Última hora
This content is not available in your region

La copia más fiel del David de Miguel Ángel la ha hecho una máquina

euronews_icons_loading
La copia más fiel del David de Miguel Ángel la ha hecho una máquina
Derechos de autor  AP Photo
Por Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La reproducción más fiel del David de Miguel Ángel la han hecho las máquinas. Investigadores de la Universidad de Florencia han colaborado con técnicos de "Hexagon", una multinacional sueca especializada en tecnología de medición de precisión, para realizar una impresión 3D de la enorme escultura.

El proyecto, que comenzó hace varios meses, consta de tres fases: el escaneo de la estatua para crear un gemelo digital tridimensional, la impresión en 3D de las distintas piezas y el perfeccionamiento y montaje de las mismas por parte de los restauradores.

"En este momento, estamos tratando el revestimiento de piedra (polvo de mármol) de la impresión 3D, que es un material acrílico. Lo estamos recubriendo de piedra en primer lugar, para darle la apariencia del David de Miguel Ángel, y luego para caracterizarlo, para plasmar en la superficie esas grietas, fracturas, manchas, abrasiones, las partes más o menos lisas, y así dar alma a lo que en realidad es una copia que se ha transformado de digital a materia física", cuenta Nicola Salvioli, jefe de restauradores.

"Gracias a la realización de esta primera fase, dispondremos de un gemelo digital que nos servirá no sólo para registrar todos los estudios previos sobre la estructura, que son muchos, sino también para evaluar el estado actual de conservación de la obra y para registrar todos los estudios que se puedan realizar en el futuro y convertirlo en un verdadero archivo que pueda contar la historia de David", explica Grayia Tucci, coordinadora del David 3D Project__.

Mientras que el gemelo en 3D se convertirá en la estrella del pabellón de Italia en la reprogramada Expo 2020 de Dubai el próximo mes de octubre, el David original espera el regreso de los más de 1,5 millones de visitantes que acudían cada año a la Galería de la Academia de Florencia procedentes de todo el mundo, antes de la pandemia de coronavirus.