This content is not available in your region

Imperceptible crecimiento del 0'2% durante el primer trimestre en el conjunto de la UE

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
Terraza vacía
Terraza vacía   -   Derechos de autor  Martin Meissner/The Associated Press

El crecimiento económico de la eurozona se ralentizó con un incremento imperceptible 0,2% del Producto Interior Bruto en el primer trimestre con respecto al año anterior. Las economías de la UE, que apenas empezaban a recuperar el ritmo tras la pandemia, sufrieron un golpe por la guerra de Ucrania, que se reflejó en el aumento de los precios de la energía y los alimentos. La inflación de la eurozona se mantuvo en un nivel récord del 7'5%. El producto interior bruto fue inferior a las expectativas en todos los países.

La economía española fue la que más creció con una subida del 0,3 %, muy lejos del 2,2 % cosechado en el último trimestre de 2021, debido a la contracción del consumo de los hogares por la pandemia y la crisis energética derivada de la invasión de Ucrania que comenzó el 24 de febrero, según transmitió hoy el Instituto Nacional de Estadística.

Mientras que Alemania logró esquivar la recesión técnica gracias a una subida del PIB del 0,2 % impulsada por las inversiones, tras haber caído un 0,3 % en el ultimo trimestre del año pasado.

Francia se estancó e Italia bajó un 0,2%. El alza del precio de la energía, según la estimación preliminar de Eurostat, se moderó en abril. En marzo superaba el 44,4 % y se contrajo más de seis puntos, hasta el 38 %. Por contra, el precio del resto de categorías de productos continuó su senda de crecimiento. Los alimentos no procesados encabezaron la lista con una inflación del 9,2 %.

Por países, los socios del Báltico son los que están sufriendo un mayor golpe, con tasas de inflación del 19 % en Estonia, del 16,6 % en Lituania y del 13,2 % en Letonia, mientras que los países de la moneda común con menores incrementos de sus precios en abril fueron Malta (4,9 %), Francia (5,4 %), Finlandia (5,6 %) e Italia (6,6 %)

Estos datos siguen presionando al Banco Central Europeo (BCE), cuyo vicepresidente, Luis de Guindos, aseguró este jueves ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo que la inflación seguirá "probablemente" siendo alta durante los próximos meses.

Puntualizó que las expectativas de inflación "han aumentado en los meses recientes y los signos iniciales de revisiones por encima del objetivo en estas mediciones justifican una vigilancia estrecha".