This content is not available in your region

Cuba reforma el código penal contra la subversión entre críticas de la disidencia y el activismo

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AFP, EFE
euronews_icons_loading
ARCHIVO - Personas marchan en las calles y ondean banderas cubanas durante una protesta en solidaridad, 11/07/2021, Miami, Estados Unidos
ARCHIVO - Personas marchan en las calles y ondean banderas cubanas durante una protesta en solidaridad, 11/07/2021, Miami, Estados Unidos   -   Derechos de autor  Daniel A. Varela/Miami Herald Media Company

Cuba ha adoptado un nuevo código penal, aprobado este domingo en la Asamblea Nacional, con el objetivo de "proteger" el actual régimen socialista castigando las manifestaciones, diez meses después de las revueltas sin precedentes del verano de 2021.

El nuevo texto legal ha sido destacado por sus impulsores y defensores como "moderno", "educativo", "garantista" y de afán actualizador, ya que el anterior -de 1987- no contemplaba cuestiones como los delitos medioambientales, la cibercriminalidad, la violencia de género y las tramas delictivas transnacionales. 

"La norma jurídica que se propone tipifica como delitos los hechos más graves y lesivos para la sociedad y protege los intereses generales del Estado y del pueblo y también los individuales de las personas como garantía de la estabilidad de la nación, la estabilidad jurídica y la tranquilidad ciudadana", declaró el presidente del Tribunal Supremo de Cuba, Rubén Remigio Ferro.

Este nuevo código suscitó las críticas de la disidencia y el activismo, que temen que asfixie la protesta social y el periodismo independiente.

A diferencia de otros proyectos de ley, para esta reforma no hubo consulta pública, y no habrá referéndum.

Destacan asimismo que incorpora una ambigüedad calculada que da cabida a la arbitrariedad y consideran la reforma una reacción legal a las protestas antigubernamentales del 11 de julio.

Denuncian en este sentido los nuevos tipos delictivos por desórdenes públicos y contra la seguridad del Estado, así como aquellos que penalizan la financiación extranjera de ONG o medios de comunicación y la descripción del delito de espionaje. 

Las manifestaciones del año pasado contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel fueron fuertemente reprimidas, con enfrentamientos con las autoridades, detenciones masivas y hasta denuncias de juicios falsos

Pena de muerte

Otra preocupación,es el aumento de los tipos delictivos, en 37, y que se endurecen las penas (cuatro delitos más con pena de muerte; 10 más con prisión perpetua).

"Desde mi convicción de fe, desde mi creencia y mis principios como cristiana y la de otro cristianos y cristianas quiero expresas que no estamos de acuerdo con la pena de muerte, y que no la aceptamos convencidos desde nuestra fe", dijo María Yi Reyna, diputada y ministra evangélica.

La pena capital -abolida ya en la mayoría de países- está prevista en 24 figuras delictivas del nuevo código penal, cuatro más que en el texto vigente desde 1987.

A diferencia de la anterior legislación, la pena de muerte queda reservada casi en exclusiva para delitos contra la seguridad interior y exterior del Estado, además de algunos de tipo sexual y el asesinato.

Su aplicación en más tipos delictivos contrasta con la moratoria práctica que existe en el país, donde no se ha usado la pena de muerte en casi 20 años.

La última ejecución se realizó en 2003, contra tres personas que secuestraron una embarcación durante la oleada de protestas y represión conocida como la Primavera Negra.