Última hora
This content is not available in your region

La pandemia ha favorecido el retorno del diálogo social

euronews_icons_loading
A woman checks fruit and vegetables at the Cebada market in Madrid
A woman checks fruit and vegetables at the Cebada market in Madrid   -   Derechos de autor  GABRIEL BOUYS/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La crisis provocada por la pandemia ha reactivado el diálogo social entre patronal y sindicatos.

Según un informe del Instituto Sindical Europeo, más de 30 sectores han encontrado puntos de entendimiento frente a las restricciones.

Veamos un ejemplo: la industria alimentaria tardó tan sólo diez días en emitir una declaración conjunta. "Nos dimos cuenta de inmediato de que el sector agrícola y la industria que procesa los alimentos eran dos sectores esenciales. Y por lo tanto, de que tenía mucho sentido trabajar juntos y acordar una estrategia conjunta para que el sector pudiera seguir funcionando”, explica Enrico Somaglia, Secretario General de EFFAT, Federación Europea de Sindicatos de la Alimentación, la Agricultura y el Turismo.

Para la organización FoodDrinkEurope, que representa a unas 300.000 empresas alimentarias, esta cooperación permitió a su vez convencer a las autoridades y evitar que se interrumpiera el suministro. “Vemos cada vez más que el objetivo es alcanzar compromisos. Si uno llega sólo con la posición de su de organización no ayuda mucho. En cambio, si llega con el compromiso que la organización ha alcanzado con los actores sociales y con otros actores de la cadena, eso es de hecho lo que funciona", afirma Evelyne Dollet, Directora de FoodDrinkEurope.

Otros sectores como el transporte, la pesca, la cultura o el fútbol también lograron pedir medidas de seguridad sanitaria y medidas financieras con una sola voz.

Además, este diálogo, ha revelado el papel fundamental de los trabajadores no asalariados. “Se ha tenido que tomar en consideración a los autónomos, proveedores, subcontratistas... También a los trabajadores desplazados, los temporeros por ejemplo. En fin, todos los trabajadores a los que generalmente se presta poca atención, al menos en los foros de diálogo social. Se han tenido que tomar en consideración para poder garantizar la seguridad de la recuperación económica", explica Christophe Degryse, autor del informe elaborado por el Instituto Sindical Europeo.

En su opinión, este diálogo social marca una profunda diferencia entre la crisis actual y la de 2008. "La crisis de 2008 tuvo como consecuencia una retirada política del diálogo social y la consulta social, en cambio la respuesta europea y nacional a esta crisis está intentando, con más o menos éxito, involucrar a los interlocutores sociales en la gestión de la crisis. En otras palabras, estos interlocutores se consideran más como parte de la solución que como parte del problema."