This content is not available in your region

Moldavia llega a un acuerdo con Gazprom para salir de la escasez de gas

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Suministro de gas en Moldavia
Suministro de gas en Moldavia   -   Derechos de autor  Aurel Obreja/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Acuerdo entre Moldavia y Gazprom para ampliar el contrato de gas. Han consensuado un baremo de precios y una auditoría de la deuda contraída con Moscú. El suministro de gas ruso debería reanudarse el 1 de noviembre.

Hace una semana, debido a la escasez de gas, el Parlamento de Moldavia declaró el estado de emergencia. Tras dispararse la deuda, el país no reconoció el importe de las reclamaciones.

El acuerdo fue resultado de tres días de arduas negociaciones en San Petersburgo entre el consejero delegado de Gazprom, Alexéi Miller, y una delegación del Gobierno moldavo.

Miller, el viceprimer ministro moldavo, Andréi Spinu, y el jefe de la compañía estatal Moldovagaz, Vadim Cheban, firmaron el correspondiente protocolo de arreglo del contencioso sobre el gas.

El acuerdo pone fin a una crisis que obligó a las autoridades moldavas a declarar hace una semana el estado de emergencia por la escasez de suministro.

Gazprom explicó hoy, en un comunicado, que el nuevo contrato contiene "unas condiciones mutuamente beneficiosas".

Mientras, el Gobierno del país más pobre de Europa precisó que ambas partes habían llegado a un acuerdo sobre la fórmula del precio del gas según la propuesta moldava.

Sin entrar en detalles, indicó que la tarifa se establecerá cada trimestre dependiendo del precio del petróleo y el gas en los anteriores nueve meses.

Gazprom exigía 790 dólares por cada mil metros cúbicos, varias veces más que la anterior tarifa, mientras Chisinau no quería pagar más de 300 dólares.

Según informó el Gobierno moldavo en Facebook, también se llegó a un consenso en cuando a la necesidad de una auditoría sobre la deuda histórica contraída por el país con el consorcio gasístico.

El gigante ruso demandaba el pago de 709 millones de dólares como condición para la firma de un nuevo contrato a partir de noviembre, deuda que Moldavia se negó a reconocer hasta conocer su monto exacto a través de una auditoría oficial.

Además, Gazprom llegó a amenazar con cortar la llave del gas al país el 1 de diciembre si no se comprometía a saldar su deuda en un plazo de tres años.

La prensa local informó de una última propuesta rusa con un 25 % de descuento en el precio, en caso de pago de la deuda, pero la parte moldava la rechazó al considerar que la oferta no era "rentable".

La presidenta moldava, la europeísta Maia Sandu, había culpado de la crisis a los "anómalos" precios del gas exigidos por Gazprom, aunque también a la corrupción de sus antecesores en el cargo por ser incapaces de reducir la dependencia energética del gigante del norte.

En un intento de mantener la presión sobre sus gasoductos, Moldavia se vio obligada a lanzar esta semana una licitación internacional y comprar gas a compañías polacas, ucranianas, holandesas y suizas.

Además, recibió 60 millones de euros de la Unión Europea durante la visita a Bruselas de la primera ministra, Natalia Gavrilita.

El alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, acusó el jueves a Gazprom de utilizar el gas como herramienta política de presión sobre Moldavia.

La suspensión del suministro de gas a Moldavia también hubiera dejado sin carburante a la región separatista de Transnistria, apoyada política y económicamente por el Kremlin