This content is not available in your region

Sudáfrica dice que la prohibición de viajar por la nueva variante es injustificada

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Sudáfrica dice que la prohibición de viajar por la nueva variante es injustificada
Sudáfrica dice que la prohibición de viajar por la nueva variante es injustificada   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Alexander Winning y Tim Cocks

JOHANNESBURGO, 26 nov – Sudáfrica declaró el viernes que la imposición de restricciones a los viajes a causa de una variante del COVID-19 recientemente identificada era injustificada, después de la prohibición británica de los vuelos procedentes de países del sur de África que otras naciones han seguido.

El ministro de Sanidad, Joe Phaahla, declaró en una rueda de prensa que Sudáfrica estaba actuando con transparencia y que las prohibiciones de viaje iban en contra de las normas y estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que celebró una reunión de emergencia sobre la variante.

Hasta ahora, los científicos solo han detectado la variante B.1.1.529 en cantidades relativamente pequeñas, principalmente en Sudáfrica, pero también en Botsuana, Hong Kong e Israel, aunque están preocupados por su elevado número de mutaciones, que podrían hacerla resistente a las vacunas y más transmisible.

El Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que Sudáfrica hablará con Reino Unido para intentar que reconsidere su prohibición, y el presidente Cyril Ramaphosa convocará un consejo asesor el domingo para considerar las pruebas sobre la variante.

“Nuestra preocupación inmediata es el daño que esta decisión causará tanto a las industrias turísticas como a los negocios de ambos países”, dijo la ministra de Asuntos Exteriores, Naledi Pandor, en un comunicado.

La moneda rand se desplomó hasta un 2% frente al dólar y las acciones de la hostelería sudafricana se desplomaron, ante el desconcierto de los inversores.

Reino Unido dijo que la variante era la más importante encontrada hasta ahora, tras prohibir los vuelos desde Sudáfrica, Botsuana, Lesoto, Eswatini, Zimbabue y Namibia. Los Estados de la Unión Europea también han acordado suspender los viajes al sur de África tras la detección de una nueva variante del COVID-19, según informó el viernes la presidencia de la UE.

Sin embargo, Salim Abdool Karim, uno de los principales epidemiólogos sudafricanos, dijo sobre la nueva variante que era “importante tratarla globalmente”, señalando que la variante delta se había extendido a 53 países en las tres semanas siguientes a su identificación.

“Así que no sirve de nada cerrar las fronteras… Tenemos que encontrar juntos soluciones a esta variante. Y parte de eso es no reaccionar de forma exagerada”, dijo a Reuters en una entrevista, caracterizando la prohibición de viajar británica como una “reacción de pánico” que era comprensible.

La OMS debía decidir el viernes si designaba la variante como “preocupante”, una etiqueta que solo se ha dado a cuatro variantes hasta la fecha. No obstante, los científicos podrían tardar semanas en comprender plenamente el impacto de las mutaciones de la variante.

APARTHEID DE VACUNAS

Los científicos expresaron su frustración por las prohibiciones de viajar, diciendo que la estrategia debería ser conseguir que más personas se vacunen en lugares que han tenido dificultades para acceder a suficientes vacunas.

“Por eso hablamos del riesgo de un apartheid de las vacunas. Este virus puede evolucionar en ausencia de niveles adecuados de vacunación. Es molesto que tenga que ocurrir esto para que se entienda”, dijo a Reuters Richard Lessells, un experto en enfermedades infecciosas con sede en Sudáfrica que participa en la detección de variantes.

En Sudáfrica, alrededor del 35% de los adultos están totalmente vacunados, una cifra superior a la de la mayoría de los países africanos, pero la mitad del objetivo del Gobierno para finales de año. Si bien el continente tuvo dificultades al principio para obtener suficientes dosis, algunos países, entre ellos Sudáfrica, cuentan ahora con demasiadas reservas, y las dudas sobre la vacuna y la apatía ralentizan la campaña de inoculación.

Sudáfrica ha sido el país más afectado de África en cuanto al total de casos y muertes por COVID-19, con casi 3 millones de infecciones y más de 89.000 muertes desde el inicio de la pandemia. Había estado experimentando una tregua tras una grave tercera oleada de infecciones, hasta que la semana pasada empezaron a repuntar las nuevas infecciones.

El jueves se registraron 2.465 nuevos casos, casi el doble que el día anterior. Aunque el Instituto de Enfermedades Transmisibles del país no vinculó el resurgimiento a la variante B.1.1.529, los científicos locales sospechan que es la causa.