This content is not available in your region

¿Qué nos enseñan Dinamarca y el Reino Unido de la variante ómicron?

Access to the comments Comentarios
Por Maxime Bayce
La variante Omicron aislada por un equipo de investigadores de Hong Kong, 1 de diciembre de 2021 - Todos los derechos reservados Kin Cheung/Copyright 2021 The Associated Press
La variante Omicron aislada por un equipo de investigadores de Hong Kong, 1 de diciembre de 2021 - Todos los derechos reservados Kin Cheung/Copyright 2021 The Associated Press   -   Derechos de autor  AP

El Reino Unido y Dinamarca son ahora los países con más infecciones de la variante ómicron en el mundo, muy por delante de Sudáfrica. En realidad, estos dos países son, sobre todo, campeones de la secuenciación -la búsqueda de la huella genética de la variante- y los datos que nos aportan dan una idea más clara de lo que les espera a Europa en las próximas semanas.

Si Boris Johnson está acostumbrado a las exageraciones y a las declaraciones vagas o inexactas, el término "maremoto" que utilizó el domingo para describir la nueva ola de Covid-19 -alimentada por una nueva variante más virulenta- es tan sorprendente como apropiado.

Las cifras de circulación de la variante B.1.1.529 (ómicron) parecen dar la razón al Primer Ministro británico. Según la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, ya se han observado 4.713 infecciones con la variante Omicron.

Estas cifras se han disparado (+1.576 en 24 horas y un fallecido por la variante), lo que ha llevado al ejecutivo a intentar intensificar la campaña de retirada e introducir nuevas medidas restrictivas para romper la curva.

Ómicron, ¿un paso adelante en Dinamarca?

Dinamarca también tiene cifras de infección muy elevadas. En la actualidad, se han observado 3.437 casos y el ritmo de crecimiento de la variante es exponencial. Al igual que en el Reino Unido, el número de nuevos casos se duplica aproximadamente cada dos días. La variante parece estar ganando terreno a su competidor Delta con una velocidad impresionante.

Según las proyecciones recopiladas por los periodistas del Financial Times, el ritmo de crecimiento de la nueva cepa es tal que se espera que sea mayoritaria en Inglaterra, Escocia y Dinamarca en los próximos días.

Esta estimación la confirman los investigadores del Statens Serum Institut (SSI) de Copenhague, uno de los principales institutos de análisis de B.1.1.529.

En un informe publicado el 13 de diciembre, predijeron que sería mayoritaria al final de la semana en la región de la capital danesa.

Una variante de rápido crecimiento, por tanto, que parece capaz de escapar a la vacuna cntra la  Covid-19. Los resultados daneses están en consonancia con los estudios sudafricanos, como el publicado el martes, que muestra un escape inmunológico parcial de ómicron cuando el paciente recibió dos dosis de la vacuna. Sin embargo, en el caso de una dosis de refuerzo, la protección seguiría siendo eficaz.

En Dinamarca, el 75% de los casos de infección con la variante ómicron son personas que han recibido la pauta completa de vacunación de dos dosis. Esto supone casi un 30% más que las otras variantes.

Sin embargo, los daneses siguen siendo una de las poblaciones más vacunadas de Europa. En la actualidad, algo más del 80% de la población ha recibido la doble dosis de la vacuna. Estas cifras son  ligeramente superiores a las de Francia. Según la Seguridad Social, el 75,8% de los franceses ha completado su calendario de vacunación. Por lo tanto, es difícil imaginar que Francia pueda escapar fácilmente del escenario en curso en Dinamarca.

"Estas observaciones en el norte de Europa, donde las poblaciones en términos de edad y nivel de vacunación son relativamente similares a las nuestras, nos hacen ser extremadamente prudentes", afirma Etienne Decroly, virólogo y director de investigación en el CNRS de la Universidad de Aix-Marsella.

El informe del ISS también proporciona algunas pistas sobre el comportamiento de la variante. Las cifras de hospitalizaciones reflejan un ligero aumento cuando se trata de la variante Omicron. El 1,1% de los 3.437 casos fueron hospitalizados, frente al 0,7% de los infectados por la cepa Delta. Sin embargo, todavía se carece de perspectiva para hacer una estimación más precisa, ya que las hospitalizaciones se producen varios días o incluso semanas después de la infección.

Secuenciación necesaria

Tanto en el caso de Dinamarca como en el del Reino Unido, estas cifras y proyecciones se basan en los resultados de la secuenciación, una técnica de análisis del ADN del virus para determinar la cepa de la que procede una muestra positiva de PCR.

Según la base de datos genéticos Gisaid, que se muestra en el siguiente gráfico, Dinamarca y el Reino Unido son, con diferencia, los dos países europeos, junto con Suecia, donde la secuenciación está más extendida.

El 38,7% de los positivos se descifran en Dinamarca, el 21,5% en Suecia, el 17,4% en el Reino Unido y sólo el 1,7% en Italia o el 1,5% en Francia, según los últimos datos.

Las autoridades francesas parecen seguir ciegas ante el auge de la variante ómicron. Al investigar sólo marginalmente la presencia de la variante en la población francesa, se podría perder en parte la imagen de la realidad epidémica.

Este martes por la mañana, en la emisora France Info, el portavoz del gobierno francés, Gabriel Attal, adelantó la cifra de 133 casos detectados hasta el momento. "Probablemente sea una subestimación", dijo Etienne Decroly.

Hace una semana, el director del sistema de seguro de salud francés, Thomas Fantôme, sugirió que alrededor del 1,1% de las pruebas positivas de Covid-19 podrían ser de hecho de la cepa ómicron. Eso supone un total de casi 500 casos al día.