This content is not available in your region

Polonia busca nuevos proveedores de gas

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Polonia se ha centrado principalmente en la apertura del gasoducto báltico
Polonia se ha centrado principalmente en la apertura del gasoducto báltico   -   Derechos de autor  John Randeris/AP

Polonia intenta adaptarse al corte de gas ruso por negarse a pagar en rublos. Una situación difícil para Polonia donde cerca de la mitad del gas natural utilizado procedía de Rusia.

El experto en energía y seguridad del Instituto Jaguelónico de Varsovia, Wojciech Jakobik, cree que gracias a las grandes reservas, que rondan el 75%, y a las fuentes de gas alternativas, Polonia podrá acabar con su dependencia del gas ruso:"Teníamos que cumplir el contrato del gasoducto Jamal - que suministra gas ruso a Alemania a través de Polonia y Bielorrusia - por eso seguíamos importando tanto gas ruso. Debido a este corte, tenemos la oportunidad de buscar gas natural en otros sitios. Así que, con el proceso de diversificación, y con un porcentaje récord de almacenamiento de gas, estamos totalmente preparados para prescindir del gas ruso. Por supuesto, las emociones en el mercado hicieron que los precios subieran varios días seguidos, pero es algo habitual en nuestra bolsa, porque los inversores siempre tienen miedo cuando Rusia entra en el mercado del gas".

La diversificación y la obtención de gas de otros suministradores se ha convertido en una prioridad.

Polonia se ha centrado principalmente en la apertura del gasoducto báltico, que debe suministrarle gas procedente de las aguas territoriales noruegas del Mar Negro como explica el subsecretario de Estado del Ministerio del Clima, Adam Guibourgé-Czetwertyński"Ese era el plan que teníamos a fin de año para ser totalmente independientes de las importaciones del Este. El oleoducto del Báltico entrará en funcionamiento a fin de año, a pleno rendimiento, y va a suministrar diez mil millones de metros cúbicos a Polonia. Nuestro consumo actual es de veinte mil millones, por lo que, aparte del oleoducto del Báltico, tendremos nuestra propia producción, que es de unos cuatro mil millones y la capacidad de nuestra terminal de Sui nous chie Swinoujscie, que es de seis mil millones de metros cúbicos, por lo que debería bastar".

Sin embargo, no fue sólo la suspensión del gas por parte de Rusia lo que provocó la "transformación" que está experimentando Polonia. Como resultado de las sanciones impuestas por Polonia, algunas empresas que suministraban gas en Polonia han tenido que cerrar las puertas. Varias ciudades tuvieron que cambiar su proveedor de gas ruso por uno polaco, como explica el diputado del partido del gobierno Ley y Justicia, Daniel Milewski": El libre mercado permitía este tipo de situaciones y en varios lugares de Polonia ocurrió que entidades relacionadas con Rusia realizaban actividades que consistían en la distribución de gas. Como empresa asociada a un oligarca ruso, Novatek estaba sometida a sanciones y, por tanto, no podía operar. Es parte de nuestra responsabilidad y respuesta a la salvajada que Putin está haciendo en Ucrania".

A principios de año, los polacos sufrieron importantes subidas en los precios de la energía, incluido el gas. Hoy, el Gobierno quiere asegurarse de que el corte del suministro de gas ruso no afecte financieramente a los bolsillos del ciudadano medio y a su factura de gas doméstico y así consigan despolitizar la estabilidad energética.

Fuentes adicionales • Enrique Barrueco (Comentario en off)