Última hora
This content is not available in your region

El estrés y cansancio del día a día de los sanitarios en una UCI de Berlín

euronews_icons_loading
Euronews
Euronews   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El personal sanitario continúa siendo bajo. Y el que hay, está exhausto.

Llevan más de un año en una lucha sin tregua contra la COVID-19, algo que el doctor Tobias Klöper y su equipo conocen demasiado bien.

El desafío de gestionar el estrés de larga duración

"Es el caso en el que piensas solo va a durar unas pocas semanas más", cuenta Klöper. "Luego son un par de semanas más y otras dos más. Tienes un alto nivel de estrés y piensas que hay una meta. Podría mejorar otra vez. Pero lo que realmente hemos aprendido en este año es: no, esto no acabará tan rápido. Y es todo un desafío gestionar este estrés de larga duración con el que no contábamos".

En la unidad de cuidados intensivos de esta clínica de Berlín seis de las doce camas están ocupadas por pacientes con coronavirus.

Como en otros centros, la falta de personal pesa mucho.

El portavoz del Gobierno alemán explica en el tweet la ley de 'freno de emergencia'

Sin personal suficiente

"Ves a menudo que esta terapia en la que se permanece boca abajo puede ayudar a la gente. Pero necesitas un número increíble de personal para esto. No resulta fácil darle la vuelta a los pacientes con todo el material médico que tienen. Y además de los pacientes de COVID-19, también tratamos a todos los otros pacientes", continúa Klöper.

El aumento del número de personas en UCI también obliga a clínicas como esta a reducir sus tratamientos habituales. La tercera ola ha traído nuevos retos.

El paciente más joven tiene 33 años

"El promedio de edad de los enfermos de COVID de las unidades de cuidados intensivos ha bajado notablemente", explica la corresponsal de Euronews Kate Brady. "La mayoría de ellos tienen ahora entre cuarenta y sesenta años. Los pacientes más jóvenes se enfrentan a menudo a tratamientos más largos, con ingresos hospitalarios más largos, lo que aumenta la presión. El enfermo de coronavirus más joven que hay ahora aquí tiene solo 33 años.

"Respecto al trabajo que vemos aqui la situación se mantiene tensa", continúa el doctor Klöper. "El destino de las personas sigue siendo dramático. Detrás de cada uno de los pacientes que está aquí hay una familia. Hay familiares, hay una persona. Y cada persona que está aquí tumbada... Al final, eso es de lo que se trata".