_loading
Natanz es una instalación de unos 100.000 metros cuadrados construida ocho metros bajo tierra.
Natanz es una instalación de unos 100.000 metros cuadrados construida ocho metros bajo tierra.   -   Derechos de autor  Organización de la Energía Atómica de Irán vía AP - (Archivo)
Tamaño de texto Aa Aa

La Organización de la Energía Atómica de Irán informó hoy de "un incidente" en la instalación de enriquecimiento de uranio de Natanz, blanco de un sabotaje el pasado julio y donde este sábado se inauguraron nuevas centrifugadoras.

El portavoz de la agencia Behruz Kamalvandí dijo a los medios estatales que el incidente "no provocó heridos ni contaminación" y que sus causas están "bajo investigación".

El suceso, del que Kamalvandí no ofreció detalles, se registró en una zona de la red de distribución eléctrica de Natanz, donde el 2 de julio de 2020 hubo una explosión en una sala de montaje de centrifugadoras avanzadas.

En Natanz, una instalación de unos 100.000 metros cuadrados construida ocho metros bajo tierra, las autoridades iraníes inauguraron ayer un centro de montaje de centrifugadoras de nueva generación, en violación del acuerdo nuclear de 2015.

El complejo nuclear Shahid Ahmadi Roshan de Natanz, ubicado en el centro de Irán, es uno de los sitios que está siendo monitoreado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en virtud del acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias.

Para salvar este acuerdo y lograr el regreso al mismo de Estados Unidos, que se retiró en 2018, e Irán, que comenzó a incumplir sus compromisos en 2019, se han celebrado reuniones en Viena estos últimos días, que continuarán la próxima semana.

¿Incidente o sabotaje?

En julio del año pasado, la instalación de enriquecimiento de uranio de Natanz fue blanco de un sabotaje, sufriendo una explosión en la sala de montaje de las centrifugadoras. Varias fuentes iraníes culparon a Israel del ataque, acusación que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, negó rotundamente.

El incidente de este sábado, que se registró en una zona de la red de distribución eléctrica, no descarta la misma teoría.

El jefe de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Alí Akbar Salehí, aseguró anoche en una entrevista televisada que están trabajando "día y noche para llevar todas las salas sensibles al corazón de la montaña" para protegerlas de posibles ataques.