Última hora
This content is not available in your region

La equinoterapia se populariza con los efectos psicológicos provocados por la pandemia

Access to the comments Comentarios
Por Carlos Marlasca
euronews_icons_loading
Sesión de equinoterapia en las afueras de Madrid, mayo de 2021
Sesión de equinoterapia en las afueras de Madrid, mayo de 2021   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Dos días a la semana, Alicia Rodrigo hace terapia con caballos. Empezó hace medio año, buscando una solución a sus problemas de conducta y autoestima: “Me relaja mucho venir aquí y estar con Maui. Luego también el hecho de tener una obligación de tener que cuidar a un animal pues es súper importante, la autoestima que te da estar encima de un caballo.”

La actividad debe ser llevada por profesionales en las patologías que se tratan. Además, se crea lo que se conoce como binomio, es decir, se escoge el caballo que mejor se adapta a las necesidades del paciente. Mara Solano es fisioterapeuta en la asociación Al Paso y detalla que en cada sesión "lo que vamos a hacer es trabajar objetivos terapéuticos que necesite nuestro paciente, objetivos del área motora, cognitiva o del lenguaje y lo que vamos a hacer es trabajarlos introduciendo el caballo y todo a través de material didáctico o a través del juego.”

Cada sesión dura alrededor de una hora. El coronavirus ha impulsado la terapia con caballos, una actividad al aire libre y con menos riesgo de contagio. En la asociación Al Paso ha habido un aumento de la demanda de alrededor del 30%.

Uno de cada cinco españoles se ha sentido deprimido por la pandemia. La equinoterapia está indicada para este problema, pero también para el autismo, la parálisis cerebral infantil o la esclerosis múltiple. Lo hace por dos vías, como explica Bárbara Clement, psicóloga y presidenta de la asociación El Paso: “Por un lado estaría el caballo y el movimiento que tiene, los impulsos rítmicos y el calor que transmite a los que van subidos, y por otro lado estaría el vínculo afectivo que se crea con los niños o con los adultos que los montan.”

Con el tiempo y la dedicación necesaria, también los familiares notan las mejoras. La madre de Alicia, Carmen Zapatero, asegura que "conmigo tenía una buena relación, pero sí que es verdad que con otros miembros de la familia podía chocar más, y ha encontrado esa energía positiva que le da el trabajar con los caballos.”

Finalmente, Alicia ha encontrado una buena forma de mejorar su vida y crear nuevos vínculos afectivos.

Periodista • Carlos Marlasca