Última hora
This content is not available in your region

¿Cómo es ser LGTBI en Hungría en medio de la ofensiva de Orbán?

Access to the comments Comentarios
Por Hannah Somerville
Los participantes caminan hacia el edificio del Parlamento en el Orgullo de Budapest 2016
Los participantes caminan hacia el edificio del Parlamento en el Orgullo de Budapest 2016   -   Derechos de autor  Zoltan Balogh/MTVA - Media Service Support and Asset Management Fund
Tamaño de texto Aa Aa

El miércoles 7 de julio entró en vigor en Hungría una nueva ley muy cuestionada. De la noche a la mañana, se convirtió en un delito "promover" las diferencias sexuales y de género entre los niños, en entornos educativos, películas o anuncios.

La opacidad de la ley hace que pueda aplicarse en multitud de contextos diferentes. No se produjo por casualidad, sino que se produjo en un contexto de legislación anti-LGBT en Hungría que se remonta a 12 meses atrás, con la bendición del primer ministro derechista Viktor Orbán.

Una de las primeras víctimas de la última legislación ha sido un libro infantil producido por la Asociación de Lesbianas Labrisz, una red de base fundada en 1999 en Budapest.

Meseorszag Mindenkie, o 'Un cuento de hadas para todos', es una antología de fábulas clásicas reelaboradas para incluir héroes y heroínas de todos los ámbitos de la vida, desde la comunidad LGBT hasta los padres solteros.

El pasado mes de septiembre se publicó una primera edición de 1.500 ejemplares del libro. Luego, en enero de 2021, el Gobierno ordenó a la asociación que añadiera una cláusula de exención de responsabilidad en la que se indicaba que el libro mostraba "comportamientos incoherentes con los roles de género tradicionales". Desde el 7 de julio, junto con otro libro de la Asociación Húngara de Familias Arco Iris, ha sido prohibido completamente.

Zsolt Szigetvary/MTVA - Media Service Support and Asset Management Fund
Agentes de policía aseguran el recorrido mientras los participantes se dirigen al edificio del Parlamento durante la 21ª marcha del Orgullo en BudapestZsolt Szigetvary/MTVA - Media Service Support and Asset Management Fund

Una integrante de la Asociación de Lesbianas Labriz ha declarado a Euronews que, desde que se impusieron estas restricciones, las ventas de Meseorszag Mindenkie se han disparado hasta alcanzar las 31.500 unidades. La sentencia tuvo el efecto contrario al que probablemente se pretendía.

El sábado 24 de julio, entre 5.000 y 10.000 personas participarán en la primera marcha del Orgullo de Budapest en dos años. El programa anual de actos en la capital estará más cargado que nunca este año, 14 meses después de que el Gobierno revocara también el derecho de las personas trans y no binarias a cambiar legalmente de género.

En 2012, ILGA Europe situó a Hungría en el noveno puesto de los 49 países europeos en materia de derechos de la comunidad LGTB. En 2019 había bajado al 19, y hoy se sitúa en el puesto 28.

La Unión Europea ha iniciado acciones legales contra Hungría relacionadas con la última ley. Esta semana Orban, bajo la presión de los críticos de la legislación, prometió celebrar un referéndum sobre el asunto.

Mientras tanto, Euronews ha hablado con varias personas en Hungría para saber cómo es la vida de la comunidad LGTBI en estos momentos.

"Nunca imaginé que mi condición fuera tan peligrosa"

Mária Kristófy, conocida como Kymi, es una cantante de música clásica jubilada de Budapest que durante años recorrió las salas de concierto de toda Europa con el Coro de la Radio Húngara. Durante 25 de esos años también estuvo casada con un hombre.

Ahora, a sus 71 años, con tres hijos mayores de 40, 45 y 47 años, y con un tercer nieto nacido el miércoles, Kymi ha contado a Euronews que, en el fondo, sabía desde niña que era lesbiana.

"Cuando pienso en ello", explica, "había señales desde los 10 años. En mi adolescencia, me enamoré de un chico, pero mientras tanto, soñaba con chicas".

"Nunca fue un problema para mí. No me importaba. Pero el problema era qué hacer al respecto. Eran los años 70 y no había información, nada, sobre la homosexualidad. Iba a la biblioteca a buscar novelas".

Sin saber qué hacer, Kymi se casó a los 22 años con un hombre "muy gentil y amable" con el que, según dijo, tuvo un "matrimonio normal" durante unos seis años, tras los cuales cohabitaron. Poco a poco, con la ayuda de redes de apoyo húngaras como la Sociedad Háttér, adquirió la confianza necesaria para salir del armario ante su familia a los 47 años.

En su caso, la decisión fue aceptada tanto por sus familiares como por sus colegas del mundo del espectáculo -aunque reconoce que "teníamos muchos hombres gays en el coro"- y, en general, Kymi cree que hasta hace poco no se hablaba mucho de la homosexualidad en la sociedad húngara.

"Ahora vemos a más gente saliendo del armario", afirma. "Pero en el otro lado, la derecha también es cada vez más agresiva".

La nueva legislación, a la que el Gobierno húngaro se refiere como "ley de protección de la infancia", le ha sorprendido. "Nunca imaginé que mi ser fuera tan peligroso", dijo. "¿Y para quién? ¿Para mis hijos?

"Cuando este régimen llegó al poder declararon que eran demócratas cristianos. No lo son, pero lo declararon. Creo que el odio es una herramienta para ellos. Lo comunican cada vez con más facilidad. La última [ronda de publicidad] fueron pancartas con emojis en las calles en las que se preguntaba: "¿Quieres que nuestros hijos sean educados sexualmente por [personas] LGTBI?".

Zsolt Szigetvary/MTVA - Media Service Support and Asset Management Fund
Parejas se besan durante un flash mob en el Orgullo de Budapest 2019Zsolt Szigetvary/MTVA - Media Service Support and Asset Management Fund

Kymi es miembro de la Alianza LGTBI húngara, así como de la Asociación de Lesbianas Labriz, en la que la ley ha tenido un impacto inmediato.

Dejando a un lado el éxito agridulce de Meseorszag Mindenkie, la asociación llevaba a cabo un proyecto educativo para estudiantes en edad escolar que se paralizó de inmediato.

El miércoles, el Gobierno húngaro relajó las restricciones de la COVID-19 para la celebración de referéndums en el país. Horas más tarde, Orbán anunció que la nueva ley se sometería a votación el año que viene, con cinco preguntas sobre la educación LGTBI que se plantearán al electorado.

Kymi es una de las muchas personas de la comunidad LGBT que creen que estas cuestiones se están utilizando para enmascarar otros problemas políticos en Hungría. En el momento en que la legislación de junio entró en vigor, el partido Fidesz de Orbán se enfrentaba a las reacciones por las propuestas -desde entonces aprobadas- de donar terrenos de propiedad estatal en Budapest a una universidad china.

El referéndum se anunció dos días después de que Hungría fuera acusada de utilizar el programa espía Pegasus para vigilar a disidentes y periodistas. "Creo que estos pequeños problemas esconden otros mayores", afirma Kymi. "Ahora hay que hablar de los grupos LGTBI en lugar del espionaje".

"Es un momento crítico"

Ákos Modolo creció en una pequeña ciudad del este de Hungría, cerca de la frontera rumana. Por aquel entonces, dice, nunca se hablaba de la homosexualidad: "Hubiera sido extraño, como decir que eras de Marte".

Los chicos de su colegio soltaban insultos homófobos, y el cura católico local opinaba ocasionalmente sobre el "pecado" de practicar la homosexualidad. Pero para Ákos, que aceptó a los 14 años que era gay, esto no contaba.

"Me acepté a mí mismo muy rápidamente", explica. "No sentí que Dios no me amara; en realidad, sentí lo contrario. En la Biblia, Jesús habla a menudo de las personas que no son aceptadas en sus sociedades. A veces, en el campo, me sentía bastante solo siendo gay. En esos momentos, también me sentía más cerca de Dios".

Finalmente, Ákos se trasladó a Budapest con 19 años. Sus abuelos sólo se enteraron de que era gay al verlo en la televisión durante una marcha del orgullo. "Fue difícil para ellos aceptarlo", afirma. "Pero me quieren mucho. Siento que he tenido mucha suerte".

Ahora, con 27 años, Ákos es miembro de la junta directiva de Szimpozion Egyesület: una ONG de desarrollo social centrada especialmente en los jóvenes LGBT de Hungría. Entre otras cosas, la organización celebra reuniones bimensuales para jóvenes LGTBI y gestiona uno de los canales de YouTube más populares del país sobre temas LGTBI.

Pero hasta julio de 2021, también organizaba entre 30 y 40 talleres interactivos al año en escuelas de toda Hungría. Los voluntarios compartían sus historias personales con hasta 1.000 estudiantes al año, desde escuelas secundarias de élite hasta escuelas en zonas rurales y desfavorecidas, ayudando a los jóvenes a ser más sensibles a las diferencias sexuales y de género.

Laszlo Balogh/AP
Activistas posan delante de un globo con forma de corazón en una protesta el 8 de julio de 2021Laszlo Balogh/AP

"Muchos adolescentes LGTBI se sienten muy solos", explica Akos, "y no sienten que hayan encontrado su lugar en el mundo. Les mostramos que no pasa nada y que se puede tener una vida normal. También es importante para los estudiantes que no son LGTBI. También hablamos de la difamación y el acoso en un sentido más amplio y les mostramos por qué es importante alzar la voz y mostrar solidaridad".

"Desde que llegó este Gobierno en 2010 no hemos recibido ningún fondo estatal. Ahora, creemos que ya no podremos ir a los institutos.

"La ley es muy vaga y no dice con precisión cuáles son los castigos. Hemos hablado con los profesores y, por ahora, tienen miedo de las consecuencias [de la acogida]; temen ser despedidos por el director del distrito escolar, o ser acusados penalmente. Está provocando la autocensura".

Akos cree que el referéndum -al igual que el anterior y divisivo referéndum húngaro sobre los refugiados en 2016- pretende hacer que parte de la base de votantes de Orban se movilice de cara a las elecciones del año que viene, y distraer la atención del caos interno.

Está previsto que incluya cinco preguntas de gran carga política, una de las cuales es: "¿Es usted partidario de que los menores puedan ver sin restricciones contenidos mediáticos de carácter sexual capaces de influir en su desarrollo?".

En el referéndum migratorio de 2016, un boicot generalizado dejó los resultados sin la cuota necesaria del 50%. Pero aun así fue aclamado como una victoria por el Gobierno. Se teme que esta vez ocurra lo mismo, y es probable que Szimpozion Egyesület boicotee la votación.

Mientras tanto, Ákos espera ver una buena participación en el Orgullo de Budapest de este año. Esto se produce después de las enormes manifestaciones ante el edificio del Parlamento húngaro por la nueva ley a principios de este mes.

Políticos de todas las tendencias también se han pronunciado al respecto. Ákos comentó que tanto él como el Szimpozion Egyesület estaban agradecidos por el apoyo internacional, incluido el del Reino Unido, donde se dice que el Primer Ministro Boris Johnson planteó una preocupación "importante" por los derechos LGTBI durante una visita de Orbán en mayo.

Dentro de Hungría, dijo, "debido a los ataques a la comunidad, ha habido una gran respuesta de los progresistas".

"La gente que antes no hablaba ha decidido que ya es suficiente. Tengo amigos homosexuales conservadores que eran muy escépticos sobre el activismo, pero ahora algunos han salido del armario en Facebook y están hablando con familiares y amigos". El Orgullo de Budapest será más significativo que en años anteriores, ya que nunca hemos tenido tanta visibilidad como ahora. Es un momento crítico".

"Reestructurar la UE si es necesario"

Tina Kolos Orbán, de 45 años, es vicepresidenta de la Asociación Transvanilla, la única ONG húngara centrada en cuestiones de transexualidad y no conformidad de género.

Salió del armario como persona no binaria tras un largo viaje personal. En Hungría, dicen, "el Gobierno nunca fue nuestro amigo, pero solía dejarnos solos".

Ahora, hemos superado tantas líneas rojas que antes ni siquiera podíamos imaginar". El punto de inflexión fue cuando nos quitaron el reconocimiento legal de género [en mayo de 2020]".

El cambio de ley causó estragos en la vida de muchas de las personas a las que Transvanilla apoya. Hungría ya no permite que las personas transexuales o intersexuales cambien legalmente de género, y toda la documentación debe coincidir con su sexo asignado al nacer.

¿Cuál ha sido el impacto práctico? Muy sencillo: "No tener reconocido tu género significa que cada vez que vas a la oficina de correos a recoger un paquete, tienes que dar explicaciones.

"Si vas al médico y te llaman por tu nombre, te levantas y la enfermera te dice 'Oh no, llamaba a un hombre (o una mujer)', y tienes que contarles a ellos y a los otros 14 pacientes de la sala de espera la historia de tu vida".

Bela Szandelszky/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Una drag queen ondea una bandera arcoíris durante una protesta por los derechos LGBT el 14 de junio de 2021Bela Szandelszky/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

En Hungría los nombres también deben elegirse de una lista de opciones preaprobadas, que se dividen por sexo. Desde 2014 las personas transgénero no pueden adoptar un nuevo nombre legal si no se corresponde con el sexo que se les asignó al nacer. "Algunas personas están teniendo problemas para comprar casas porque no coinciden con sus documentos de identidad", afirma Tina.

Orban necesita un enemigo. Antes eran los migrantes, pero ahora ya no llegan a Hungría. Intentó hacerlo con el COVID, pero entonces murieron 30.000 personas en una población de 10 millones.

" La mentalidad va decayendo. Los que antes eran homófobos o transfóbicos ahora se sienten animados. Cuando un Gobierno plantea este tipo de retórica tiene un efecto en toda la población. Es realmente peligroso".

El 15 de julio, la UE inició un procedimiento de infracción contra Hungría por supuestas violaciones de cinco artículos de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE con la promulgación de la ley, y de dos artículos con la exclusión forzosa añadida a Meseorszag Mindenkie.

Pero, señala Tina, cuando la ley antitrans entró en vigor el pasado mes de mayo, el bloque no intervino porque la legislación primaria de la UE no contiene referencias explícitas a la identidad de género como característica protegida.

"No podíamos pedir entonces procedimientos de infracción", dicen, "porque no había base". Aunque haya que retirar esta pequeña ley, el reconocimiento de género seguirá estando prohibido en Hungría. Reestructuremos la UE si es necesario".

¿La ley húngara perjudica los derechos de los niños?

ILGA Europa es un grupo independiente de defensa de los intereses de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales de todo el continente.

La organización acogió con satisfacción el anuncio de la UE de iniciar un procedimiento de infracción contra Hungría el 15 de julio, calificándolo como "un claro mensaje a todos los Estados miembros de que están obligados por su pertenencia a respetar los principios fundamentales de la Unión Europea".

"La mayoría de nuestros debates se han centrado en la Unión Europea", afirmó. "Pero también hay tratados de la ONU y normas internacionales de derechos humanos".

"Esto se presentó como un proyecto de ley para proteger a los niños. Pero desde nuestro punto de vista, es un ataque a los derechos de los niños".

"Una educación imparcial y sin estigmas, y la información sobre la orientación y la identidad sexual, son un aspecto del desarrollo y forman parte de la agenda de los derechos de los niños. Es importante que los niños tengan una imagen de sí mismos en la sociedad si descubren que son LBGTI".

En marzo de este año, el Tribunal Constitucional de Hungría anuló oficialmente la prohibición del reconocimiento legal de la identidad de género para las personas que ya habían cambiado de género. Sin embargo, los nuevos procedimientos legales siguen estando prohibidos, y Hugendubel señala que la ley "sigue vigente" en la práctica.

El referéndum previsto, apunta, no cambiará la legalidad de la ley de junio. "Estamos hablando de derechos humanos y de principios consagrados de no discriminación. Esto no se decide por una mayoría de votos".

Budapest: "En esta cuestión, no podemos transigir

La nueva ley se denomina oficialmente Ley de Protección de la Infancia: un hecho que ya de por sí molesta a las personas LGTBI del país.

Euronews se puso en contacto con el Gobierno húngaro para pedirle un pronunciamiento al respecto: "La forma de criar a los niños húngaros es un derecho exclusivo de los padres húngaros. Bruselas no tiene nada que decir al respecto".

"Según todos los documentos de la carta de la Unión Europea que Hungría ha adoptado, firmado y ratificado, la educación de los niños es una cuestión de competencia nacional.

"Sin embargo, Bruselas abusa ahora de su poder, iniciando procedimientos de infracción y amenazando con hacerlo porque la ley húngara no permite la propaganda sexual en los jardines de infancia, las escuelas, la televisión y la publicidad.

"A los burócratas de Bruselas les duele que los activistas LGTBI no puedan acercarse a los niños. El futuro de nuestros niños está en juego y, por tanto, en esta cuestión no podemos transigir".

En la nota enviada a Euronews, el Gobierno señala que la Iglesia católica de Roma también se ha opuesto a una ley que habría hecho obligatoria la educación sexual, incluyendo la admisión de activistas LGTBI "incluso en las escuelas de la Iglesia".

Y añadió: "Esta causa es igualmente una lucha para Europa Central, en la que debe demostrar que la cultura, los valores y la identidad de la región forman parte de la UE tanto como los de Europa Occidental".

"A largo plazo, la UE no puede funcionar con éxito sin la coexistencia de ambas. El referéndum puede ayudarnos a crear normas de protección de la infancia dentro de las competencias nacionales, tal y como el pueblo húngaro considera."

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (versión en español)