Croacia vence a Marruecos 2-1 y logra su segundo bronce en un Mundial

La selección croata celebra su victoria frente a Marruecos en la batalla por el tercer puesto en el mundial de Catar
La selección croata celebra su victoria frente a Marruecos en la batalla por el tercer puesto en el mundial de Catar Derechos de autor Thanassis Stavrakis/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Por euronews español con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Croacia vence a Marruecos 2-1 y logra su segundo bronce en un Mundial. Los Leones del Atlas, gran reveleción en Catar, se despiden con un cuarto puesto histórico

PUBLICIDAD

Croacia venció este sábado a Marruecos (2-1) gracias a los goles de Josko Gvardiol en el minuto 7 y de Mislav Orsic, que volvió a adelantar a los suyos en el 42 tras el empate de Achraf Dari en el 9, y logró así su segundo bronce en un Mundial, tras el que consiguió en su estreno en esta competición, en Francia 1998.

Marruecos, la revelación de Qatar 2022, se despide con una cuarta posición que es su mejor resultado en un Mundial. 

La otrora llamada 'final de consolación' fue, sin ser nada del otro mundo, más vibrante que el partido que enfrentó a ambos equipos en la primera jornada de la fase de grupos, que terminó con empate a cero y sin apenas llegadas.

El desgaste acumulado, la falta de frescura y hasta la mayor ambición ofensiva de los 'Leones del Atlas' permitió ver un partido más abierto, con más idas y venidas. Eso favoreció a Croacia, que esta vez, pese a que le faltaba el eje de su medio del campo, Marcelo Brozovic, sí que pudo llegar de forma más asidua ante Yassine Bono, aunque también los pupilos de un intensísimo Regragui se aproximaban al área de Dominik Livakovic.

El intercambio de goles inicial, parecidos, tras sendas acciones a balón parado, remachadas por dos centrales como Gvardiol y Dari, hizo presumir hasta un espectáculo ofensivo. No fue así. Ambos equipos decidieron afinar más las marcas y frenar a sus rivales.

Tan solo se salió del guion Orsic, el buen jugador del Dinamo de Zagreb que fabricó un bonito gol con un disparo colocado al palo contrario al que Bono no pudo llegar por poco. Una luz de calidad en un choque que por momentos era atolondrado, con mucha intención pero sin precisión.

Es el mejor homenaje que le podía hacer a su capitán y a su selección. Ganar el tercer puesto con un tanto de bella factura. Digno colofón a la carrera mundialista de Luka Modric, centrista del Real Madrid, y a otro magnífico torneo de una selección ajedrezada.

La derrota no empaña tampoco el tremendo trabajo de Regragui y toda la selección marroquí. Dio de nuevo la cara. No se arredró en ningún momento. Buscó y buscó. Quiso pero no pudo y la falta de acierto en las áreas le volvió a penalizar. En-Nesyri tuvo en su cabeza la prórroga, pero el balón se le marchó alto.

El cuarto puesto es un hito tan histórico para Marruecos y el fútbol africano como para Croacia enlazar el segundo con este tercero. Un cierre honroso estaba asegurado para ambos equipos, pero el que celebró fue el que encontró la inspiración en el tiro de Orsic y pudo festejar a Modric.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Croacia baila al ritmo de 'Baby Lasagna' para desearle suerte en el Festival de Eurovisión

Trifulca electoral en Croacia ante los comicios parlamentarios anticipados

Expertos creen que los barcos militares de Marruecos frente a Canarias son una amenaza para la UE