La improbable historia de Lula: Del Olimpo a prisión, de la caída en desgracia al regreso victorioso

Access to the comments Comentarios
Por Jay Marques
Las opiniones expresadas en los artículos de la sección "View" (Punto de Vista) son únicamente las del autor.

Estas últimas elecciones en Brasil han sido un choque de titanes políticos.

A un lado, el presidente saliente, Jair Messias Bolsonaro, el líder de extrema derecha que llegó al cargo hace exactamente cuatro años tras haber sido diputado durante casi dos décadas.

Al otro, Luiz Inácio "Lula" da Silva, un antiguo obrero metalúrgico -y presidente durante dos mandatos- que cumplió polémicamente condena en prisión por cargos de corrupción, posteriormente desestimados por un tecnicismo.

Los dos hombres representan los extremos de la política brasileña, con escasas o nulas opciones para los votantes que se sitúan en una posición intermedia.

Entonces, ¿por qué los votantes eligieron a Lula por un estrecho margen? Al final fue su respeto por las instituciones y el pueblo de Brasil, sus libertades y la Constitución del país, lo que contrasta fuertemente con el autoritario, contradictorio y voluble Bolsonaro.

Bolsonaro es una figura muy divisiva que cuenta con el respaldo de los militares y de la iglesia evangélica y que, según quienes le rodean, muestra sus emociones abiertamente. Tiene la costumbre de decir lo que quiere, sin preocuparse por ser "políticamente correcto".

Durante su mandato, como legislador y después como presidente de una de las mayores democracias del planeta, Jair Bolsonaro nunca ha tenido reparos en mostrar sus opiniones, y ha ofendido a muchos sectores de la sociedad.

Ha atacado sistemáticamente el sistema electoral y sus máquinas de votación electrónica, cuya seguridad ha quedado demostrada en múltiples ocasiones. Bolsonaro se idolatra a sí mismo como Donald Trump, venerando al expresidente estadounidense, e incluso una vez declaró públicamente su afecto diciendo "te quiero" a Trump al margen de la Asamblea General de la ONU de 2019 en Nueva York.

Luiz Inácio da Silva, o Lula como se le conoció, es un antiguo obrero metalúrgico del nordeste del país, que hizo de la periferia de Sao Paulo su base política. Rápidamente se convirtió en líder sindical gracias a su carisma y a sus firmes opiniones sobre los derechos de los trabajadores.

En 1980, Lula, apodo ya legalizado, fundó el Partido de los Trabajadores de Brasil, toda una revolución en un país dominado entonces por una dictadura militar. En aquella época, el pueblo no podía elegir a sus representantes ni reclamar sus derechos básicos.

Pero en la década de 1980 todo estaba cambiando en la política brasileña, en parte gracias a Lula y su partido obrero. Debido a la presión del pueblo, harto tras décadas de brutalidad por parte de los militares en el poder, millones de personas empezaron a salir a la calle al grito de Diretas Já (o Voto Directo Ahora).

Se estaba formando la llamada "Nueva República", cuando los militares empezaron a permitir más derechos democráticos y, finalmente, el voto directo del pueblo por primera vez desde 1964. Se les había acabado el tiempo y lo sabían.

En ese contexto, Lula presentó su primera candidatura presidencial en 1989, pero perdió frente a Fernando Collor de Mello, un hombre blanco de clase alta y bien hablado, de ascendencia alemana, cuya familia ya dominaba la escena política nacional en aquel momento.

Pero Collor no estaba destinado a durar. En 1992, en el primer gran escándalo nacional de corrupción desde el fin de la dictadura, Collor fue acusado de malversación de fondos públicos y sometido a juicio político. Su vicepresidente, Itamar Franco, tomó el relevo y consiguió estabilizar la economía, poniendo fin a la caótica inflación que había paralizado la economía brasileña en los años ochenta y principios de los noventa.

En 1994, Lula volvió a presentarse a las elecciones presidenciales. Se enfrentó a Fernando Henrique Cardoso, un académico reconvertido en político que había creado la nueva moneda, el "Real", cuando era Ministro de Hacienda de Itamar Franco. Lula volvió a perder.

FHC, como se conoce al ex presidente, introdujo normas de reelección para la presidencia en 1997. En 1998 se celebraron nuevas elecciones presidenciales. Lula se presentó de nuevo contra FHC. Y de nuevo perdió.

AP Photo/Silvia Izquierdo
El presidente Luiz Inacio Lula da Silva durante un discurso junto a su esposa Rosangela Silva en el Palacio de Planalto en Brasilia, Brasil, el domingo 1 de enero de 2023.AP Photo/Silvia Izquierdo

Perdió tres de tres

Para entonces, Lula acusaba a los medios de comunicación de estar en su contra debido a sus orígenes humildes y a sus antecedentes como antiguo líder sindical. Había perdido tres de sus tres intentos de acceder al Palacio del Planalto.

En 2002, hace exactamente 20 años esta semana, llegó su gran momento. Lula consiguió posicionarse como un moderado, como una persona que estaba a favor de los mercados y que ya no era sólo un líder sindical de izquierdas. Encandiló a los barones de los medios de comunicación y a los banqueros con su nuevo discurso.

Su principal rival era un ex gobernador de estado poco carismático, José Serra, que representaba a la derecha. Tenía que ser el turno de Lula. Y con 53 millones de votantes a sus espaldas, finalmente ganó las elecciones en segunda vuelta.

Fue un momento histórico, ya que no sólo era el primer líder de izquierdas de Brasil, sino también el primero sin educación formal y procedente de una familia muy pobre. Era como si la élite hubiera perdido por fin el control del más alto cargo del Estado.

Ahora, el hombre del pueblo estaba en el poder.

Pero las acusaciones de corrupción bajo su mandato se sucedían. Nada estaba probado, pero el daño a su figura política era cada vez más evidente.

Lula volvió a presentarse a las elecciones presidenciales de 2006, y ganó con 58 millones de votos en la segunda vuelta contra Geraldo Alckmin, otro ex gobernador sin brillo.

Siguieron más acusaciones de corrupción contra el partido de los trabajadores y sus socios, y Lula -ahora una figura mundial, aclamado por Barack Obama como "uno de los políticos más populares de la Tierra"- consiguió de alguna manera desviar la última oleada de acusaciones.

En 2010, su sucesora, Dilma Roussef, ex presa política durante la dictadura y ex ministra del gabinete del propio Lula, fue elegida primera mujer presidenta. Sin tanta experiencia ni influencia como Lula, Dilma tuvo dificultades.

Las acusaciones contra su partido y su antiguo jefe continuaron, y Roussef se vio cada vez más aislada.

Gracias al enorme capital político de Lula, Roussef fue reelegida en 2014. Pero aún más acusaciones de corrupción, combinadas con una profunda recesión económica, condujeron a la destitución de Dilma en 2016. Para entonces, Lula estaba envuelto en más escándalos políticos. Se había acabado el tiempo para el Partido dos Trabalhadores en el poder.

9 de noviembre de 2019 - AP Photo/Leo Correa
Da Silva se dirigió a miles de seguidores un día después de ser excarcelado: "Durante 580 días, me preparé espiritualmente, me preparé para no tener odio".9 de noviembre de 2019 - AP Photo/Leo Correa

Encarcelado y caído en desgracia

Lula fue juzgado y condenado por corrupción. Fue enviado a prisión en 2018, ya entonces caído en desgracia, pero mantuvo que el juez que supervisaba su caso era corrupto y tenía intereses políticos para mantenerlo fuera de la carrera a la Presidencia contra Bolsonaro.

El juez, Sergio Moro, se convirtió poco después en ministro de Justicia de Bolsonaro tras las elecciones de 2019, aquellas de las que Lula estaba impedido por encontrarse entonces entre rejas. La candidatura de Jair Bolsonaro a la Presidencia se basó en la promesa de acabar con la corrupción en el país. Con Lula en prisión, el partido de los trabajadores envió a Fernando Haddad para enfrentarse a Bolsonaro. Pero la credibilidad del partido se quebró. Jair Bolsonaro ganó y asumió el poder a principios de 2019.

En un giro digno de una telenovela brasileña, Lula da Silva, un político con una historia tan turbulenta y rica, ha vuelto a ser elegido en 2022. La primera persona que lo consigue tres veces en la historia del país. Su vicepresidente electo es el mismo Geraldo Alckmin que fue su adversario en las presidenciales de 2006.

Pero cabe preguntarse por qué los brasileños elegirían a una figura tan controvertida, acusada y encarcelada por corrupción y puesta en libertad por un tecnicismo.

Treinta y dos millones de brasileños decidieron no ejercer su voto democrático en esta segunda vuelta electoral: ese es el número de brasileños que se abstuvieron, bien por no verse representados por ninguno de los dos candidatos, bien por miedo a la violencia política. Los últimos acontecimientos, principalmente relacionados con aliados del presidente Jair Bolsonaro, han postergado a mucha gente a acudir a los colegios electorales, a pesar de ser obligatorio para los brasileños dentro y fuera del país.

En total, Lula pasó casi 20 meses entre rejas y su condena fue anulada. No fue absuelto como tal. Salió de prisión el 8 de noviembre de 2019 y recuperó todos sus derechos políticos.

Y el pasado reciente del líder hizo que no fuera una opción apetecible para el 49,1% del inmenso electorado brasileño.

Lo que Lula tenía a su favor, a diferencia de Bolsonaro, son sus credenciales democráticas. Ni una sola vez atacó las instituciones de Brasil. Siempre mantuvo el máximo respeto por el Tribunal Supremo y sus jueces, incluso cuando era juzgado él mismo.

Nunca ha atacado a la comunidad negra, que es mayoría en la población. Defendió repetidamente los derechos de las minorías y, bajo su liderazgo, los homosexuales adquirieron el derecho a adoptar.

Lula, en su larga carrera política, no fue sorprendido ni una sola vez intentando socavar los derechos de las mujeres, y es un defensor de la Amazonia, bajo su liderazgo se aumentó la protección de la mayor selva de Brasil y se protegió más a sus pueblos.

Y a pesar de todos sus defectos, se le puede llamar un verdadero demócrata.

Sin duda, los brasileños tenían una difícil elección que hacer, pero al final se quedaron con quien demostró una y otra vez tener un enorme respeto por la Constitución y que piensa que cuestionarla no es una opción.

Jay Marques es periodista brasileño de Euronews y lleva una década cubriendo la política brasileña desde el Reino Unido y Francia.