Última hora
This content is not available in your region

"Vacaciones pendientes", la iniciativa solidaria que salvó un Bed and Breackfast en Nápoles

euronews_icons_loading
Habitación del "Bed And Breackfast" de Fabrizio De Lella en Nápoles
Habitación del "Bed And Breackfast" de Fabrizio De Lella en Nápoles   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Italia vuelve poco a poco a la ansiada normalidad con la apertura de bares, restaurantes, museos y cines. Pero hay un sector que sigue cargando con el peso de las restricciones de la pandemia: la industria del turismo. Los negocios han desaparecido y muchos luchan por sobrevivir.

Visitamos el hotel tipo "Bed And Breackfast" de Fabrizio De Lella en Nápoles. Hace un mes, Fabrizio decidió cerrar definitivamente su B&B en el centro de la ciudad. A pesar de ser uno de los alojamientos más valorados de Italia y de Europa desde su apertura hace 10 años, su mujer y él no veían otra solución.

Las restricciones por la pandemia hicieron que ningún turista entrara por su puerta durante casi 14 meses. Pero entonces la cultura y la tradición vinieron en su ayuda y ha encontrado una forma original de mantenerse a flote.

"Hemos inventado las "vacaciones pendientes", que te dan la posibilidad de reservar unas vacaciones en nuestra estructura para ti o tus amigos, desde hoy hasta los próximos dos años. Incluso con un pequeño anticipo, la gente sabe que, una vez terminada esta pesadilla, el primer lugar al que irán de vacaciones será Nápoles", explica el propietario.

La gente de Nápoles tiene la tradición de comprar un café para ayudar a los que no pueden, la iniciativa se llama "café pendiente", y ahora la misma generosidad se aplica a Fabrizio para asegurarse de que su B&B sobrevive a los tiempos difíciles.

Desde el "café pendiente" a las" vacaciones pendientes" hay una forma de redescubrir la belleza de las relaciones entre personas que están lejos unas de otras y que han estado aisladas por la pandemia durante mucho tiempo.

Y la respuesta a la petición de ayuda de Fabrizio fue sorprendente: 15.000 euros en "vacaciones pendientes" recaudados en 15 días.

De Lella asegura que "lo más bonito de todo es que ya no tenemos que cerrar. Nuestro sueño continúa. Además, volvemos a ser una comunidad porque recibimos dinero de todos nuestros clientes de todo el mundo, desde Brasil hasta Holanda, desde América hasta Australia, desde Polonia hasta Suiza. Nos enviaron su apoyo desde cualquier lugar".

Hasta 12.000 B&B han tenido que cerrar sus puertas en Nápoles en el último año. Un próspero sector turístico casi completamente aniquilado por la pandemia. Sólo 2.000 sobreviven y el de Fabrizio es uno de ellos, gracias a la ayuda de las tradiciones locales y de los amigos internacionales.