Última hora
This content is not available in your region

Angola | "El golf es para todos, no importa la clase social", la inspiradora historia de Manucho

Por Euronews
euronews_icons_loading
Angola | "El golf es para todos, no importa la clase social", la inspiradora historia de Manucho
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Víctor Marcal nunca hubiera imaginado en lo que llegaría a convertirse. Hoy sale al campo, donde ha perfeccionado sus habilidades gracias a Manuel Pedro, un entrenador de renombre conocido como el "padre del golf angoleño".

Víctor ahora está lejos de sus humildes comienzos cuando, de niño, observaba a otros golfistas desde la distancia y recuperaba sus bolas.

"En algún momento me preguntaron: ¿también quieres aprender a jugar?, dije que sí, que quería aprender. Haz un tiro, dijeron. Hice uno y a partir de ahí empezó todo", relata.

Se trataba de una pareja de franceses que tomaron a Víctor bajo su ala. Le ayudaron a aprender a jugar al golf... Y más tarde, le regalaron parte del equipo.

A medida que crecía su interés y confianza en este deporte, Víctor y otros se convirtieron en caddies. Logrando compartir el campo con el profesor Manuel Pedro. Victor es ahora conocido cariñosamente como "Manucho".

"Les dimos la oportunidad de empezar a competir, primero en torneos de caddies, luego en torneos de caddies y jugadores. Luego recibieron formación. Independientemente de la formación que ya tenían, que era como caddie, empezaron a recibir formación de jugadores. Fue en ese momento cuando Manucho destacó entre los demás, Manucho era el 'número uno' en el grupo. Así fue como Manucho se dio a conocer", dice a Euronews Manuel Pedro.

Ahora campeón nacional, Manucho recuerda los primeros tiempos de sus comienzos. Cuando, en su casa de Luanda, no tenía equipo y se veía obligado a improvisar.

"Tomamos una varilla como ésta, la doblamos una vez e hicimos lo mismo en otra, para agarrar y sostener. Inventamos unas bolas que tampoco teníamos. Cogimos los corchos y las tapas de las botellas de vino. Y con madera hicimos el suelo. Luego realizamos los golpes", explica Manucho que a sus 38 años, cuenta con más de 60 títulos de campeón en Angola.

Cuando no está en el campo de golf, Manucho trabaja como chófer para un banco. Pero el deporte nunca está lejos de las conversaciones en el coche.

"Víctor es un gran tipo. Un tipo muy humano, le gusta la gente.... Es el campeón de Angola. Es muy bueno en su trabajo, incluso como conductor y jugador de golf", asegura Alexandre Chivinga, un colega de trabajo.

El golf profesional sigue creciendo en Angola, con infraestructuras y equipos en desarrollo. Pero Manucho espera inspirar a otros, rompiendo los estereotipos tradicionales.

"Los chicos a los que a veces enseño me han preguntado muchas veces: '¿pero este juego es sólo para gente que viste bien? No, no lo es. Yo les digo, 'si tú también te haces profesional, te vestirás así y seguirás siendo la misma persona que eres y no cambiará nada... El golf es para todos, no importa de que clase social vengas".

"No me detendré aquí. Me esforzaré más. O bato el récord en Angola y me quedo en Angola, o bato el récord en Angola y consigo, algún día, hacer una trayectoria fuera de Angola".